x

Volver a la página
principal de la revista



Fotos siguientes

Guerra en Iraq

 

Después de haber sufrido dos guerras en los últimos 20 años —la guerra contra Irán en los años ochenta y la guerra del Golfo en 1991, Iraq debe afrontar nuevamente un conflicto bélico tras la ofensiva lanzada, el pasado 20 de marzo, por las fuerzas de coalición estadounidenses y británicas.

En este sombrío contexto, el CICR ha recordado a los beligerantes su obligación dimanante de los Convenios de Ginebra de proteger la vida y preservar la dignidad humana. En una conferencia de prensa dada pocas horas después del comienzo de las hostilidades, el presidente del CICR, Jakob Kellenberger, declaró: "La guerra tiene límites. La población civil debe ser respetada y protegida... Los ataques indiscriminados están prohibidos, como también lo están las amenazas o los actos de violencia cuya finalidad principal sea aterrorizar a la población civil".

Aunque todavía es prematuro hacerse una idea precisa de las necesidades humanitarias, no cabe duda de que serán enormes habida cuenta de los 12 años de sanciones económicas que ha tenido que soportar la mayoría de la población iraquí. Por otro lado, la reciente suspensión del programa "petróleo por alimentos" está menoscabando seriamente el frágil equilibrio nutricional en el país.

Actividades del Movimiento
El Movimiento, con el CICR como organización directora, ha movilizado todas sus fuerzas para enfrentar los graves problemas que se plantean a Iraq y a las regiones colindantes, particularmente en el ámbito de la salud, del agua y del saneamiento.

Otro serio motivo de preocupación es la cuestión de los prisioneros de guerra y las personas desaparecidas, en favor de los cuales el CICR actúa como intermediario neutral. Para la Federación, la prioridad es apoyar la acción que están realizando la Media Luna Rojade Iraq y las Sociedades Nacionales de los países vecinos, sobre todo en caso de masiva afluencia de refugiados a Irán, Jordania, Siria y Turquía. "Unas 30 unidades de intervención de urgencia están listas para prestar ayuda esencial en el ámbito de la salud, por medio de hospitales y dispensarios de campaña, y del abastecimiento de agua potable, gracias a los equipos especializados y al material de agua y saneamiento", explicó Didier Cherpitel, secretario general de la Federación.

Primeros auxilios
Los miembros del personal y los voluntarios de las 18 filiales del país están manos a la obra prestando asistencia médica, pese a que su capacidad de acción es bastante reducida debido a las operaciones militares desplegadas en las diversas ciudades.

Agua
Desde la guerra del Golfo, el acceso al agua potable en Iraq se ha convertido en un grave problema puesto que las estaciones de bombeo y las plantas de tratamiento de agua dejaron de funcionar. Preocupan cada vez más las consecuencias directas que puede tener la guerra en las principales instalaciones de producción de agua. Por consiguiente, la prioridad es proteger y mantener estas instalaciones en todo el país.

El 22 de marzo, el abastecimiento de agua en Basora quedó interrumpido a causa de los intensos combates. El CICR y las autoridades locales lograron instalar un conducto de agua desde el río Chatt el Arab, pero esta solución es insuficiente y precaria. El CICR ha tomado también medidas para distribuir agua a las zonas de Bagdad que no están conectadas a la red de abastecimiento. Se suministraron tabletas potabilizadoras a la Sociedad Nacional.

Salud
Preocupa al CICR el hecho de que, en caso de nuevos daños a las centrales eléctricas o los cables de alta tensión, las instalaciones de producción de agua dejen de funcionar, lo cual tendrá consecuencias directas en la situación sanitaria general de la población.

Por otro lado, el CICR centra su labor en la asistencia a las víctimas de guerra. En Bagdad, la Institución dispone de importantes reservas de material quirúrgico para el tratamiento de heridos. El personal de los depósitos se encarga de aprontar los suministros quirúrgicos (surtidos de material quirúrgico, apósitos, instrumentos quirúrgicos, anestésicos y bolsas para cadáveres) para su distribución inmediata a los hospitales que puedan necesitarlos.

Personas desplazadas
Se calcula que unas 400.000 personas han abandonado sus hogares y están actualmente desplazadas en el norte de Iraq. Muchas de ellas han huido desde distintas partes de Iraq hacia el norte, a las zonas controladas por los kurdos, mientras que otras, residentes en el norte del país, han escapado de las ciudades hacia las zonas rurales. Los equipos del CICR sobre el terreno y las autoridades locales estiman que las necesidades no son considerables, aunque algunos miles de personas, especialmente los grupos de la primera categoría, pueden considerarse como vulnerables.

La mayoría de los desplazados partió antes del comienzo de las hostilidades, dejando la ciudad por otras localidades. Muchos han encontrado albergue en edificios públicos o en casa de familiares. Los equipos del CICR realizan evaluaciones diarias de las condiciones de los desplazados internos y brindan a los más necesitados ayuda de emergencia (artículos no alimentarios, como mantas , hornillos, calentadores, artículos de higiene, bidones, etc.).

Otras personas desplazadas
A fines de marzo, no se habían registrado mayores movimientos de población hacia las fronteras. Los nacionales de terceros países han sido acogidos en un campamento en Jordania, administrado por la Federación y la Media Luna Roja de Jordania. El CICR puso a disposición teléfonos para que las personas que lo desearan pudieran dar noticias y tranquilizar a sus familiares. Se ha prestado asistencia alimentaria en cantidad limitada.

Prisioneros de guerra
Se han hecho prisioneros de guerra en ambos bandos. Estos prisioneros, capturados en el contexto de un conflicto armado internacional, están protegidos por el III Convenio de Ginebra. Incumbe a las autoridades detenedoras la responsabilidad de velar por su bienestar y su seguridad. Según lo dispuesto en el III Convenio de Ginebra, se solicita al CICR que visite a los prisioneros de guerra, registre sus datos y supervise sus condiciones de detención. "Los beligerantes ha reafirmado su claro compromiso de que los Convenios de Ginebra serán aplicados", señaló Baltasar Stähelin, delegado general del CICR para Oriente Medio".

Jean-François Berger, redactor, CICR, Jean Milligan, redactora, Federación, Nada Doumani, encargada de prensa en Ginebra, y Roland Huguenin, delegación del CICR en Bagdad.

23 de marzo de 2003. Soldados estadounidenses entran en la ciudad
de Nasiriya, en el sur de Iraq.

21 de marzo de 2003. Un niño de cuatro años con quemaduras en gran parte de su cuerpo a causa de los bombardeos aéreos lanzados por las fuerzas estadounidenses contra Bagdad es atendido en el Hospital Universitario de Al-Kindi. El CICR suministra con regularidad material quirúrgico a los hospitales iraquíes.

Fotos siguientes




Arriba | Contáctenos | Créditos | Webmaster | Revista anteriore


© 2003| Copyright