Volver a la página principal de la revista

 

Inundaciones en el Cuerno de África

Las graves y anormales inundaciones registradas en Etiopía en agosto costaron la vida a más de 600 personas, mataron miles de reses y destruyeron más de 42.000 hectáreas de cultivos. Los riesgos que puede entrañar esta catástrofe son la inseguridad alimentaria y la muerte de personas a causa de las enfermedades transmisibles por el agua. Los voluntarios de la Cruz Roja Etíope participaron en la labor de búsqueda y rescate, distribuyeron socorros y brindaron apoyo psicosocial. En el vecino Sudán, 9.000 familias residentes a lo largo del Nilo y del Nilo Azul tuvieron que dejar sus hogares tras las inundaciones que causaron destrozos a más de 7.000 viviendas, escuelas, tiendas y dispensarios y sumieron bajo el agua vastas porciones de tierra. El personal y los voluntarios de la Media Luna Roja Sudanesa participaron en el rescate de personas, entregaron artículos de reserva e instalaron fuentes de agua potable. La Federación Internacional lanzó llamamientos de emergencia para ambos desastres.

 


©CANDAC EFEIT / REUTERS,
CORTESÍA DE www.alertnet.org

 


Las Marionetas ayudan

En el pueblo de Klaten, 200 niños siguieron deleitados un espectáculo de marionetas montado por los trabajadores de apoyo psicosocial de la Cruz Roja Indonesia para ayudarlos a superar el trauma causado por el terremoto. Sin despegar la vista de las marionetas, los niños se reconocieron en los personajes representados y se divirtieron. El espectáculo es parte de un programa para ayudar a los niños y sus padres a vencer el miedo y el dolor tras el terremoto, que sacudió la región de Yogyakarta el 27 de mayo, cobrándose la vida de más de 5.700 personas y dejando a cientos de miles sin techo. La coordinadora Ibu Agnes Widyastuti, de 24 años, estimula a los niños a expresarse. “Guardarán un buen recuerdo de este día y estoy segura de que podrán ser felices nuevamente”.

 


©PHIL VINE / FEDERACIÓN INTERNACIONAL

 


Sri Lanka

Los combates han proseguido de manera intermitente en el norte y el este de Sri Lanka, causando bajas y dando lugar al desplazamiento de personas. Se calcula que hay unos 200.000 desplazados internos. La circulación por carretera entre la península de Jaffna y el resto del país quedó interrumpida el 11 de agosto. La población de la península ha tenido que soportar esta situación de aislamiento y su mayor preocupación es saber si seguirá siendo abastecida con regularidad. La mayoría de los 40.000 desplazados en Jaffna viven con familias de acogida o en establecimientos escolares, centros comunitarios o casas abandonadas. Han recibido alimentos del gobierno y de donantes privados. El CICR les ha distribuido artículos de aseo.

Desde junio de 2006, el CICR ha incrementado su asistencia en las zonas afectadas por el conflicto y ha suministrado artículos de primera necesidad para 60.000 personas y socorros médicos a 12 hospitales y otros centros de salud en el norte y el este del país. También está respaldando al dispensario móvil de la Cruz Roja de Sri Lanka que presta a las familias desplazadas atención primaria de salud en los distritos de Jaffna, Trincomalee y Batticaloa. Entre tanto el CICR continúa visitando a las personas detenidas por razones de seguridad.

 



©NG, NORMAN / CICR



Violencia en Gaza

Desde agosto de 2006, la situación en la Franja de Gaza no ha cesado de deteriorarse. Al mismo tiempo, en territorio israelí continúan cayendo cohetes lanzados desde Gaza, lo que pone en peligro la vida y los bienes de los civiles.

En una operación desplegada por las Fuerzas de Defensa de Israel a comienzos de noviembre en Beit Hanún, más de 90 palestinos perdieron la vida y centenares resultaron heridos, entre ellos muchos civiles. El 3 de noviembre, dos miembros del personal paramédico de la Media Luna Roja Palestina (MLRP) fueron muertos mientras cumplían su labor humanitaria de salvamento en Beit Lahiya (suroeste de Beit Hanún). En la madrugada del 8 de noviembre, 18 personas, entre ellos 14 mujeres y niños, resultaron muertas y otras 60 heridas durante operaciones militares israelíes.

