Volver a la página principal de la revista

Página précédante

 

Festival infantil en el Líbano

A fines de marzo, tuvo lugar en el Líbano el Festival Infantil 2001, auspiciado por la Primera Dama, Andrée Lahoud. Más de 7.000 niños participaron en el evento organizado por el Departamento de la Juventud de la Cruz Roja Libanesa, y 25 centros de la juventud de todo el país.

Los niños recibieron información sobre los Principios Fundamentales del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, valores humanita-rios, el problema de las minas, la seguridad vial y la protección del medio ambiente.

En una obra de teatro se representó la fundación del Movimiento, escenificando la batalla de Solferino. Los niños también aprendieron a reconocer las señales de tránsito y a evitar accidentes domésticos. Todas las actividades fueron interactivas y combinaron enseñanza y diversión.

Una vez terminado el festival, los 500 voluntarios, miembros de la juventud, estaban agotados pero felices. Esta experiencia de dos días, confortó su idea de que gracias a la educación, los niños del Líbano pueden garantizar un futuro pacífico.

Apocalipsis ahora

El Museo Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, de Ginebra, presenta Apocalipsis 01, en el ámbito de la conmemoración del centenario del primer Premio Nobel de la Paz, que fue otorgado a Henry Dunant y a Frédéric Passy, pacifista francés.

Se trata de una exposición de las profecías apocalípticas del fundador de la Cruz Roja. En los últimos años de su vida, que consagró a la meditación y a actividades religiosas, Henry Dunant se fascinó por el libro profético de Daniel y el Apocalipsis. Puesto que creía que el fin del mundo era inminente, a partir de 1887 hizo cuatro diagramas de su visión profética de la historia. Estas cuatro obras, bastante grandes (110 X 80 cm), restauradas recientemente, nos permiten hacernos una idea de esta faceta casi desconocida de Dunant.

Veinte años después - Una historia jémer

En 1978, el Sr. Auv Chap Say, camboyano, y su esposa fueron forzados a trabajar para los jémeres rojos y tuvieron que abandonar a su hija Chan y a su sobrina Choeun en la provincia de Kapot. En 1979, cuando los vietnamitas invadieron Camboya, la residencia del Sr. Say fue incautada y las niñas tuvieron que irse. Desde entonces, nadie supo más nada de su paradero.

Recién en 1997, en Australia, el Sr. Say volvió a tener noticias de su sobrina pues alguien le informó que la había visto trabajando en un mercado de Camboya en 1995. En marzo de 2000, presentó una solicitud de búsqueda en la Cruz Roja Australiana para encontrar a su hija y a su sobrina. El caso se transmitió a la Delegación Regional del CICR, con sede en Bangkok, donde se han centrali-zado las solicitudes de búsqueda relacio-nadas con el conflicto armado de Camboya.

Habida cuenta de que el CICR no tenía registro del paradero de las muchachas, se solicitó a la Cruz Roja Camboyana (CRC) que hiciera la búsqueda en Camboya. Gracias a la ayuda y la experiencia del equipo de búsqueda del CICR en el terre-no, en agosto de 2000 se encontró a las muchachas en la provincia de Kampong Speu. El padre recibió la buena noticia llorando y la madre no podía articular palabra. Los padres que tienen cuatro hijos en Australia, habían creído a su única hija perdida para siempre. En noviembre, tras una larga separación de más de 20 años, la CRC organizó una reunión sorpresa, sin que Chan ni sus dos hijos supieran nada, tal como lo había pedido el Sr. Say.

Nuevos estallidos de violencia

En marzo de 2001, tras el estallido de violencia en la ex República Yugoslava de Macedonia, el CICR intervino inmediatamente en favor de más de 22.000 personas desplazadas para lo cual contó con la asistencia de la Sociedad Nacional y la Federación. Además, prestó ayuda médica al hospital de Tetovo, segunda ciudad del país y zona más afectada por los enfrentamientos así como ayuda alimentaria a los pueblos aislados de las alturas de Tetovo, atrapados en los combates.

A principios de mayo, cuando la violencia volvió a estallar, equipos del CICR pudieron acceder regularmente a la zona de Kumanovo para evacuar civiles y heridos durante las treguas. Los habitantes de los pueblos recibieron ayuda de emergencia y las estructuras de salud, ayuda médica. El CICR también logró visitar a personas capturadas por los grupos armados de origen albanés e intercambiar mensajes Cruz Roja con ellas.

 

Una vez más, Mozambique se debate con inundaciones

Una vez más, la Cruz Roja Mozambiqueña estuvo al frente de la lucha contra un desastre tan devastador como las inundaciones que provocaron ingentes estragos por segundo año consecutivo.

En su segunda gran operación de socorros, en un plazo de 12 meses, la Sociedad Nacional distribuyó tiendas de campaña, rollos de plástico y equipos de purificación de agua a centenares de personas vulnerables de las zonas damnificadas. "Llevamos dos años luchando contra las crecidas y este año tuvimos que traer una unidad de purificación de agua de emergencia para subvenir a las necesidades de la gente de los campamentos", explica Robert Frase, Coordinador Regional de Agua y Saneamiento, de la Federación. En medio de esta gran intervención de emergencia y a pesar de ingentes dificultades en muchas zonas, la Cruz Roja Mozambiqueña prosigue su labor crucial de preparación en previsión de desastres. Junto con otras Sociedades Nacionales de África meridional, cuyos países también están expuestos a inundaciones, ha formado nuevo voluntarios, preacondicionado suministros de socorro y revisado los planes para hacer frente a situaciones imprevistas.


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster


© 2001 | Copyright