Volver a la página principal de la revista

Página suiguiente
 

Intervención inmediata

En el atardecer del 18 de octubre de 1988, el tren que iba llegando a la estación de Kafr el Dawar, al sur de Alejandría, iba ser desviado para dar paso al expreso francés que se dirigía a El Cairo, pero descarriló y entró a toda velocidad en la estación, aplastando todo lo que encontraba a su paso. En el accidente murieron 46 personas y 42 de las 77 lesionadas, perdieron algún miembro.

Las secciones de Beheira y Alejandría, de la Media Luna Roja de Egipto (MLRE), entraron inmediatamente en acción. La intervención estuvo a cargo del Comité de Socorro y los voluntarios de la juventud; se estableció un centro de emergencia que funcionaba las 24 horas, y se formó un grupo de trabajo para visitar a las familias de las víctimas.

Suzan Moubarak, Presidenta de la Sociedad Nacional, visitó a los lesionados que habían sido trasladados a diversos hospitales, y se reunió con los representantes oficiales de las secciones de Alejandría y Beheira para determinar la atención médica y social que se brindaría a las familias de los muertos y los lesionados. Tras una evaluación de las necesidades, la MLRE consiguió sillas de ruedas para los lesionados y prestó asistencia financiera a las familias más vulnerables. Además, en coordinación con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, se tomaron disposiciones para ofrecer oportuni-dades de empleo, a las familias que habían perdido a la persona que aseguraba el sustento.


Servicios para emigrantes

En un pequeño apartamento de dos habitaciones en el octavo piso de un edificio de oficinas del centro de Macao, la Sociedad de la Cruz Roja Filipina (SCRF) presta servicios directos a inmigrantes que son entre 15.000 y 20.000. Esta es la primera de las numerosas oficinas que la Sociedad Nacional entiende abrir para prestar los servicios psicosociales que tanto necesitan los trabajadores filipinos que han emigrado a otros países de Asia y Oriente Medio.

«Estamos aquí para ayudar», explica Leonor Inés Luciano, Presidenta de la Junta de Gobernadores de la SCRF, a un grupo de inmigrantes filipinos que se han reunido en una escuela de Macao para recibir información sobre el proyecto.

Muchos filipinos que viven en Macao trabajan en la hotelería, las mujeres de camareras y los hombres de guardias de
seguridad.

Un estudio reciente, comisionado por la Delegación Regional de Kuala Lumpur, de la Federación, demuestra que aun cuando la emigración tiende a ser beneficiosa
para el país natal, el país de inmigración y los propios emigrantes, muchos se exponen a la explotación.

A menudo, se encuentran en situación casi ilegal porque tienen problemas para conseguir documentos tales como la partida de nacimiento en el país natal. Por este motivo, se entiende que gran parte de la labor del Centro de Enlace de Cruz Roja Filipina, en Macao, consistirá en establecer el contacto entre los inmigrantes y las autoridades del país natal.


Salvar vidas

Los servicios de urgencia y ambulancias de la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina han ampliado el alcance de sus actividades. Gracias a las cinco ambulancias que el pasado noviembre le donara el CICR, la oficina de asuntos humanitarios de la CE y la Ciudad de Dusseldorf, Alemania, estos servicios funcionan en Gaza, añadiendose a los programas que se llevan a cabo en Cisjordania.

En Jan Younis, se ha abierto un centro de formación donde se imparten varios cursos a técnicos de urgencias médicas y se ha creado una moderna red de comunicación por radio.

Actualmente, las 45 ambulancias de la flota responden a un promedio de 2.000 llamadas mensuales, prestando asistencia a víctimas de accidentes de tráfico, infartos, ataques, accidentes de trabajo, quemaduras, y envenenamientos, así como a parturientas.


Nuevo director

El renovado Centro Henry Dunant de Diálogo Humanitario, con sede en Ginebra, ya ha iniciado su labor. Martin Griffiths fue nombrado Director Ejecutivo y se ocupa del funcionamiento diario de este centro. Veterano del quehacer humanitario, el Sr. Griffiths deberá abocarse a dos objetivos de talla: entablar un diálogo en el que quienes se ocupan de asuntos humanitarios intercambien experiencias en mesas redondas de carácter informal, y promover soluciones duraderas para los problemas humanitarios.


