Volver a la página
principal de la revista



Fotos siguientes

Una impresión para toda la vida

Behzad Firouzi, fotógrafo iraní

Para Behzad Firouzi, fotógrafo iraní, la fotografía es algo más que captar el momento.

"La fotografía permite al hombre contemporáneo fijar un momento de la vida y mirarlo para comprender mejor la realidad y la verdad de su mundo material y espiritual."

En esta colección de imágenes, el objetivo de Firouzi captó a afganos desplazados que vivían en dos campamentos de la provincia de Nimruz que, en noviembre de 2001, albergaban a más de 20.000 personas en busca de refugio por las consecuencias de la guerra y la sequía. Aquí la vida es más sobrevivir que soñar. Firouzi pide a quien mira las fotos que se fije en los ojos de la gente que vive allí: "¿Puede ver un futuro? ¿Tienen un pasado? Estos son los ojos de una mujer y una madre en cada una de las etapas de la vida: inflexibles, expresivos, llenos de futuro, incluso cuando no lo hay."

Firouzi es miembro del personal y fotógrafo de la Media Luna Roja Iraní desde hace mucho tiempo. Actualmente, dirige el museo de la Media Luna Roja de Teherán que reseña la labor de la Sociedad Nacional a través del arte. Abriga la esperanza de que al sensibilizar en Irán sobre las tragedias y sufrimientos de la humanidad tanto en su país como en el extranjero tal vez pueda aliviar el dolor de las víctimas o evitar que se siga haciendo daño.

Sin embargo, Firouzi está desanimado. Cuenta que su entusiasmo inicial por la fotografía era un camino para ver a través "de ojos subterráneos, o como decimos en persa, para mirar con cuatro ojos". Pero haber documentado los principales acontecimientos de la región ha enturbiado los ojos de Firouzi. Hoy, descorazonado con lo que hay que ver: guerra, desplazamientos masivos, terremotos, inundaciones, sequía... dice: "He visto tanto que incluso con sólo dos ojos estoy harto".

Jean Milligan
Redactora de la Federación de Cruz Roja, Media Luna Roja

 

Este joven nació y se crió en un campamento de desplazados afganos. Actualmente, su familia baraja la posibilidad de volver a un pueblo que él no conoce.

La infancia de las niñas que viven en campamentos es muy corta. Tienen pocas posibilidades de ir a la escuela y desde muy chicas asumen muchas tareas domésticas.

Fotos siguientes




Arriba | Contáctenos | Créditos | Webmaster


© 1999 | Copyright