Volver a la página principal de la revista

El Movimiento en los albores del tercer milenio: Testimonios sobre la guerra

El Movimiento aprovechará el cambio de siglo para promover sus Principios Fundamentales y suscitar una gran reflexión sobre la función que le incumbirá en la búsqueda de soluciones a los problemas humanitarios en los albores del siglo XXI. Del 8 de mayo de 1999 al 8 de mayo de 2000, e CICR, la Federación y las 175 Sociedades Nacionales llevarán a cabo una serie de actos conmemorativos, celebraciones, programas campañas. Hitos destacados de este año de divulgación serán la manifestación Danza del Mundo, prevista para el 8 de mayo de 1999, Perfil de 2000 voluntarios, celebración del cincuentenario de los Convenios de Ginebra, el 12 de agosto de 1999, y la XXII Conferencia Internacional dé la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Testimonios sobre la guerra

El 12 de agosto de 1999 se cumplirá el cincuentenario de la adopción de los Convenios de Ginebra, los instrumentos de derecho internacional más importantes para la protección de la dignidad humana en tiempos de guerra. Los Convenios se cuentan entre los tratados que registran un mayor número de ratificaciones, y sus disposiciones se han traducido en actos de protección concreta en favor de innumerables personas en todo el mundo.

Desgraciadamente, los sufrimientos que inflige la guerra moderna son cada vez mayores y afectan a un número creciente de civiles. Esta evolución exige que tratemos de comprender sus mecanismos y de buscar el modo de ponerle freno. <<Hoy nos encontramos ante, conflictos cuyo propósito es precisamente exterminar a determinadas comunidades o grupos étnicos, y en los que la estrategia de los combatientes incluye los crímenes más atroces, que van hasta el ataque contra el personal de los organismos humanitarios... De ahí que la promoción y el respeto del derecho internacional humanitario (DIH) revista una importancia primordial si nos proponemos impedir que la barbarie triunfe sobre la civilización», afirma Cornelio Sormnaruga, presidente del CICR.

 

 

Todo tiene su límite, inclusive las guerras

El CICR ha organizado una campaña de divulgación, de los Convenios, que pone de relieve su importancia concreta en el contexto brutal y caótico que caracteriza las acciones bélicas de nuestra época, como medio de lograr una mejor protección de los civiles afectados por los conflictos armados. Entre noviembre de 1998 y agosto de 1999, el personal del CICR pedirá a miles de personas de los países desgarrados por la guerra que relaten su experiencia personal, sus opiniones acerca de los límites que han de tener los conflictos y sus ideas sobre la manera de lograr un mayor respeto del DIR. En especial, se recogerá el parecer de algunos grupos particularmente perjudicados: refugiados, desplazados, víctimas de explosiones de minas, familiares desaparecidos, y prisioneros de guerra.

Paralelamente, en colaboración, con las Sociedades Nacionales, se llevará a cabo una encuesta análoga en los países que han tenido la suerte de vivir sin guerras. Se desplegarán esfuerzos concretos por consultar a los militares, principales «usuarios» del DIH.

Los resultados de esta consulta se publicarán con la, esperanza de propiciar un debate mundial en el que participen personas de todas las esferas que se interesan por el tema, en particular, gobiernos, mandos militares, dirigentes comunitarios, académicos, periodistas, socorristas y personal de las organizaciones internacionales.

Se creará un sitio Internet don d e figurarán fragmentos de las experiencias relatadas, los resultados de la encuesta de opinión mundial, e información sobre la evolución de la campaña. Este sitio también' ofrecerá a los periodistas un acceso directo a artículos y documentales de interés humanitario. Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja promocionarán la campaña a través de sus canales de comunicación. También se pondrá a disposición una gran variedad de material: publicaciones, fotos, audiovisuales y el informe final de los resultados de la consulta.

Globalmente, la campaña tiene por, finalidad que la gente se familiarice con las normas de, DIH y la importancia de las mismas en situaciones de guerra. Aunque se compone de varias facetas, en definitiva se llevará a cabo por un sólo motivo: proteger mejor en épocas de conflicto armado.

Los Convenios de Ginebra de 1949 se fundan en ta idea de limitar y prevenir el sufrimiento humano durante los conflictos armados. Quienes no participan directamente en las hostilidades y quienes quedan fuera de combate por enfermedad, lesión, cautiverio o cualquier otra causa deben ser respetados y protegidos de las consecuencias de la guerra; quienes sufren deben ser ayudados y atendidos sin discriminación alguna.

Los Protocolos adicionales de 1977 completan esta protección, reforzando las normas que han de regir la conducta durante las hostilidades.



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2003 | Copyright