Volver a la página
principal de la revista

Veinte años de DIH en Polonia

por Katarzyna Derlicka

Instituido hace más de 20 años durante el régimen comunista, el curso de derecho internacional humanitario que se organiza cada verano en Varsovia es hoy imprescindible para abogados y especialistas en derecho. Más de 600 personas han participado en el curso desde su creación.

''¿Qué otra ciudad sino Varsovia, que se levantaba entonces de las ruinas de una guerra mundial, podía encarnar mejor el espíritu de humanidad? A semejanza del ave fénix que renace de sus cenizas, Varsovia simboliza la esperanza y la negación de los efectos devastadores de la guerra, como la Cruz Roja representa la paz en medio de la devastación". Con estas palabras pronunciadas en 1977 en la inauguración del Primer Seminario Europeo de la Cruz Roja sobre Difusión del Derecho Internacional Humanitario (DIH), el entonces presidente del CICR, Alexandre Hay, explicó las razones para elegir a Varsovia como lugar del seminario. No se percató entonces de que de la reunión surgiría una iniciativa que iba a organizarse durante décadas en la ciudad de Varsovia: el curso de verano de DIH.

El Primer Seminario Europeo sobre Difusión fue una iniciativa sin precedentes tomada por el CICR, que reunió a las Sociedades Nacionales europeas y de América del Norte, a fin de examinar la creciente necesidad de difundir más ampliamente el DIH entre diferentes grupos destinatarios. Después del seminario, la Cruz Roja Polaca, con la cooperación del CICR, organizó un simposio para profesores de derecho en 1979 en Cracovia (Polonia). Fue entonces cuando se gestó la idea de establecer un curso de DIH para estudiantes de derecho de Europa y América del Norte.

 

Tender un puente entre el este y el oeste

Varias razones llevaron a elegir a Varsovia como lugar del curso; una de ellas es su exitosa reconstrucción tras la terrible devastación de la Segunda Guerra Mundial, como lo destacó en su discurso el presidente Alexandre Hay. Otra es la dedicación de la Cruz Roja Polaca. Aunque numerosas personalidades jurídicas del país propusieron la idea, un grupo de académicos de la Cruz Roja Polaca tomó la iniciativa y organizó el curso, entre ellos el profesor Remigiusz Bierzanek, líder en la difusión del DIH en la Cruz Roja Polaca, quien fue el principal encargado de instituir el curso de verano.

La decisión de dar el curso en la capital polaca tenía también un significado político. En el centro de Europa, Polonia siempre ha sido un puente entre el este y el oeste. Instituyendo el curso en este país, la Cruz Roja Polaca esperaba entablar un diálogo sobre cuestiones humanitarias entre las regiones divididas.

En 1981, tuvo lugar el primer curso en el que participaron 29 estudiantes procedentes de países occidentales y de Polonia. Elzbieta Mikos-Skuza, que tomó parte en el primer curso comenta : "El contacto con profesores y estudiantes extranjeros en esos tiempos era algo muy especial". El tema central fue fascinante para la joven estudiante. "Un año más tarde, escribía mi tesis sobre los Protocolos adicionales", explica. Hoy es profesora de DIH en la Universidad de Varsovia, asesora jurídica de la Cruz Roja Polaca y también es catedrática en el curso.

En diciembre de 1981, se introdujo la ley marcial en Polonia. La severa represión política sembró miedo y sufrimiento en la vida de muchas personas. "La continuación del curso se vio amenazada por los acontecimientos. Durante dos añosno hubo curso", explica Alina Ku¦mierczyk, que trabaja en la Cruz Roja Polaca y es coorganizadora del curso desde su creación. "En los días de la ley marcial, el CICR, la Federación Internacional y la Cruz Roja Polaca en Varsovia centraron todas sus actividades en los internados y detenidos políticos y en la prestación de asistencia", recuerda. Para Ku¦mierczyk y Mikos-Skuza, el contacto con la Cruz Roja durante ese período fue especialmente valioso. "Fue como un rayo de luz en la oscuridad; nos dio esperanza y nos ayudó a seguir adelante con nuestra labor", explica Mikos-Skuza.

Opiniones

"Como abogado que practicó el litigio civil en el sistema de Estados Unidos durante varios años antes de integrarme a la Cruz Roja a tiempo completo, quedé sumamente impresionado por la experiencia que se adquiere en el curso de Varsovia. La profundidad del contenido excedió mis expectativas. Cosa interesante, cuatro de mis colegas del Departamento de Servicios Internacionales de la Cruz Roja Americana son alumnos del curso de Varsovia y participan directamente en nuestros esfuerzos de difusión".

James R. Ackley, Director, Apoyo Internacional a Filiales
Departamento de Servicios Internacionales, Cruz Roja Americana

"El primer curso de verano de Varsovia fue mi primer contacto con el DIH y la Cruz Roja. Mi profesor de derecho internacional se mostró escéptico. Me preguntó si realmente creía que el derecho podía funcionar en los conflictos armados. En Varsovia, recibí una buena introducción al DIH. Me intrigaba encontrar una respuesta a la pregunta que me había hecho mi profesor. Basándome en mi experiencia en el CICR y como coautor de un libro titulado ¿Cómo protege el derecho en la guerra?, enseño a mis alumnos que el DIH es un aporte fundamental al derecho internacional.

Marco Sassòli, profesor de derecho internacional en la Universidad de Quebec en Montreal, Canadá, y especialista voluntario en DIH de la Cruz Roja Canadiense.

"Como participante y profesor, no cabe duda de la influencia formativa e intelectual que tuvo en mí el curso de Varsovia, sin hablar de la oportunidad que me dio de comprender y valorar el papel del CICR como guardián de los Convenios de Ginebra. Conocer las disposiciones del DIH es una cosa, pero esas disposiciones se sitúan en un contexto histórico específico, así como en un conjunto increíble de experiencias y conocimientos que el CICR adquiere y transmite de generación en generación".

Dino Kritsiotis, catedrático principal en la Facultad de Derecho de Nottingham,
Reino Unido

Un curso firme

En 2002, el curso de verano de Varsovia fue el vigésimo y contó con 40 participantes procedentes de más de 30 países. El curso se ha extendido geográficamente; se han organizado cursos similares en África, América Latina y sur de Asia.

El curso ofrece al CICR, que desde un principio ha desempeñado un papel preponderante en su organización, una oportunidad única para formar en el campo del DIH a estudiantes universitarios y jóvenes profesionales. "Los cursos han adquirido tal reputación que hoy se consideran casi un requisito previo para los especialistas en derecho del CICR o de las Sociedades Nacionales", explica Antoine Bouvier, delegado del CICR ante las instituciones académicas y director del curso desde 1998.

"Con los años el curso de Varsovia se ha convertido en la especialidad de la Cruz Roja Polaca", dice riendo Ku¦mierczyk. Según un estudio reciente, el porcentaje de graduados del curso de Varsovia que sigue trabajando para la Cruz Roja es superior al 50%. Algunas Sociedades Nacionales estarían encantadas de sustituirnos en la organización del curso de verano", señala Ku¦mierczyk. "Pero ¿quién se podría imaginar el curso de Varsovia en otra ciudad que no sea Varsovia?"

 

Katarzyna Derlicka
Colaboradora del Departamento Internacional de la Cruz Roja Polaca.



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2003 | Copyright