Volver a la página principal de la revista

De puño y letra

Next page
 

Las mujeres podrían atenuar los efectos de la guerra

Me refiero al número 1 de 1995. Habida cuenta de que a lo largo de la historia las mujeres han sido víctimas inocentes de la guerra, es una evolución muy paradójica la que se observa en la escena internacional hoy en día: las mujeres asumen funciones cada vez más activas en los conflictos bélicos, ya sea en calidad de combatientes, o compliendo tareas de apoyo y logística. Sin entrar a juzgar si esta tendencia es positiva o negativa, me inclino a pensar que la mayor participación de las mujeres tanto en los conflictos internacionales como en los internos tal vez contribuya a mejorar el trato que se suele reservar a las propias mujeres y a los niños en los conflictos armados.

Pienso que a medida que en los círculos militares aumenten el reconocimiento y el respeto por la mujer. Tal vez ello contribuya a que en los inevitables conflictos armados se respete algo más la dignidad humana, especialmente la de mujeres y niños, eso espero.

Kevin Drummond
Adelaida, Australia
Ex delegado del CICR

 
 

Urge declaration sobre el agua

El artículo de Sophie Poklewski-Koziell y Johanne Dorais-Slakmon “Sin agua no hay vida” (Nº 3 de 1994) trata muy bien el tema. En realidad, el agua ha sido utilizada como arma de guerra a lo largo de la historia.

Los ingenieros de aguas y saneamiento del CICR han prestado ayuda a los pequeños agricultores. La comunidad internacional, en cambio, ha mostrado gran negligencia al respecto, ignorando un problema que amenaza con cobrar gravísimas proporciones. Como dice Ameur Zemmali, de la División Jurídica del CICR, tanto en el derecho nacional como en el derecho internacional figuran “numerosas disposiciones relativas a la protección de los recursos de agua en los conflictos armados.”

Pero es preciso afirmar nuevamente dichas normas, en una forma que resalte su importancia y haga hincapié en la obligación de respetarlas. A mi juicio, lo más adecuado sería que el CICR bregara por una resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que no fuera un convenio sino una “declaración sobre el agua”.

Esperamos que tanto el CICR como la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se pronuncien sobre el tema, dejando claramente establecida su postura. Sería oportuno que las Sociedades Nacionales hicieran lo propio en seguida con miras a abordar la cuestión en el seno de la Asamblea General.

A.G. Noorani
Bombay, India

Mensajes universales

Hace poco recibí un ejemplar del número 2 de 1994 en el que leí con sumo interés el artículo “Sabiduría milenaria y guerra moderna” de Louise Hidalgo. Fue muy estimulante para mí y mis colegas enterarnos de las iniciativas que toma el CICR para adaptar los valores culturales y transmitir por su intermedio un mensaje sobre los derechos humanos.

Soy diseñador, formado en artes de comunicación visual, y trabajo para Setu, una organización no gubernamental que apoya a grupos marginados, oprimidos y socialmente postergados, en la lucha por un trato justo y por mejores condiciones de vida. El artículo de Louise Hidalgo nos pareció muy oportuno, porque acabábamos de publicar las versiones en lengua gujarati y marathi de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (1948), en cuyas ediciones utilizamos grafismos tradicionales y tribales para ilustrar los distintos artículos. Nuestra intención era demostrar que las sociedades tradicionales estan imbuídas del mismo espíritu plasmado en la Declaración y que dicho espíritu queda reflejado en su arte.

Suchitra
Ahmedabad, India

 


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2003 | Copyright