x

Volver a la página
principal de la revista



Fotos siguientes

Restañar las heridas tras el terremoto de Argelia

 

Ben Salem perdió a toda su familia en el terremoto que sacudió Argelia, el 21 de mayo, dejando un saldo de más de 2.200 muertos, cerca de 10.000 heridos y al menos 20.000 familias damnificadas. Se encontraba de viaje de negocios en París y al regresar se enteró de que su esposa, sus dos hijos y su madre habían quedado sepultados bajo los escombros de su casa en Boumerdes.

Ben Salem no podía creerlo. Recorrió sin cesar lo que fue su casa, llamando a sus seres queridos y luego a los vecinos que le decían que nadie habría podido sobrevivir al derrumbe del edificio. Este hombre lucha para sobrellevar su tragedia.

La Media Luna Roja Argelina, que se movilizó inmediatamente después de la catástrofe, ha estado asistiendo a cientos de personas como Ben Salem. El personal y los voluntarios se pusieron sin demora a trabajar, participando en las actividades de búsqueda y rescate, dispensando primeros auxilios, trasladando los heridos al hospital, movilizando a los donantes de sangre y distribuyendo socorros.

Una vez terminada la emergencia, la Media Luna Roja Argelina formó equipos de intervención y comités locales para coordinar y organizar la operación en cinco de los lugares más afectados: Argel, Rouiba, Boumerdes, Thenia y Bourdznail.

Hoy, la Sociedad Nacional, con el apoyo de la Federación Internacional, está centrando su acción en las personas que perdieron su hogar y levantó 600 tiendas de campaña para alojar a 6.000 personas en 11 emplazamientos diferentes. Se prevé que los campamentos estén abiertos por un período de transición de seis meses, mientras se construyen nuevas viviendas.

“Las personas están conmocionadas, atemorizadas y perdidas”, comenta Fateh Khallab, una voluntaria, y añade que la fe de la gente es la que les ayuda. Un desastre natural, al parecer, es más fácil de sobrellevar que un desastre causado por el hombre. “Es una prueba de Dios”, dice Fateh.

Después de años de guerra civil, la Media Luna Roja Argelina está en primera línea de la respuesta nacional en casos de emergencia. Ha adquirido una gran experiencia en la asistencia y el apoyo psicológico brindados a cientos de víctimas de la violencia. Tras el terremoto, la Media Luna Roja Argelina y la Cruz Roja Española aprovecharon esta experiencia y establecieron rápidamente una unidad que ofreció apoyo psicológico a la población. La unidad también se encargó de atender a los heridos y tratar diferentes afecciones como problemas respiratorios causados por el polvo de las demoliciones de edificios. Según el Dr. Carlo Urkid, que dirigió la unidad, “Muchos pacientes sufren de estrés, traumas y problemas estomacales causados por el miedo constante”.

Desde el terremoto, la Federación Internacional, mediante la Media Luna Roja Argelina, incrementó considerablemente su asistencia a las víctimas del terremoto. La ayuda tiene por objeto sacar de apuro, en los próximos meses, a las familias más vulnerables, las que se quedaron sin hogar y que perdieron casi todo.

“Calculamos que la operación dure un año, todo dependerá de cuándo los sobrevivientes podrán mudarse a las nuevas viviendas y reanudar una vida normal”, observa Abbas Gullet, director del Departamento de Gestión de Desastres de la Secretaría de la Federación
Internacional en Ginebra. “Planeamos también ayudar a la Media Luna Roja Argelina para que fortalezca sus programas de prevención de desastres, por ejemplo impartiendo más formación a su personal y a sus voluntarios, equipando y reabasteciendo sus depósitos y garantizando una capacidad logística y de transporte suficiente”.

Rana Sidani
Ex delegada regional de información de la Federación Internacional en Ammán, Jordania.


TODAS LAS FOTOGRAFÍAS: CHRISTOPHER BLACK / FEDERACIÓN INTERNACIONAL

Días después del terremoto, la gente seguía cavando entre los escombros de los edificios de apartamentos en Bourmedes. “La gente espera milagros, pero los milagros ya se acabaron en Bourmedes”, dice Mostafa Lahici, coordinador de la Media Luna Roja Argelina en la región.

Los equipos de rescate y los voluntarios trabajaron día y noche para tratar de salvar a los cientos de habitantes de este edificio. Desgraciadamente, la búsqueda de sobrevivientes fue en vano.

Ayudar a los niños a superar los traumas emocionales causados por el terremoto requiere tiempo y mucha experiencia. Para la Media Luna Roja Argelina, el apoyo psicológico a los niños es una de sus actividades más importantes.

Fotos siguientes




Arriba | Contáctenos | Créditos | Webmaster | Revista anteriore


© 2003| Copyright