Volver a la página
principal de la revista
 

Ejemplos de resiliencia

En un pequeño pueblo cerca de Tillabéry, en el noroeste de Níger, Fati Hassane, de 61 años, vende bolsas de arroz de 1 kg procedente de un nuevo banco de semillas creado por la Cruz Roja de Níger y la Federación Internacional. Parte del trabajo de Hassane, como presidenta del comité encargado de supervisar el banco de semillas, consiste en racionar el arroz y las semillas para que alcance para todos y mantener al mismo tiempo los precios bajos. Mientras tanto, en la sierra, a 20 kilómetros de la remota aldea de Las Joyas, en Honduras, un joven llamado Wilmer cabalga por terrenos empinados, resbaladizos y rocosos. Pero Wilmer no es un jinete cualquiera. En 2010, perdió las dos piernas y un brazo al caerse de un tren de carga que se dirigía a Estados Unidos. Gracias a las piernas ortopédicas que le proporcionó el CICR, Wilmer puede obtener un ingreso modesto trabajando en la pequeña plantación de café y banano de su familia. Son solo dos de los muchos ejemplos de personas a las que el Movimiento ha prestado ayuda para recuperar su independencia y restablecer su resiliencia frente a las dificultades económicas, físicas o ambientales.

“Estoy muy contenta porque el banco de semillas nos ha cambiado la vida, a mí y a los demás habitantes de mi pueblo”, aseguró Fati Hassane, presidenta de un comité que supervisa un banco de semillas en una pequeña localidad cerca de Tillabéry, situada en el noroeste de Níger. “Solíamos viajar muy lejos para comprar arroz. Ahora lo tenemos aquí en nuestro pueblo”. Fotografía: ©Mari Aftret/Cruz Roja Noruega

“La gente puede aprender a superar cualquier cosa, siempre que lo haga paso a paso”, comenta Wilmer, un trabajador hondureño de una plantación, que recibió piernas artificiales del CICR. “Aunque me caiga, y me he caído muchas veces, sigo intentándolo hasta lograrlo”. Después de cruzar Guatemala, se subió a un tren en Tenosique, en el sur de México, para tratar de llegar a Estados Unidos. Fotografía: ©Olivier Moeckli/CICR

Con la ayuda de un donativo en efectivo de la Media Luna Roja de Pakistán y la Federación Internacional, Aziz Ullah pudo abrir una tienda en la que repara neumáticos pinchados en su aldea, situada en la provincia de Sindh. El donativo se efectuó en el marco de un proyecto de medios de subsistencia para las familias afectadas por las inundaciones monzónicas registradas en 2010 en Pakistán. Fotografía: ©Usman Ghani/Federación Internacional

“Siempre me están motivando y ayudando a seguir adelante y cambiar mi forma de ver la vida”, dice Jackeline Erazo, de 37 años, refiriéndose a los voluntarios del programa Panica de la Cruz Roja Colombiana, que beneficia a las familias vulnerables de El Calvario, barrio pobre de Cali. “Ellos también ofrecen alimentos y educación, y están enseñando a mis hijos para que no caigan en la delincuencia. Cuando vienen, me siento feliz: más protegida y no tan sola”. Fotografía: ©René Diaz Helkin/ Federación Internacional

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

2012 

Copyright