Volver a la página
principal de la revista


Alto a una enfermedad infantil
Julie Irby

De aquí a 2005, más de 200 millones de niños serán vacunados gracias a la Iniciativa Sarampión.

Cada año el sarampión mata a un millón de niños y casi la mitad de este millón en África. Una
asociación internacional, dirigida por la Cruz Roja Estadounidense, está trabajando para combatir esta emergencia médica.

El sarampión es la principal causa de mortalidad infantil en África, cobra más víctimas que el VIH, la tuberculosis y el paludismo. Lo más triste es que se trata de una enfermedad que se puede evitar. Ahora bien, en un lugar donde las condiciones sanitarias son pésimas, las condiciones de vida sumamente difíciles, y el acceso a la atención de salud muy limitado, el sarampión puede ser mortal.

"No estamos en condiciones de ofrecer tratamiento contra el sarampión. No siempre disponemos de los medicamentos apropiados y la gente pobre no los puede pagar. En el hospital cada día mueren dos a tres niños", explica el Dr. Eriamu, que ejerce en el Hospital Regional de Soroti, Uganda. Tan común y tan contagioso, el sarampión es la única enfermedad que requiere su propio pabellón.

El sarampión puede transmitirse por el aire. Los niños pueden enfermarse en lugares muy concurridos como mercados y escuelas, simplemente por leve contacto con una persona contaminada. Por lo general, la muerte no se debe directamente al sarampión. Es una situación similar a la del VIH, porque debilita el sistema inmunitario y, entonces, el niño es vulnerable al sinnúmero de enfermedades que brotan por la precariedad de las condiciones de vida. El sarampión causa fiebre alta, descamación de la piel y encefalitis, lo que puede provocar daños cerebrales.

Una coalición mundial

La Iniciativa Sarampión es un compromiso a largo plazo para reducir el número de muertes causadas por esta enfermedad en África. Gracias a esta iniciativa, se vacunará a más de 200 millones de niños mediante campañas de vacunación y refuerzo en unos 36 países del África subsahariana. Se calcula que para el año 2005, se habrán evitado 1.200.000 muertes, reduciendo el número en África a casi cero. Los asociados en la iniciativa también están explorando la posibilidad de prestar apoyo a países de otros continentes.

"La misión de la Cruz Roja es salvar vidas. Dirigir a nuestros interlocutores sociales en la lucha contra el sarampión nos ofrece la oportunidad de hacerlo en gran escala", declaró Gerry Jones, Vicepresidente de Servicios Inter-nacionales de la Cruz Roja Estadounidense.

En la lucha por reducir la mortalidad causada por el sarampión, la colaboración es vital ya que cada uno de los actores aporta una fuerza y un talento diferentes. Los principales participantes de la iniciativa son la Cruz Roja Estadounidense, la Fundación de las Naciones Unidas y el Centro de Control de las Enfermedades, en colaboración con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación. Más de un centenar de organizaciones públicas y privadas también apoyan la iniciativa. En cada país, los principales actores que llevan a cabo las campañas son el Ministerio de Salud y la Sociedad Nacional de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja.

El UNICEF opina que todos los niños tienen derecho a la inmunización y a la protección contra el sarampión y contra otras enfermedades que pueden evitarse mediante vacunas. "Cada minuto muere un niño de sarampión en África, lo que es inaceptable. Las campañas de vacunación neutralizarán esta tendencia y ofrecerán un buen comienzo en la vida a los niños", afirma Carol Bellamy, Directora Ejecutiva del UNICEF.

En febrero de 2001, representantes de la Cruz Roja Estadounidense, la Federación, el Centro de Control de Enfermedades, el UNICEF, la Fundación de las Naciones Unidas y la OMS se reunieron para examinar el creciente problema del sarampión en África. "Analizamos los problemas que afectan al mundo y comprobamos que el sarampión era uno de ellos y de talla. Lo trágico respecto a estas muertes es que podían haberse evitado", explica Gerry Jones.
Para lograr el objetivo de salvar 1.200.000 vidas infantiles en África en el transcurso de cinco años, se organizarán campañas de vacunación en todo el continente. Las campañas son un esfuerzo conjunto de trabajadores de la salud, voluntarios y comunidades para que en poco tiempo los equipos de vacunación lleguen a todos los niños. Tres o cuatro años después de las campañas iniciales en gran escala, se organizarán campañas de control para niños menores de cinco años que no fueron vacunados durante las mismas.

