Volver a la página principal de la revista

Página précédante

 

©Margarita Plotnikova /
Federación Internacional

Ayuda Para Beslán

La tragedia ocurrida en Beslán sacudió al mundo entero. El secuestro arrojó un saldo de 338 muertos, 90 personas que no han sido identificadas y 75 que siguen desaparecidas. Los médicos locales aseguran que unas 12.000 personas, víctimas directas e indirectas de la tragedia, necesitarán apoyo psicológico en el futuro.

Desde el comienzo de la crisis, el 1 de septiembre, el CICR se ha mantenido en contacto con las autoridades competentes y ha enviado asistencia médica a los hospitales de Osetia del Norte. También se ha ayudado al personal médico local a hacer frente a la importante afluencia de heridos. A lo largo de la crisis, el CICR distribuyó anestesias, antibióticos, jeringas, material para infusiones, vendas estériles, material quirúrgico y ropa de cama a los hospitales en Vladikavkaz, adonde la mayoría de las víctimas fueron evacuadas. "Tratamos de satisfacer lo mejor posible las necesidades que comprobaron los médicos", asegura George Cons, jefe de la misión del CICR en el Cáucaso septentrional. "Nos mantenemos desde luego a disposición para prestar más asistencia médica y de cualquier otra índole si fuera necesario. Ello abarca la asistencia directa a las familias de las víctimas".

A pedido de los médicos y basándose en el análisis de la situación, el CICR entregó también a los hospitales aparatos para la gammagrafía de ventilación, aparatos eléctricos de succión, laringoscopios y diversos otros suministros, incluida una variada gama de material quirúrgico. "Estos equipos suelen utilizarse en la medicina de urgencia y después de las urgencias", señala el Dr. Cleto Chashi, coordinador médico del CICR en el Cáucaso septentrional. "Una vez terminada la urgencia, los equipos se usarán para controlar a los pacientes con complicaciones debido a una neumonía o tuberculosis, o durante intervenciones quirúrgicas corrientes.

©Margarita Plotnikova /
Federación Internacional

Las necesidades inmediatas han sido básicamente satisfechas pero será indispensable afrontar los problemas de más largo plazo como la rehabilitación psicológica. El apoyo psicológico es un componente esencial del llamamiento internacional que efectuaron la Cruz Roja de Rusia y la Federación Internacional, al que se ha respondido con generosidad. Los psicólogos de la Cruz Roja Suiza, están colaborando estrechamente con los especialistas del Centro de Psicología Judicial y Social Serbsky, el principal instituto del país con una larga experiencia en los efectos de la toma de rehenes en situaciones de emergencia como la que ocurrió en el teatro de Moscú en 2002.

La asistencia internacional en favor de las víctimas de Beslán ha sido considerable. Se han distribuido suministros médicos a los hospitales de Vladikavkaz y Beslán, y se han repartido juguetes y otros artículos entre las familias de Beslán. En total, la Cruz Roja de Rusia ha recaudado más de 3 millones de dólares y ha constituido un consejo público para decidir sobre la distribución de esos fondos.

"La tragedia de Beslán es otro triste capítulo de la región, donde actuamos desde hace más de diez años ayudando a aliviar el sufrimiento de la población civil afectada por los conflictos", señala Marco Altherr, jefe de la delegación del CICR en Rusia. No cabe duda de que el Movimiento deberá seguir haciendo frente a las necesidades subsistentes en el Cáucaso septentrional y prevemos proseguir nuestras actividades para socorrer a las personas más vulnerables".


Página précédante


Arriba Contáctenos Créditos Revista anteriore Webmaster © 2004   Copyright