Volver a la página principal de la revista
Página suiguientes

El final de una larga espera

El olvidado conflicto en el Sahara Occidental vuelve a ser noticia. El 25 de febrero, el Frente Polisario liberó a 186 prisioneros marroquíes, ancianos y enfermos, algunos de los cuales llevaban 25 años de cautiverio. La repatriación de estos prisioneros de Tindouf (Argelia) a Marruecos tuvo lugar en presencia del CICR, que sirvió de intermediario neutral con el acuerdo de todas las partes. El Frente Polisario todavía tiene 1.686 prisioneros marroquíes. Cada año reciben visitas de los delegados del CICR que les proporcionan asistencia médica. También gracias al CICR, los prisioneros intercambian regularmente noticias con su familia por intermedio de los mensajes Cruz Roja.

 

Aferrarse el futuro

Los efectos del super ciclón, conocido con el nombre de "Ciclón 05B", que arrasó el Estado de Orissa de la India a finales de octubre de 1999, se siguen sintiendo hoy en día.
La Cruz Roja India, con ayuda de la Federación Internacional, concentraba sus esfuerzos en asistir a quienes se quedaron prácticamente sin nada, cuando la ola de siete metros causada por el ciclón se tragó la zona costera, englutiendo casas y ganado e inundando los terrenos.
La asistencia alimentaria es aún la prioridad principal, seguida de la construcción a bajo costo de casas resistentes a los ciclones. Este programa se lleva a cabo para ayudar a quienes viven más cerca del mar a reconstruir sus casas seriamente dañadas por el ciclón.
El material de construcción, bloques resistentes a los ciclones, llegó al pueblo de Siala en el Ersama del distrito de Jagatsinghpur, y los habitantes pusieron manos a la obra inmediatamente. Repararon la carretera que llevan al pueblo para permitir el acceso de los camiones que transportaban los bloques. Albañiles profesionales construyeron una casa modelo y enseñaron a los habitantes a construir sus propias casas.
Se hará buen uso de esta casa modelo pues se entregará a tres huérfanas del pueblo, hermanas de 6 a 11 años, cuyos padres perecieron en el ciclón. Ya que los fuerzas de la naturaleza las dejaron solas, en el futuro tendrán una casa a la que aferrarse.

Misión posible

Mientras el mundo se preparaba para celebrar el nuevo milenio, las inundaciones destruyeron miles de hogares y mataron a más de 10.000 personas en Venezuela. Apenas Ilegan, miembro de 18 años de la Cruz Roja Venezolana, fue uno de los miles de voluntarios llamados para ayudar a las víctimas del nordeste del país. Se encargó de ayudar a las personas a localizar a los miembros de su familia, ya que en medio de la confusión y el pánico, los niños quedaban separados de sus padres y los ancianos buscaban desesperadamente a un pariente que les pudiera ayudar. Cuando se estableció una línea telefónica gratuita, de la que se ocupaban unos 30 voluntarios día y noche, Ilegan también participó en esta tarea. La Sociedad Nacional registró más de 6.000 solicitudes de búsqueda.

Rostros de pobreza

En Macedonia la pobreza presenta muchos aspectos: gente sin techo en el parque principal de la capital; viudas en la indigencia; enfermos mentales apiñados en una institución que se viene abajo; niños de la calle y refugiados de la crisis de Kosovo. Estas son las personas a quienes asiste la Cruz Roja de Macedonia, junto con la Cruz Roja Alemana y la Federación Internacional. Otros rostros también inspiraron a Till Mayer, periodista y fotógrafo que trabaja en los Balcanes para la Cruz Roja Alemana. Sus fotos pueden verse en la exposición que ha organizado en Skopje, capital de Macedonia, y que viajará por Europa. "Gracias a su ayuda neutral, la Cruz Roja puede contribuir a que se lleve una vida decorosa, condición esencial de una existencia pacífica", afirma Mayer.

 

 


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster



© 2000 | Copyright