 

Un ahorro para todos

La OMS considera que la vacuna contra el sarampión es una de las intervenciones de salud pública más eficaces en función de los costos: menos de un dólar por niño.
Sarah Salamula, cuyo hijo de cinco años estuvo cuatro días en un hospital de Pallisa District, Uganda, luchando contra complicaciones del sarampión, dijo que estaba mejorando. "Somos pobres y todo nuestro dinero se va en tratamientos para mis hijos". Tiene previsto vacunarlos con la esperanza de no volver a tener estos gastos y de que "sus hijos sean sanos y felices y que queden inmunizados."

En 2001, el primer año de la iniciativa, se organizaron campañas de vacunación en ocho países africanos: Benin, Burkina Faso, Camerún, Ghana, Malí, Tanzania, Togo y Uganda. Se vacunó a más de 20 millones de niños, evitando más de 140.000 muertes. Las Sociedades Nacionales se encargaron de la movilización social de más de 5 millones de estos niños, en muchos casos yendo de casa en casa para explicar que el sarampión es mortal, que puede evitarse gracias a la inmunización y que la vacuna era gratis. Los asociados prevén que el segundo año, los países beneficiarios serán 12; se vacunará a 53 millones de niños, y se evitarán más de 90.000 muertes.
A uno de los primeros niños vacunados en la campaña de noviembre de 2001 en Uganda, lo trajo su madre que había sufrido de polio. Dejó al chiquito con los encargados de las vacunas para volver a ocuparse del huerto que es su principal fuente de alimentación. "No quiero que mi bebé tenga problemas como yo", dijo. Su marido la había abandonado hacía dos años y medio cuando su hijo acababa de nacer. "Si la vacuna no fuera gratuita, no hubiera podido vacunarlo. Quiero que se vacune para que no sea como yo."

Cuadro sinóptico

  • A escala mundial, el sarampión es la enfermedad infantil evitable mediante vacuna que cobra más vidas.
  • De los 30 a 40 millones de niños que contraen el sarampión cada año, un millón muere.
  • En África, 200 millones de niños corren peligro de contraer el sarampión.
  • Cada año hay 12 millones de casos en África.
  • Más de la mitad de las muertes que causa el sarampión cada año se registran en África
    (unas 450.000).
    - cada día mueren 1.200 niños
    - cada hora mueren 51 niños
    - cada minuto muere un niño.
  • Los signos visibles del sarampión son: fiebre, erupción cutánea, hidrorrea nasal, tos, ojos enrojecidos, labios enrojecidos, descamación de la piel y dificultades respiratorias.
  • El sarampión también puede causar ceguera, lesiones cerebrales y dejar al niño vulnerable a otras infecciones tales como pulmonía y diarrea.
  • La vacuna contra el sarampión es la intervención de salud pública más eficaz en función de los costos para evitar muertes.
  • Vacunar a un niño contra el sarampión cuesta menos de un dólar.
  • Durante el primer año de la iniciativa (julio de 2001-junio de 2002), se organizaron campañas de vacunación contra el sarampión en ocho países africanos. Se vacunó a más de 20 millones de niños y se evitaron más de 140.000 muertes.
 

En 2001, première année de la mise en œuvre de l'Initiative contre la rougeole, des campagnes ont été menées dans huit pays africains: la Tanzanie, l'Ouganda, le Mali, le Burkina Faso, le Togo, le Cameroun, le Ghana et le Bénin. Elles ont touché un total de plus de 20 millions d'enfants et évité plus de 140 000 décès. Les Sociétés nationales ont assuré la mobilisation des familles de plus de 5 millions d'enfants grâce, notamment, à des visites à domicile durant lesquelles les volontaires expliquaient aux parents que la rougeole est mortelle, qu'elle peut être prévenue par la vaccination et que l'immunisation est gratuite. Pour la deuxième année, les partenaires prévoient de couvrir douze pays et de vacciner quelque 53 millions d'enfants, ce qui sauvera, estime-t-on, plus de 90000 enfants.

 
 

La mère de l'un des premiers enfants vaccinés dans le cadre de la campagne de novembre 2001 en Ouganda avait elle-même souffert de la poliomyélite, comme en témoignaient ses jambes désormais inutiles. Elle a confié son bébé à l'équipe médicale afin de pouvoir retourner sans attendre à son jardin, qui fournit l'essentiel de la nourriture de la famille. "Je ne veux pas que mon enfant ait les mêmes problèmes que moi", a-t-elle déclaré. Le père a abandonné le foyer deux ans et demi auparavant, juste après l'accouchement. "Je n'aurais pas pu faire vacciner mon fils si le vaccin n'était pas gratuit", conclut-elle.

Julie Irby
Colaboradora del Departamento de Comunicaciones Internacionales de la Cruz Roja Estadounidense.



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster


© 2002 | Copyright