Volver a la página principal de la revista

 

Kenya en crisis

Kenya sigue recuperándose de la violencia que estremeció el país a fines de diciembre y comienzos de enero después de las elecciones, dejando unos 900 muertos, miles de heridos y más de 270.000 desplazados. El personal de la Cruz Roja de Kenya se movilizó de inmediato para prestar primeros auxilios, trasladar a los heridos a los dispensarios y hospitales más próximos, recoger cadáveres y evaluar las necesidades de los desplazados, al mismo tiempo que se mantenía listo para distribuir socorros no bien se permitiera el acceso. El CICR brindó a la Sociedad apoyo logístico y suministros de emergencia. “La prioridad del CICR es asistir, junto con la Cruz Roja de Kenya, a las familias desplazadas por la violencia o que no se atreven a dejar sus poblados”, puntualiza Pierre Krähenbühl, director de Actividades Operacionales de la organización en Ginebra. El CICR contribuye a la labor de socorro de la Cruz Roja de Kenya aportando socorros médicos y sus conocimientos quirúrgicos y prestando apoyo alimentario y material a los que han abandonado su hogar.

 


©REUTERS / ANTONY NJUGUNA, COURTESY www.alertnet.org


Aludes en Indonesia

El 26 de diciembre se registraron unos aludes mortales en Tawangmangu, provincia de Java de Indonesia. Los voluntarios de la Cruz Roja Indonesia con cinco ambulancias se abrieron paso con dificultad entre los aludes para llegar a las decenas de casas que habían quedado sepultadas bajo unos tres metros de lodo. El equipo trabajó codo a codo con los equipos de salvamento, la policía, el ejército, otros voluntarios y los lugareños en siete puntos siniestrados para rescatar a las víctimas lo más rápidamente posible y prestarles primeros auxilios. Por lo menos 65 personas murieron y otras 35 estaban desaparecidas. Los aludes, que según las autoridades eran los peores de los últimos 25 años, ocurrieron al comienzo de la temporada de lluvias que dura dos meses.

 


©REUTERS / SUPRI SUPRI, COURTESY www.alertnet.org


 


Descenso de muertes por
sarampión en África

Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y sus voluntarios han contribuido de manera significativa al descenso del 91% en las muertes por sarampión en África entre 2000 y 2006, cuyo número pasó de unos 396.000 a 36.000. Entre 2001 y 2006 más de 100.000 voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja tomaron parte en las campañas de vacunación que permitieron obtener resultados espectaculares. Los beneficios impresionantes logrados en África también contribuyeron a un fuerte descenso de las muertes por sarampión en el mundo, cuya tasa disminuyó un 68%, pasando de unas 757.000 a 242.000 durante ese período. Anunciaron estos progresos los asociados fundadores de la Iniciativa relativa al sarampión en África: la Cruz Roja Americana, UNICEF, la Fundación pro Naciones Unidas, the United States Centres for Disease Control and Prevention y la Organización Mundial de la Salud. La Federación Internacional también es un asociado clave en la iniciativa y ha contribuido activamente desde su fundación en 2001. De 2000 a 2006, unos 472 millones de niños, de nueve meses a 14 años, fueron vacunados contra el sarampión gracias a las campañas en 46 de los 47 países prioritarios gravemente afectados por la enfermedad. Países grandes con una un elevado número de muertes por sarampión, como la India y Pakistán, siguen necesitando que se aplique cabalmente la estrategia de control. Actualmente, un 74% de las muertes por sarampión a nivel mundial ocurren en el sur de Asia.

 

 


©REUTERS / GRANT NEUENBURG, COURTESY www.alertnet.org

 



Inundaciones en Brasil

El Fondo de Reserva para el Socorro en Casos de Desastre de la Federación Internacional envió 115.000 francos suizos (103.000 dólares estadounidenses) a la Cruz Roja Brasileña que asistió a las 50.000 víctimas de las lluvias torrenciales registradas en enero en el estado de Sao Paulo. Las necesidades evaluadas por la Sociedad Nacional incluyeron alimentos, agua potable, estuches de higiene, artículos de limpieza y ropa.