El CICR exhortó a Israel a que respete sus obligaciones dimanantes del derecho internacional humanitario, que prohíbe los ataques contra los civiles. “Toda pérdida de vidas civiles no hace sino alimentar el conflicto y generar más pérdidas, sufrimiento y dolor”, dijo Dominik Stillhart, jefe de la delegación del CICR en Israel y en los territorios palestinos.

Desde agosto, el CICR ha facilitado la circulación de ambulancias gestionadas por la MLRP y el Ministerio de Salud para que los heridos puedan ser evacuados y atendidos sin riesgo. Distribuyó al Ministerio de Salud suministros médicos esenciales para tratar a los heridos de guerra.

El 13 de agosto, el CICR reanudó el programa de visitas familiares a los detenidos palestinos en prisiones israelíes. Al 8 de noviembre, 3.040 familiares habían visitado a 1.392 detenidos en lugares de detención israelíes. Se mantuvo asimismo en contacto con las autoridades competentes y los diversos grupos palestinos para obtener acceso al soldado israelí capturado, Gilad Shalit.

 


©JEAN MOHR / CICR

 

 


Mala racha en China

Violentos tifones, inundaciones y sequías se abatieron sobre China cobrándose la vida de unas 2.200 personas y forzando a otros 13 millones a abandonar su hogar entre mayo y septiembre. En el sur de China las familias se esforzaban por hacer frente a las graves inundaciones que destruyeron los cultivos y mataron a los animales, mientras que en las zonas del norte y el oeste la población soportaba una terrible sequía. Diecinueve millones de personas no tenían más que las fuentes de agua contaminada para beber. La Cruz Roja China y la Federación Internacional proporcionaron primeros auxilios, alimentos, mantas y carpas a los damnificados por las lluvias y emitió un llamamiento de emergencia.
©AMIT DAVE / REUTERS, CORTESÍA DE www.alertnet.org

 


©STRINGER SHANGHAI / REUTERS, CORTESÍA DE www.alertnet.org

©PAUL YEUNG / REUTERS, CORTESÍA DE www.alertnet.org


Redondeando cifras en Suecia

En el marco de una nueva colaboración con las cadenas de tiendas de ropa que hace de los clientes embajadores de la Cruz Roja, se pidió al público sueco que después de hacer sus compras donara las monedas sueltas a la Cruz Roja Sueca. La idea es muy atractiva y puede aportar mucho, según asegura Johan af Donner, jefe de comunicación y obtención de fondos de la Sociedad Nacional sueca. El año pasado, los clientes compraron ropa por un valor de 825 millones de dólares estadounidenses antes de Navidades.


©CRUZ ROJA SUECA


Desastre en la India

Las más graves inundaciones de los últimos decenios provocaron la muerte de unas 130 personas y dejaron un millón sin hogar en las partes central y occidental de la India entre junio y septiembre. A raíz de las fuertes lluvias y las inundaciones intempestivas, poblados y cultivos resultaron destruidos, los caminos dañados, el ganado diezmado y las fuentes de agua contaminadas. La Cruz Roja de la India, en coordinación con otras organizaciones, asistió en la labor de rescate y distribuyó ropa, utensilios de cocina, baldes, toallas, mantas y sábanas.

 


©AMIT DAVE / REUTERS, CORTESÍA DE www.alertnet.org


El islam y el derecho humanitario

Del 18 al 20 de septiembre, en la sede de la Media Luna Roja Afgana, en Kabul, se celebró una conferencia sobre el islam y el derecho humanitario en la que participaron 42 líderes religiosos procedentes de 32 provincias afganas. Durante este evento, organizado por el CICR y la Media Luna Roja Afgana, se examinaron las semejanzas y diferencias entre los valores islámicos y el derecho humanitario a fin de que las víctimas del intenso conflicto en Afganistán gocen de una mejor protección y asistencia.

