Back to Magazine
Homepage

 
 

Las conferencias rara vez gestan revoluciones. Pero, en julio, voluntarios de la juventud de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja del mundo entero se reunirán en Suecia. En el orfen del día, figuran puntos tales como los derechos del niño, la intolerancia, y el medio ambiente, temas inhabitúales en nuestras conferencias. Así pues, dado que los jóvenes están transformando paulatinamente la labor del Movimiento, ha llegado la hora de dete-nerse en ello y tomar nota. Por este motivo, hemos decidido dedicar el artículo de Primera plana a los aportes de la juventud.

Durante le etapa de preparación descubrimos algunos hechos interesante_ el Sur obtiene mejores resultados que el Norte en lo que se refiere a reclutar jóvenes; el Movimiento es la red de jóvenes más grande del mundo, y los voluntarios de la juventud forman parte de quienes lideran los esfuerzos para asumir nuevas tareas. Esto último es sorprendente, porque cuando se formulan políticas y se toman decisiones acerca de programas, se les suele dejar de lado. A pesar de su escaso acceso a los cauces habituales de poder, la juventud está infundiendo nuevas dimensiones a lo que será el quehacer de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en el Próximo decenio y más adelante.

La actualidad también intervino en la preparación de este número. Al estallar la guerra en Yugoslavia, cientos de miles de personas de origen albanés tuvieron que huir de Kosovo y buscar refugio en los países vecinos, al tiempo que otros civiles pasaron a ser desplazados internos. Las Sociedades Nacionales de Albania, Macedonia y Yugoslavia respondieron con entereza y solidaridad a los llamamientos de ayuda, para lo cual contaron con la asistencia del CIRC, la Federación Internacional y las sociedades hermanas. Pero, con cada día de guerra aumenta las necesidades de orden humanitario. Ante este drama, el Movimiento trabaja con un solo y único objetivo: ayudar a quienes ya ha sufrido mucho, demasiado.

Por último, mientras miles de personas se preocupan por mitigar las crisis en los Balcanes, la comunidad internacional tiende a olvidar que millones de seres humanos mueren cada día a raíz de la guerra, la enfermedad y los desastres. De ahí que también subrayemos otras preocupaciones humanitarias acuciantes para recordar que el refrán <<ojos que no ven, corazón que no siente>> es inaceptable de cara al sufrimiento humano.

Jean-François Berger
Editor, CICR

Jean Milligan
Editor, International Federación



Top | Contact Us | Credits | Webmaster



2003 | Copyright