Volver a la página principal de la revista

Página précédante

 

China da la bienvenida al CICR

En diciembre de 2002, el presidente del CICR, Jakob Kellenberger, hizo una visita a China, durante la cual se entrevistó, entre otras personas, con el presidente Jiang Zemin, que también es presidente honorario de la Cruz Roja China. Las conversaciones versaron principalmente sobre la delegación que el CICR abrirá próximamente en Beijing, cuyo objetivo será promover el derecho internacional humanitario, desarrollar actividades de cooperación con la Cruz Roja China y estrechar los contactos con los círculos diplomáticos. Como primera medida, y a petición de la Sociedad Nacional, el CICR establecerá un centro ortopédico en la provincia de Yunán. "Esperamos producir mil prótesis por año con una plantilla de tres expatriados y 12 empleados nacionales durante tres años, y traspasar luego el centro a la Cruz Roja China", destacó Jean-Marc Bornet, delegado zonal para el sudeste asiático. A más largo plazo, este servicio de rehabilitación debería beneficiar a unos 10.000 amputados, principalmente víctimas civiles de la guerra sino-vietnamita de 1979.


Guerra civil en Côte d'Ivoire

Casi cuatro meses después de desencadenarse la violencia, Côte d'Ivoire sigue sumida en una guerra civil. Las tropas rebeldes controlan la mitad norte del país y hay insurgentes en Bouaké (Mouvement patriotique de Côte d'Ivoire) y en Man (Mouvement populaire ivoirien du Grand Ouest, Justice et Paix).

Desde que estallaron los enfrentamientos, miles de personas han huido hacia el sur, escapando de los combates. Por otra parte, según cálculos del ACNUR, más de 53.000 personas buscaron refugio en Liberia y unas 3.000 en Guinea cuando el conflicto se extendió hacia el oeste del país a mediados de noviembre, mientras otros huyeron a Malí y Burkina Faso.

El CICR, en colaboración con la Cruz Roja de Côte d'Ivoire, respondió de inmediato a las necesidades de la población civil afectada por el conflicto, distribuyendo víveres y otros suministros en diversos centros de acogida provisionales. Se prestó también asistencia médica a varios centros sanitarios en todo el país. En Bouaké, la Sociedad Nacional estableció un sistema de dispensarios móviles para proporcionar atención médica a los residentes de los diferentes barrios.

El CICR despliega actividades principalmente en las zonas de conflicto y tiene equipos en Bouaké, Yamuysukra, Korhogo y Man. Además, los delegados visitan a las personas detenidas en relación con el conflicto en los lugares de detención bajo control del Gobierno y de los rebeldes.



La Cruz Roja por televisión

El CICR en colaboración con la Cruz Roja Rusa acaba de producir cuatro videoclips que se difundirán en los canales nacionales de televisión, así como en las regiones de la Federación de Rusia, con el apoyo de las filiales de la Sociedad Nacional. La finalidad del proyecto es lograr que la Cruz Roja sea conocida omo una importante organización humanitaria que actúa en Rusia y en el resto del mundo, y contribuir a sensibilizar al público sobre su labor en las zonas de conflicto y en las regiones afectadas por catástrofes naturales.

El contenido de los clips es bastante general. En ellos se reflejan diferentes aspectos de las actividades de la Cruz Roja: asistir a pacientes tuberculosos, distribuir ayuda, practicar cirugía de guerra, prestar socorro a las víctimas de desastres naturales, proteger a los prisioneros de guerra. Uno de los clips está dedicado totalmente al artículo 3 común a los Convenios de Ginebra. De unos 15 segundos de duración cada uno, los clips son en blanco y negro con los símbolos de la cruz roja y la media luna roja en color, lo que hace resaltar las dificultades que enfrenta la Cruz Roja en su labor. Los cuatro clips terminan con un breve e impactante mensaje: "La Cruz Roja: protección, asistencia, esperanza". Las Sociedades Nacionales interesadas en obtener una copia se pueden poner en contacto con la delegación del CICR en Moscú.


Ciclón Zoe

El ciclón Zoe, con vientos de hasta 300 km por hora, ha sido uno de los más devastadores de la región del Pacífico. Las islas más afectadas fueron Tikopia y Anuta cuya población total es de 2.000 habitantes. Una inspección aérea mostró la destrucción generalizada de casas y cultivos. La Cruz Roja de las Islas Salomón y la Federación, por intermedio de su delegación regional en Fiji, han estado al frente de las actividades de socorro. "Es un milagro que no haya muertos. Algunos pueblos costeros fueron literalmente arrasados y los cultivos y campos sufrieron cuantiosos daños. Llevará cierto tiempo a las islas y sus residentes recuperarse del desastre", indicó Jeong Park, de la oficina regional de la Federación en Suva, capital de Fiji.

Se distribuyeron a los habitantes víveres, mantas y carpas. Además, el CICR suministró utensilios de cocina, semillas y avíos para pescar. Las Sociedades de la Cruz Roja de Japón, Australia y Nueva Zelandia han ofrecido también su asistencia.

Un equipo médico y un voluntario de la Cruz Roja viajaron también a las islas para evaluar la situación.

Página précédante


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2002 | Copyright