Volver a la página
principal de la revista


Peligro Vial
Andy McElroy

A primera vista no se considera que la seguridad del tráfico sea una cuestión prioritaria en la esfera del desarrollo.

En los países en desarrollo, los accidentes de tránsito cobran una enorme cantidad de vidas y destruyen medios de subsistencia en grandes proporciones. Actualmente, se consideran una verdadera crisis, lo que ha dado lugar a intervenciones individuales asombrosas y a un enfoque completamente distinto del problema de la seguridad vial.

Las proezas de Sonya Maruti parecen sacadas de una película de Bollywood con un guión totalmente fantasioso. Cada noche, el "buen samaritano" sale tranquilamente de su casa y hace una ronda nocturna con su rickshaw en búsqueda de personas dejadas por muertas después de alguno de los múltiples accidentes de tránsito que suele haber en el distrito.

En los nueve años de su epopeya por Pnave, en Mumbai, ha salvado más de 300 vidas. Cada vida que salva le vale un agradecimiento inmenso y, también, 12 rupias que le da la policía en signo de agradecimiento por su servicio a la comunidad.

Comenzó su misión en 1992, un día en que estaba trabajando y descubrió a una pareja gravemente herida y sin conocimiento en un coche destrozado. "Pasaban muchos vehículos pero ninguno se paraba. Me acerqué a ellos, los cargué en mi rickshaw y los transporté rápidamente al hospital más cercano. Sobrevivieron."
Desde entonces ha aprendido a conocer las calles y carreteras más peligrosas y los atajos para llegar cuanto antes a una clínica. "Todas las noches hay accidentes y los principales responsables son los camioneros que terminan heridos, se matan, o dejan coches destrozados tras de sí", afirma Sonya.
La policía está impresionada con sus hazañas. "Las ambulancias pueden tardar mucho en llegar al lugar del accidente. Muchas veces, él llega primero, informa a la policía y lleva a los heridos al hospital", comenta Ashok Gaikwad, Inspector Principal.

Tras su ronda nocturna, Sonya duerme unas horas y durante el día trabaja con su rickshaw para mantener a su familia. Verdaderamente, es una historia extraordinaria, mejor que cualquier ficción cinematográfica y puede decirse que la labor de Sonya es heroica.

Un desastre del que nadie habla

La triste realidad es que si en su país, la India, no se decide abordar de frente el problema de la seguridad vial, en 2001 morirán unas 85.000 personas en las autopistas del país, a pesar de los esfuerzos de Sonya Maruti y, probablemente, de muchos otros ciudadanos con espíritu cívico. Se trata de un desastre nacional al que no se atiende como se debiera. Cabe señalar que el número de muertos en el trágico terremoto de Gujarat fue menos de un tercio de esa cifra.

La situación en las carreteras de la India está empeorando debido al rápido aumento del número de vehículos motorizados. En un principio, no se considera que la seguridad del tráfico sea una cuestión prioritaria en la esfera del desarrollo. Sin embargo, a raíz de los centenares de miles de personas que mueren y los millones que resultan heridas, los accidentes de tránsito en los países en desarrollo representan uno de los mayores "desastres de los que nadie habla".
Dichos países están cediendo a la presión pues las víctimas de accidentes llegan a ocupar hasta 10 por ciento de las camas de los hospitales que ya están superpoblados. Se calcula que, en término promedio, los accidentes de carretera insumen 1,5 por ciento del producto nacional bruto, más de 60 mil millones de dólares, lo que supera el monto anual de la asistencia mundial para el desarrollo.

Además, muchas víctimas son el sostén de su familia y su pérdida o discapacidad surte un efecto de propagación, perpetuando el sufrimiento y la pobreza de las personas a cargo. Tal como dijera James D. Wolfensohn, Presidente del Banco Mundial, la seguridad vial es una cuestión de grandes dimensiones humanas, es una cuestión de dimensiones económicas, es una cuestión de dimensiones sociales y también una cuestión de equidad.

 

La crisis de seguridad vial que se vive fuera de los países industrializados no cesa de aumentar y requiere un nuevo enfoque. La Federación está asociada a una de estas iniciativas que se viene imponiendo como alternativa viable.

Hace dos años, el Banco Mundial creó una asociación mundial de seguridad vial (conocida por la sigla en inglés GRSP) para establecer alianzas entre la sociedad civil, empresas y gobiernos con el objeto de reducir en forma sostenida la tasa de accidentes de tránsito en los países en desarrollo y los países en transición.
La asociación ha abordado directamente el problema en 11 países y Ian Heggie, su presidente, está muy animado con los resultados, ya que a su juicio, se han creado plataformas eficaces que apoyan proyectos duraderos, basados en resultados palpables y que los interlocutores locales hicieron suyos en varios países, de Costa Rica a Vietnam.

Son opiniones alentadoras y, de hecho, urge tomar tales medidas para proteger a personas como Sonya Maruti y a centenares de millones de usuarios vulnerables de las carreteras.
En la India, uno de los países de la GRSP, la labor ya ha comenzado y la asociación ha dado sus primeros pasos hacia una mayor seguridad vial, concentrando sus esfuerzos en la ciudad de Bangalore.

Ya están en curso varios proyectos en el ámbito de la campaña de seguridad vial que incluye la movilización comunitaria para crear "zonas seguras", la colaboración de las empresas con la policía sobre la cuestión de conducir en estado de ebriedad, y un programa de medios de transportes más seguros, en asociación con empresas locales, después de que las autoridades reconocieran el peligro que suponían los rickshaws sobrecargados que llevaban niños a la escuela.

"Se trata de un comienzo modesto pero sustancial a nivel de las bases que tratan de educar y cambiar la mentalidad de la población en general. A partir de aquí, podemos crecer y repercutir a mayor escala", explica Andrew Downing, asesor del GRSP en la India.
Desde la creación de la GRSP, la Federación ha sido una asociada activa en cuya secretaría se encuentra la sede de la asociación. Además, aporta su competencia en una disciplina en la cual ha adquirido suma pericia y capacidad: la prestación de primeros auxilios.

Experiencias como la de Sonya Maruti en India confirman una vez más que los primeros auxilios son determinantes. "El tiempo es vital cuando se trata de transportar heridos a centros de atención. He recogido a cientos de personas que salvaron su vida únicamente porque recibieron atención médica inmediata", asevera el hombre del rickshaw.

Dirección electrónica: The Global Road Safety Partnership: grsp@ifrc.orf

The Global Road Safety Partnership can be contacted at grsp@ifrc.org

 

Número de bajas

El problema de la seguridad vial afecta mucho la labor del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Entre 1985 y 1998, 43 miembros del personal y delegados del CICR murieron en accidentes de tránsito y muchos de ellos ocurrieron en países en desarrollo. Entre 1995 y 2000, otras nueve personas que trabajaban para Sociedades Nacionales o la Federación murieron en accidentes de tráfico.

Andy McElroy
Editorialista en la secretaría de la Federación.



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster


© 2001 | Copyright