Volver a la página
principal de la revista
 

Un equilibrio delicado

 

Equilibrar la independencia con la función de auxiliar del gobierno.

Desde que Arma Oruc tomó el mando de la sección de Zenica de la Cruz Roja de Bosnia y Herzegovina hace cinco años,  las autoridades comunitarias y locales la consideran un servicio fundamental y  un asociado clave en tiempos de crisis.

Pero no ha sido fácil. Las autoridades locales no siempre la han considerado un asociado en   pie de igualdad en las tareas de preparación e intervención en casos de desastre natural y durante muchos años la sección no pudo obtener del gobierno los fondos que tanto necesitaba. Las cosas empezaron a cambiar después de que los medios de comunicación se interesaron por las actividades de la sección, como la donación de sangre y los primeros auxilios. Finalmente, los esfuerzos dieron sus frutos y las autoridades asignaron un presupuesto anual de unos 8.000 francos suizos.

Luego, en mayo del año pasado, la organización pasó al primer plano después de que Bosnia y Herzegovina y otros países de la región se vieran afectados por las peores inundaciones del  siglo. La situación exigió decisiones rápidas. En todo momento, el personal de la sección cooperó con las autoridades locales, respondiendo a una amplia gama de necesidades urgentes. Las autoridades locales y los beneficiarios presenciaron la eficacia del sistema de distribución de la Sociedad Nacional, la capacidad de sus trabajadores para gestionar el registro de los que recibieron ayuda, así como el entusiasmo y compromiso de su personal y voluntarios.

Hoy, casi un año después, la sección de Zenica, así como las de Bijeljina y Brcko, gozan de un mayor respeto y reconocimiento por su labor, tanto entre la población como ante las autoridades locales. Por esta razón, Oruc se siente más segura al acercarse a las autoridades para hacerles propuestas destinadas a mejorar la cooperación y fortalecer la función de auxiliar de la Sociedad Nacional a nivel de sección. Uno de los objetivos clave, dice la responsable, es que la sección de Zenica pase a ser parte del equipo oficial de protección civil de la zona, que coordina la preparación en casos de crisis y la respuesta de emergencia. Su deseo es que la sección se convierta en un asociado independiente y que esté en igualdad de condiciones en la preparación y la respuesta; hoy, durante las crisis, la tendencia es que la dirección la asuman los funcionarios de protección civil.

Así pues, la sección de Zenica tiene ante sí el mismo desafío que muchas Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja: cómo forjar una estrecha relación de trabajo con las autoridades locales sin perder su autonomía en las acciones humanitarias.

Andreea Anca
Responsable principal de comunicación para la Federación Internacional.

 

 


Arma Oruc, jefa de la sección de Zenica de la Cruz Roja de Bosnia y Herzegovina.
Fotografía: ©Andreea Anca/Federación Internacional

 

 

¿Qué haría usted?

¿Qué le aconsejaría a Oruc para que su sección se atenga al principio de independencia, que reconoce que las Sociedades Nacionales son auxiliares de los poderes públicos en sus actividades humanitarias pero deben “conservar su autonomía”?
Envíe su respuesta a todas estas preguntas a rcrc@ifrc.org. Los comentarios se tendrán en cuenta para el próximo número.

 


PDF

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2015 

Copyright

S