Volver a la página principal de la revista

Una carrera contra reloj

Como miles de sus colegas en el mundo, los técnicos sanitarios de emergencia de la Media Luna Roja Palestina (MLRP) están acostumbrados a salvar vidas y a mantenerse en alerta. En caso de emergencia, estos profesionales debidamente capacitados en el ámbito de la atención prehospitalaria responden con prontitud.

La diferencia entre los equipos del servicio médico de emergencia de la MLPR y sus homólogos en el resto del mundo es que aquéllos trabajan en un contexto de ocupación y conflicto. Después de llegar al lugar del incidente, aunque vean a un niño herido en el suelo o a una mujer que pide auxilio desde la puerta de su casa para que socorran a su marido que ha tenido un ataque al corazón, no pueden prestar ayuda de inmediato.

Para poder atender al paciente y tener acceso a él sin correr riesgos, el equipo de técnicos sanitarios de emergencia tiene que presentar una solicitud de “coordinación”. Este proceso requiere la participación del CICR, que se comunica con las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI), para obtener autorización y permitir así a la ambulancia de la MLRP entrar en la zona por motivos humanitarios. Vale decir que los técnicos sanitarios deben mirar y esperar hasta obtener “luz verde”. Psicológicamente es una prueba muy dura para quienes escogieron la profesión de ayudar a las personas que necesitan ser atendidas y trasladadas con urgencia. Aun con tal coordinación y tras conseguir la necesaria autorización para penetrar en la zona, a veces los soldados han disparado contra los técnicos sanitarios, que han resultado heridos e incluso muertos al intentar desempeñar su misión humanitaria y médica. En tales condiciones, la MLRP ha venido dispensando los servicios sanitarios de emergencia durante los últimos cuatro años de la segunda intifada.

Fuera de las frecuentes operaciones militares, hay cientos de puntos de control y barreras, así como la barrera de Cisjordania, que obstaculizan la labor de asistencia de los técnicos sanitarios en favor de la población palestina. Para salvar esos obstáculos, a menudo se precisa, aunque no siempre, la coordinación del CICR. Sin embargo, ello causa demora e impide una respuesta rápida, lo que a veces agrava el estado del paciente que ha pedido asistencia.

Trasladando al hospital a un paciente del campamento de refugiados de Kalandia, cerca de Ramala. © CARINA APPEL / CICR

 

La Sociedad Nacional palestina se convirtió en 1996 en el principal proveedor de servicios sanitarios de emergencia de la población de Cisjordania y la Franja de Gaza, después de que la Autoridad Nacional Palestina le otorgara el mandato de prestar servicios de ambulancia en los Territorios; tiene una red de filiales bien arraigada y brinda numerosos servicios humanitarios en el plano social y sanitario, servicios de ambulancia inclusive. Desde entonces, ha llevado a cabo sus tareas, a menudo en circunstancias muy difíciles con un excepcional grado de profesionalismo y dedicación.

El contexto en el que la MLRP presta sus servicios sanitarios de emergencia se complica aún más por el hecho de que otras ONG, hospitales, actores privados y el Ministerio de Salud proporcionan también servicios de “ambulancia”. La mayoría de esos actores utiliza vehículos señalados como ambulancias, que llevan a menudo una media luna roja o una cruz roja o ambos signos. La plétora de proveedores de servicios de ambulancia hace que el público y las FDI tengan dificultades en distinguir el papel y la función de los servicios sanitarios de emergencia de la MLRP, menguando aún más el acceso y la seguridad de sus operaciones. Es necesario promover y promulgar un proyecto de ley con el fin de reducir el uso abusivo del emblema y facilitar así el trabajo de los servicios sanitarios de emergencia de la MLRP. Por otra parte, la Sociedad Nacional está promoviendo el establecimiento de una comisión de servicios sanitarios de emergencia para regular mejor la prestación de los servicios de ambulancia.

© DANA BANKE / CICR

Algunas cifras

• El número de teléfono nacional “1-0-1”.
• Una sede, 7 puestos principales y 23 puestos secundarios en Cisjordania, 6 puestos principales y un puesto secundario en la Franja de Gaza.
• Un mínimo de 44 vehículos que se mantienen en alerta día y noche.
• El servicio atiende unas 7.200 llamadas por mes.

