Volver a la página
principal de la revista

De Norte a Sur y de Sur a Norte

por Satu Santala

Barrigye Samson abre un nuevo capítulo de la historia de la Cruz Roja, ya que es el primer delegado africano enviado a una Sociedad Nacional europea en calidad de experto en desarrollo. Esta vez se han invertido los papeles y el sur aporta conocimientos al Norte con excelentes resultados.

En octubre de 1994, Samson dejó su hogar en Uganda para hacerse cargo de un proyecto de acción comunitaria destinado a la juventud de la Cruz Roja Finlandesa (CRF). Dicho proyecto tiene por objetivo principal establecer actividades de la juventud que correspondan a las necesidades de cada comunidad; concepto nuevo para los jóvenes de la CRF, pero que ha sido ensayado y perfeccionado en muchos lugares de Africa.

 


De la constatación a la acción

En el primer semestre de 1995 se puso en marcha en dos distritos de Finlandia la etapa experimental del proyecto, denominada “De la constatación a la acción”, destinada a renovar el funcionamiento de los clubes juveniles mediante la incorporación de la noción de actividades comunitarias y de una metodología participativa.

“Entre marzo y abril organizamos tres cursos de fin de semana para explicar los conceptos relativos a la metodología y la participación comunitarias”, explica Samson. “Después de cada sesión de formación, los participantes llevaron a cabo con nuestro apoyo, algunas tareas para poner en práctica lo aprendido. Por ejemplo, algunos jóvenes dirigentes movilizaron a sus clubes para entrevistar a grupos de unas 50 personas, saber qué pensaban de su propia vida cotidiana y averiguar cómo podría ayudarles la juventud de la CRF.”

Samson ha trabajado en estrecha colaboración con el personal asalariado de la CRF en los dos distritos mencionados, pero el proyecto en sí se limita a los jóvenes voluntarios. Durante la planificación y puesta en práctica de esta etapa experimental, contó con la colaboración de un grupo de trabajo compuesto por tres voluntarios, y otro grupo de ex delegados de la juventud de la Sociedad Nacional, le ayuda en la planificación y consecución de todo el proyecto.

“En lo que me concierne, intercambio ideas y experiencias con mis colegas finlandeses”, prosigue Samson “pero lo sustancial del trabajo está en manos de los jóvenes voluntarios.” Ello les permite adquirir experiencia suficiente para llevar a cabo el proyecto por sí mismos.

“Hasta el momento, la fase experimental del proyecto va muy bien. Los muchachos son activos y entusiastas, y nuestra cooperación mejora constantemente. Tengo la impresión de que todos ellos están ansiosos por renovar las actividades de los clubes juveniles de la CRF.”

Se amplía el horizonte

Evidentemente, los motivos que han llevado a la CRF a invitar a un delegado de desarrollo africano van más allá de los resultados concretos que se obtengan con el proyecto para la juventud. El valor pedagógico de esta cooperación reviste una gran importancia para esta sociedad nacional que desde los años sesenta participa activamente en la cooperación para el desarrollo con otras Sociedades Nacionales.

“Gracias a este proyecto, queremos poner de relieve que el denominado mundo desarrollado tiene mucho que aprender de los países en desarrollo”, explica Jouni Hemberg, Director de la Juventud de la CRF. “Este es un medio óptimo de inculcar a nuestros jóvenes la comprensión internacional, la tolerancia y un sentido de responsabilidad mundial. Por lo tanto, el proyecto es coherente con nuestra política juvenil, uno de cuyos elementos principales es prevenir el etnocentrismo. Hasta ahora, el enfoque comunitario era relativamente desconocido en el seno de la CRF. Sabíamos, eso sí, que en los países en desarrollo estos conceptos y métodos se utilizan ampliamente. De ahí que los conocimientos de Samson tengan para nosotros un valor inestimable.”

 

Nuevos rumbos de la cooperación

La Cruz Roja Finlandesa ha participado desde los años sesenta en la cooperación para el desarrollo. Hacia fines del decenio de 1980, comenzó a enviar delegados de la juventud a trabajar en los países en desarrollo, siguiendo el modelo establecido en programas similares de la Cruz Roja Sueca. Jóvenes finlandeses han cumplido labores en Etiopía y Rumania.

La idea sintetizada en la expresión “De la constatación a la acción” surgió directamente de la experiencia acumulada en los programas de delegados de la juventud. Los jóvenes de la CRF estaban firmemente convencidos de que había llegado el momento de invitar a un delegado especialista en desarrollo oriundo de un país del hemisferio sur a trabajar en Finlandia.

El proyecto en el que participa el joven delegado de Uganda forma parte de una cooperación más amplia entre las juventudes de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de ambos países que comprende visitas periódicas e intercambio de delegados de la juventud. Según Helena Korhonen, estas actividades se iniciarán en breve.

Los costos del proyecto — pasajes, estipendios, alojamiento y gastos de funcionamiento — correrán a cargo de la Fundación Folke Bernadotte que financia las actividades internacionales de la juventud de algunas organizaciones no gubernamentales finlandesas.

 

Los primeros resultados

La etapa experimental del proyecto ha permitido constatar que el método es acertado y eficaz. La evaluación da cuenta de buenos resultados tanto en lo que atañe al fomento de las actividades de la juventud en cada lugar como a la promoción de la comprensión internacional.

Aun así, no han faltado reveses que quienes tienen experiencia en la cooperación para el desarrollo conocen bien. Por ejemplo, la planificación fue insuficiente o poco clara, y poner en marcha el proyecto llevó más tiempo de lo previsto. Cabe señalar que se trata de dificultades análogas a las que puede encontrar un delegado para el desarrollo oriundo de un país del Norte que trabaja en el Sur. Ello hace pensar que la ubicación geográfica del país no influye en estas cuestiones.

“Al comienzo tuve algunas dificultades”, cuenta Samson. “El contenido de mi labor no estaba bien definido y nadie parecía saber lo que había que hacer en los distritos. Quienes colaboraron conmigo en la realización misma del proyecto no habían tenido una participación suficiente desde la fase inicial de planificación.”

A pesar de esos comienzos laboriosos, la CRF se felicita del trabajo realizado por Barrigye Samson. “Este proyecto nos brinda la oportunidad de conocer una manera de pensar y una cultura diferentes, lo que favorece la cooperación y el entendimiento internacional”, dice Helena Korhonen, Directora del Departamento Internacional de la CRF. “El hecho de que el Movimiento de la Cruz Roja sea mundial nos confiere gran vigor y ofrece oportunidades ilimitadas. Cada quien puede aprender de los demas, pues es absolutamente falso que el Norte sea el único maestro y la Cruz Roja Finlandesa se congratula de demostrarlo.”

Satu Santala
Funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores y voluntario de la Cruz Roja Finlandesa en Helsinki.

 


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2003 | Copyright