Volver a la página
principal de la revista
 
 

Vivimos momentos de peligro. Más de un año después de los dramáticos acontecimientos del 11 de septiembre de 2001 y la subsiguiente guerra de Afganistán, los actos de terrorismo y la lucha contra ellos siguen modelando los asuntos mundiales. La explosión de la bomba, que costó la vida a 180 personas en la isla de Bali, Indonesia, la crisis de rehenes en Moscú, que dejó un saldo de más de 100 muertos, y la acción militar permanente en Pakistán y Afganistán son los campos de batalla más recientes.

La presencia del Movimiento es uno de los pocos elementos estables en medio de esta guerra mundial. En todas partes del mundo puede haber batallas diversas, pero la misión y la labor del personal y los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja siguen siendo universales: prestar asistencia a las víctimas y garantizar el respeto del imperio de la ley durante la guerra tal como estipulan los Convenios de Ginebra.

Este número se centra en el quehacer del Movimiento respecto al terrorismo y la lucha contra el mismo. ¿De qué manera podemos ser más útiles para la comunidad internacional frente a esta crisis? La respuesta, en realidad, es bastante simple: tenemos que perseverar en nuestros principios.

Humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad; estos siete Principios fundamentales guían la labor de cada Sociedad Nacional, el CICR y la Federación Internacional. En varios artículos de este número se dan ejemplos fehacientes de la aplicación de dichos principios. De Nigeria a Indonesia, el personal y los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se arriesgan hasta la propia línea del frente para cumplir su labor.

Más de una vez, nosotros, en el Movimiento, olvidamos u omitimos esos principios, lo que siempre tiene consecuencias catastróficas. A medida que el mundo se va polarizando, debemos renovar nuestro compromiso con todos ellos. Tenemos que garantizar que no sean un simple legado de nuestra larga trayectoria sino un factor de cohesión y el núcleo de nuestro quehacer cotidiano. Además, debemos utilizarlos para fomentar la solidaridad en un mundo cada vez más dividido y conflictivo


Jean-François Berger
Redactor del CICR

Jean Milligan
Redactora de la Federación


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2002 | Copyright