La MLRP se ha esforzado por organizar servicios sanitarios de emergencia profesionales, pese a la falta de legislación, y prestar una asistencia que se avenga con las prácticas idóneas internacionales de atención prehospitalaria. La Sociedad Nacional ha establecido un centro de capacitación de servicios sanitarios de emergencia para técnicos sanitarios, a nivel básico e intermedio, así como para conductores y repartidores. Se ha comenzado a revisar el programa del centro de enseñanza no sólo para actualizar los cursos que se imparten sino también para incluir un programa de nivel paramédico. La MLRP ha establecido también normas para sus vehículos y el equipo y material que éstos transportan.

Pero no es el sistema el que da la fuerza al servicio sanitario de emergencia sino el personal y los voluntarios que atienden el teléfono y acuden en las ambulancias. Las personas como Luay Radad, de 30 años, que empezó como voluntario en 1997, ha ido progresando en el servicio, fue director de la central en Ramala y luego en Jericó y hoy es miembro del cuerpo docente del centro de enseñanza de servicios sanitarios de emergencia, y se encarga de transmitir a otra generación el conocimiento y las aptitudes que ha adquirido. Luay, como muchos otros técnicos sanitarios, no se arredra ante la situación en que trabaja el servicio. En cambio, afirmó que ello le ha dado a él y a sus colegas la voluntad de alcanzar mayores niveles de competencia y capacitación para garantizar que quienes requieren sus servicios reciban la atención profesional y de alta calidad. Luay se entrega de lleno tanto a la Media Luna Roja Palestina como a la profesión de técnico sanitario y espera que en el futuro se le siga dando la posibilidad de mejorar el servicio.

 

Dana Banke
Responsable de comunicaciones del CICR en Ramala.

Entrevista a Younis Al-Khatib, presidente de la Media Luna Roja Palestina

¿Qué consejos daría a otras Sociedades Nacionales que manejan un servicio sanitario de emergencia en una zona de conflicto?
“Está de más recalcar la importancia que tiene en tiempos de conflicto y de paz el respeto de los Principios Fundamentales. En la prestación de servicios de emergencia, la protección y el respeto de la labor de las misiones médicas en las zonas de conflicto son cruciales para que estas misiones puedan aliviar el sufrimiento y salvar vidas. Es importante asimismo que las Sociedades Nacionales que actúan en entornos bélicos compartan sus experiencias y determinen los ámbitos en que puede establecerse una cooperación mutua”.

 

En su opinión, ¿cuáles son los principales obstáculos que se plantean diariamente al
servicio sanitario de emergencia en el terreno?

“En la situación actual el acceso es el principal impedimento para la labor de la Media Luna Roja Palestina. El acceso no sólo a nuestros servicios sanitarios de emergencia sino también a los demás servicios humanitarios que prestamos tales como la atención primaria de salud, la rehabilitación y el bienestar social”.

¿Por qué el servicio sanitario de emergencia es tan emblemático de la Sociedad Nacional
palestina y del pueblo palestino para la gente que está fuera de los territorios palestinos?

“Como proveedor del servicio nacional de emergencia, la Media Luna Roja Palestina cuenta con más de 30 puestos y subpuestos en Cisjordania y Gaza. Los equipos pueden llegar hasta las áreas más remotas. La Sociedad Nacional palestina se ha destacado desde el comienzo del conflicto en septiembre de 2000. Ha aumentado el número de técnicos sanitarios capacitados y de ambulancias, además del establecimiento de puestos secundarios en zonas distantes. Los equipos móviles de emergencia y el número de emergencia 101 han formado parte también de la expansión en respuesta a las necesidades de la población. El profesionalismo de los equipos médicos en el terreno y su compromiso y sacrificio para salvar vidas simbolizan la misión humanitaria de la Media Luna Roja Palestina”.

¿Qué enseñanzas se han extraído desde que se puso en marcha el servicio sanitario de emergencia?
“La seguridad y el compromiso de los equipos para trabajar conforme a los protocolos y normas son una de nuestras máximas prioridades, además de una planificación y un control adecuados. Asimismo es muy importante impartir una formación permanente y cursos de reciclaje a los equipos”.


Arriba Contáctenos Créditos Webmaster © 2005  Copyright