En un momento en que el recrudecimiento de la violencia en Afganistán está teniendo graves consecuencias para amplios sectores de la población, resulta oportuno el debate con los líderes religiosos desde la perspectiva de los valores islámicos. Este debate se centra en las normas fundamentales del derecho humanitario como la obligación de proteger a los heridos, los detenidos y los civiles y prestar ayuda a las víctimas de la guerra. “Aunque dispone de conjuntos de normas para situaciones diferentes, el islam contiene normas similares a las del derecho internacional humanitario. La labor del CICR de atender a los heridos y enfermos, proteger a los detenidos y transportar los restos mortales se aviene con la tradición islámica”, explica Mufti Habib-ur-Rahman, profesor de la Facultad de Teología de Jost, en el sudeste de Afganistán. “Son cruciales los contactos estrechos con los líderes, para granjearse una aceptación general y propiciar las condiciones de seguridad que necesitamos a fi n de efectuar nuestras actividades”, puntualiza Reto Stocker, jefe de la delegación del CICR en Afganistán.

El CICR ha organizado tres eventos de índole similar en Pakistán (2004), Yemen (2005) y Marruecos (2006). Prevé organizar otras reuniones de este tipo en el futuro cercano.

 


©OLIVIER MOECKLI / CICR


Erupción en Ecuador

El 16 de agosto, el volcán Tungurahua de Ecuador, hizo erupción dañando casas, destruyendo cultivos y obligando a la población a ser evacuada. Nubes de gas y lava han destruido todo alrededor del volcán. La Cruz Roja Ecuatoriana proporcionó primeros auxilios, atención primaria de salud, mascarillas, anteojos protectores y asistencia psicosocial para apoyar a los que perdieron no sólo sus pertenencias sino también el trabajo y el sustento. Temiendo nuevas erupciones, el personal y los voluntarios de la Cruz Roja se mantuvieron en alerta y la Federación Internacional hizo un llamamiento para ayudar a 5.000 damnificados durante cinco meses. Los fondos solicitados permitirán distribuir artículos de higiene y limpieza, suministrar alimentos e impartir educación comunitaria sobre la reducción de riesgos. Además, 1.400 niños recibirán ayuda para superar el trauma causado por la catástrofe.

 


©GUILLERMO GRANJA / REUTERS, CORTESÍA DE www.alertnet.org

 

 


Acción contra las municiones
de racimo

La historia ha demostrado que las municiones de racimo no son de precisión, son poco fiables y su uso tiene graves repercusiones para la población civil. A menudo no estallan al impactar como deben hacerlo, y causan muertos y heridos entre los civiles mucho después de terminado el conflicto. Laos y Afganistán se han enfrentado durante decenios a este problema. Más recientemente, decenas de civiles libaneses han sido víctimas de estas municiones en el conflicto armado registrado en julio y agosto de 2006.

El CICR hizo ante la Tercera Conferencia de Examen de la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales un llamamiento para reducir el peligro que plantean las municiones de racimo. Instó a los Gobiernos a que prohibieran el uso de estas municiones contra cualquier objetivo militar situado en zonas pobladas, a que cesaran inmediatamente su empleo y a que prohibieran su transferencia a otros países. El CICR también ofreció organizar una reunión de expertos a comienzos de 2007 con el propósito de determinar los aspectos de un posible tratado del derecho internacional humanitario que regule mejor el uso de estas armas.

 


De Chechenia a Daguestán

Diez familias desplazadas procedentes de Chechenia residentes en Daguestán pudieron iniciar este año una actividad comercial propia gracias al patrocinio del CICR. En Khasavyurt, Aminat Shakhmirzaeva acaba de inaugurar un café tras recibir un refrigerador, una cocina a gas, sillas y mesas. Aminat y su hija huyeron a Chechenia durante el conflicto y se instalaron en Daguestán.. “Al comienzo, me preguntaba si iba a ser capaz de asumir esta empresa”, confiesa. Pero la clientela parece apreciar la cocina de Aminat. “Tengo ahora la oportunidad de ganarme la vida. No saco muchas ganancias pero tengo una entrada fi ja que me permite pensar en el futuro mío y el de mi hija”, señala Aminat. Hasta ahora se ha brindado la oportunidad de un nuevo comienzo a 150 familias y se están estudiando más de 20 propuestas de proyectos.

 


©CICR


Arriba Contáctenos Créditos Webmaster © 2006  Copyright