Cultura general

La delegación del CICR y la Media Luna Roja de Jordania, en cooperación con el Ministerio de Educación, han redactado la sección sobre el Movimiento que figura en el último capítulo del manual de historia del último año de bachillerato. Dicho capítulo comprende nociones de historia del mundo moderno; la colonización de los árabes; el mundo árabe después de la independencia; la creación de Jordania y sus instituciones democráticas; ideologías del mundo moderno; pactos y coaliciones económicas y militares contemporáneos; organizaciones regionales e internacionales, y organizaciones humanitarias independientes. Actualmente, hay 34.000 estudiantes matriculados en estos cursos.


Libros del mundo – un mundo de libros

Hace cinco años, la sección de Ginebra, de la Cruz Roja inició la original experiencia de la biblioteca intercultural destinada a los numerosos extranjeros que viven en Ginebra y, en parti-cular, a los refugiados. Este proyecto propicia la integración y permite consolidar la aceptación mutua de las diversas culturas representadas. Los 10.000 libros de la biblioteca comprenden ediciones en 115 idiomas y están repartidos en dos locales; la mayoría fueron donados por particulares, editoriales, y la Biblioteca Nacional. ¿Por qué no solicitar apoyo a otras Sociedades Nacionales para recaudar fondos? Karin Ducret, encargada de la biblioteca intercultural, asevera que se está barajando esta posibilidad.


50 estandartes para ilustrar los 50 años de los Convenios de Ginebra

Los Convenios de Ginebra que estipulan las normas que han de aplicarse en la guerra fueron firmados en Ginebra, el 12 de agosto de 1949. En la fecha exacta del cincuentenario, el CICR cuenta reunir a un grupo de personalidades de renombre internacional, entre ellas, Kofi Anan, Secretario General de la ONU, para emitir un llamamiento solemne que traduzca las preocupaciones y expectativas de miles de hombres y mujeres que sufren la tragedia de las guerras actuales.

Ese mismo día, comenzará la exposición de los 50 estandartes del artista Françoise Bridel, que contraponen imágenes y fragmentos de los Convenios de Ginebra o citas de hombres y mujeres víctimas de la guerra.

Los estandartes se colgarán en las paredes desnudas de varios edificios del centro y los alrededores de Ginebra, y en las principales calles y parques se colocarán más de un centenar de banderas. Estandartes y banderas podrán verse hasta el 6 de noviembre de 1999, fecha de clausura de la XXVII Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.


La Cruz Roja Francesa contra la violencia

De conformidad con su ideal de poner fin a la hostilidad, la Cruz Roja Francesa participa en el llamado «Grupo de los seis» que lucha contra cualquier manifestación de violencia, ya sea la violencia urbana de la que se habla en los medios de comunicación, o bien, la acallada violencia familiar e institucional.

Esta alianza de seis asociaciones –Ejército de Salvación, ATD Quart-Monde, Cruz Roja Francesa, Emmaüs Francia, Socorro Católico y Socorro Popular Francés– se propone sensibilizar a la colectividad sobre la necesidad de encontrar soluciones duraderas para combatir las distintas clases de violencia. A tales efectos, el 1 y 2 de octubre de 1999, comenzarán a celebrarse «jornadas sin violencia», que serán días de festejo y reflexión en los medios de comunicación, las familias, las escuelas y las empresas.

Gracias a esta coalición, se han creado grupos de reflexión y se ha movilizado una inmensa red, lo que acrecienta la repercusión de las actividades de cada asociación, en particular, las de los moderadores urbanos de la Sociedad Nacional que luchan contra la violencia urbana, entablando relaciones estrechas con los jóvenes y volvienda a crear referencias.


Redes familiares

La Media Luna Roja Somalí y el CICR lograron reanudar los lazos entre parientes separados por el conflicto que vive el país.

Los mensajes familiares se recolectan y distribuyen en las zonas urbanas que albergan a multitudes de desplazados, entre ellas, Hargeisa, Mogadiscio y Kismayo. Miles más, se intercambian con la ayuda de otras Sociedades Nacionales como por ejemplo la Cruz Roja de Kenia que entrega los mensajes de los somalíes de los campamentos de refugiados a los familiares que se encuentran del otro lado de la frontera. Las solicitudes de búsqueda se tramitan con la ayuda del servicio somalí de la BBC, cuya difusión de mensajes ha permitido que muchos somalíes localizaron a sus familias. El año pasado se transmitieron 29.000 mensajes familiares.


 
Página suiguiente


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2002 | Copyright