Volver a la página
principal de la revista


La Cruz Roja de Ghana aporta mejoras
Karl Schuler

Samuel Kweke Clement coordina el programa nacional de la juventud de la Cruz Roja de Ghana. Detrás suyo, uno de los embalses que ha hecho construir la Sociedad Nacional para recoger el agua de las lluvias a fin de garantizar la continuidad del suministro de alimentos.

En un continente que a menudo se describe en términos abrumadores y pesimistas, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja luchan por dar a la gente un poquito más de dignidad. La Cruz Roja de Ghana es un ejemplo patente ya que con ayuda financiera de otras Sociedades Nacionales, ha iniciado un ambicioso programa de desarrollo para mejorar la vida y la subsistencia de mujeres y jóvenes.

Aprimera vista parece una alfombra de brillantes colores. De hecho es fruto de un programa iniciado en Ghana. La aldea de Loggo, en Ghana septentrional, fue la primera que vio surgir acequias y huertos, lo que ha mejorado considerablemente la situación alimentaria en comparación al resto de la región del Alto Oeste. "El clima del Sahel se presta mejor para cultivar mijo, maíz y maní" asevera Idriss Maa, de la Cruz Roja local. Pero la población de Loggo puede variar los cultivos de base y plantar verdura y fruta para suplir las carencias inevitables, si se limita a la comida tradicional." Idriss Maa, agricultor y diplomado en agronomía, comparte sus conocimientos con los jóvenes y las mujeres, encargados del cultivo y el cuidado de los huertos. Dado que la horticultura requiere constantemente agua, se ha construido un embalse para recoger el agua de lluvia y poder regar los campos en la estación seca. Idriss nos lleva a ver las acequias y los cultivos que forman parte del vasto programa de la Cruz roja de Ghana, financiado junto con un consorcio que administra la Cruz Roja Suiza.

El Club de Madres

En la plaza del pueblo, un grupo de mujeres muestra con orgullo los productos que han fabricado para venderlos en el mercado local y aumentar sus ingresos: cestos trenzados, tejidos de colores y manteca de karité, destinada a la alimentación y la producción de cosméticos. Estas mujeres forman parte del Club de Madres de la Cruz Roja local que administra un programa de industria del algodón, que les da acceso a algunas nociones de gestión y a un préstamo modesto para iniciar una pequeña empresa.

Los clubes de madres de Ghana cuentan con unas 7.500 integrantes en 340 aldeas y barrios. Theresa Babero Nobiya, Coordinadora Nacional, destaca la importancia de su compromiso para con la organización : "Las mujeres son el verdadero pilar de nuestro trabajo de desarrollo pues aumentan el ingreso de su familia, mejorando la salud, la alimentación y la higiene, y contribuyendo de manera muy concreta a que las condiciones de vida de las capas más pobres de la población rural sean más dignas." A ello debe añadirse que estas mujeres rara vez proceden de los círculos de notables, como suele ocurrir. Son madres jóvenes o de más edad, a menudo de familias campesinas, que se reúnen en grupos de ayuda mutua. Los promotores voluntarios les imparten nociones de prevención de enfermedades y conocimientos básicos de artesanía. En las diez regiones del país donde está presente la Cruz Roja Nacional, las mujeres siguen cursos de formación y de perfeccionamiento periódicamente.

 

Loggo, región del alto oeste: Miembros de la Cruz Roja cultivan verduras y descubren una amplia gama de alimentos para añadir a su dieta.

El índice de progresión

Desde hace cinco años, el número de miembros de la Sociedad de la Cruz Roja de Ghana registra un aumento notable en todo el país. En 1996 eran 22.000 y ahora son 55.000. Los jóvenes y las mujeres son los voluntarios más activos que aportan una contribución esencial al mejoramiento de las condiciones sociales y sanitarias de aldeas y barrios urbanos. La Cruz Roja de Ghana también ha avanzado en la gestión profesional, tanto en la sede central de Accra como en regiones y distritos. Entre las actividades principales pueden citarse la prevención de desastres y el desarrollo institucional. En los últimos años, la Sociedad Nacional ha logrado mejorar visiblemente la recaudación de fondos a escala local. Todas las actividades llevadas a cabo forman parte de una estrategia de desarrollo a largo plazo.

La Cruz Roja de Ghana cuenta con el apoyo de la Federación Internacional, la Cruz Roja Alemana, la Cruz Roja Canadiense y la Cruz Roja Suiza, coordinadora del consorcio.

 

Los jóvenes para los jóvenes

Tras una reforma interna iniciada hace unos años, la Cruz Roja de Ghana puso el acento en la calidad y la formación de sus dirigentes. Samuel Kweku Clement, experto en métodos de gestión modernos y medios de comunicación electrónicos, representa esta nueva generación, Coordinador Nacional de los programas para la juventud, está encargado del vasto ámbito de actividades del grupo de la Cruz Roja más numeroso: los jóvenes. Efectivamente, representan dos tercios de los 55.000 miembros que tiene la Cruz Roja de Ghana en todo el país. Además de una colaboración estrecha con los clubes de madre, en el campo de la salud, cada año se proponen cursos de batik y de costura a unos 2000 jóvenes, que también tienen la posibilidad de seguir un curso de seis meses en un laboratorio fotográfico.

Sin embargo, la actividad más eficaz sigue siendo la creación de una red de 450 educadores de coetáneos, que se encargan de las campañas de prevención del sida. UNICEF apoya este programa, que naciera de nuestras experiencias en el norte y en Accra, y que vamos a ampliar a Kumasi, la segunda ciudad más importante del país, puntualiza Samuel K. Clement.
La Cruz Roja de Ghana también encabeza la lucha contra la marginación de quienes viven con el VIH/SIDA y que, desgraciadamente, es tan común. Dado que los encargados de instruir a sus coetáneos tienen un contacto directo y natural con la población, se encuentran en una posición inmejorable para convencer a la gente de que cuide a los miembros de su familia, sin rechazarlos, como suele hacerse por prejuicios culturales y falta de conocimientos sobre el virus.

Una visita del programa oftalmológico del Alto Oeste, nos da una idea de la labor concreta de los jóvenes voluntarios. En la clínica oftalmológica del hospital regional de Wa, se llevan a cabo operaciones de catarata y se cuida el tracoma, enfermedad infecciosa, evitando la ceguera a muchas personas. Los jóvenes se encargan de informar a los habitantes sobre las prestaciones del hospital y de explicarles las medidas de higiene y de prevención que deben tomar para no contraer diversas enfermedades oftalmológicas.

Otro programa en el que los jóvenes hablan y tratan de influir en sus coetáneos es el centro para jóvenes de la calle que la Cruz Roja tiene en Accra, la capital. En dicho centro, situado en medio del concurrido mercado de Agbogbloshie, se ofrece alojamiento y desayuno a 25 jóvencitas sin hogar. Puesto que para sobrevivir dependen de "trabajitos" en el mercado, se exponen a caer en la prostitución. La Cruz Roja les ofrece protección y alguien dispuesto a escucharlas.

Las diversas actividadades de la Cruz Roja de Ghana traducen los múltiples problemas sociales que aquejan a este país africano. Crear un sólido vínculo entre la estructura profesional y la movilización de los voluntarios es uno de los retos más ambiciosos que se plantean a esta Sociedad Nacional de Africa Occidental.

Karl Schuler
Encargado de información del Departamento de Cooperación Internacional de la Cruz Roja Suiza



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster


© 2001 | Copyright