 

Una verdadera victoria

En la Copa Mundial de jugadores de voleibol discapacitados, que finalizó a comienzos de diciembre, recibió la medalla de bronce Camboya, país anfitrión del evento y cuyos jugadores son todos víctimas de minas. Chim Phan jugó en las finales contra Polonia equipado con una “súper pierna” de alta tecnología especialmente diseñada para los atletas. El atacante, de 38 años, que ha representado a su país desde 1996, es un jugador versátil que se mueve por toda la cancha. Chim es un representante de las víctimas de minas de Camboya, quien no sólo recuperó su capacidad para caminar, sino también su autonomía económica y, sobre todo, la dignidad de vivir su vida nuevamente. Su vida cambió después de dirigirse al Centro de Rehabilitación de Kompong Speu, administrado por el CICR y el Ministerio de Asuntos Sociales, Veteranos y Rehabilitación de Jóvenes. También corre la mitad de una maratón y es carpintero. La verdadera victoria de Chim no es tan sólo la medalla de bronce que consiguió en la Copa Mundial. “Ahora puedo hacer todo lo que hacía antes y mantener a mi familia como cualquier otra persona.

 


©ROGER ARNOLD


Trámites difíciles para migrantes mongoles

Para miles de familias migrantes internas de Mongolia obligadas a dejar el campo debido a un desastre natural o por circunstancias familiares, el primer obstáculo es conseguir los papeles para trasladar la residencia de la familia desde su provincia natal. Sin papeles, conseguir trabajo o servicios de salud y educación es imposible, incluso si han residido en la capital, Ulaanbaatar, durante años.

Esta situación los convierte en una subclase relegada al margen de la sociedad superpoblada. Mientras Tsolmontuya (foto), de 21 años, cuida a su bebé, depende del ingreso de sus dos hermanos más jóvenes de 17 y 19 años, que son indocumentados y pueden encontrar trabajo solamente recogiendo en los vertederos fuera de la ciudad artículos de reciclaje que venden entre 2 y 3 dólares por día. La filial de Chingeltei de la Cruz Roja de Mongolia está organizando cursos de formación para ayudar a las familias migrantes a obtener los documentos necesarios. Los voluntarios distribuyen también harina, sal y té verde a los migrantes internos empobrecidos amparados en el programa de asistencia social.



 


©FRANCIS MARKUS / FEDERACIÓN INTERNACIONAL


La Cruz Roja fomenta la capacidad
en Filipinas

El 22 de enero, el CICR y la Cruz Roja de Filipinas inauguraron los nuevos locales de la filial de la Sociedad Nacional en Jolo, capital de la provincia de Sulu , ubicada en la Región Autónoma de Mindanao Musulmán (sur de Filipinas), una de las zonas más gravemente afectadas por el conflicto armado y una de las más pobres del país. Asistieron a la inauguración representantes de la sociedad civil, del gobierno local, de las fuerzas armadas, del Frente Moro de Liberación Nacional y del Frente de Liberación Islámico Moro. “Con la ampliación de las instalaciones, se espera que la Sociedad Nacional y el CICR puedan atender mejor las crecientes necesidades de los habitantes de Sulu”, dijo Felipe Donoso, jefe de la delegación del CICR en Filipinas. “La población sufre los efectos de los repetidos enfrentamientos armados entre las fuerzas armadas de Filipinas y los grupos insurgentes”. Como organización neutral e independiente, y en cooperación con la filial de Jolo, en 2007 el CICR proporcionó asistencia médica, víveres, alojamiento y artículos de primera necesidad a más de 48.000 civiles desplazados en la provincia y puso a su disposición instalaciones de agua y saneamiento. El CICR y la Sociedad Nacional siguen empeñándose en prestar protección y asistencia a las víctimas del conflicto armado y de otras situaciones de violencia.

 

Rehenes liberados en Colombia

El 10 de enero, en la zona rural de Guaviare, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia–Ejército del Pueblo (FARCEP) entregaron a Clara Rojas y a Consuelo González de Perdomo a una misión humanitaria encabezada por delegados del CICR.. Dos helicópteros señalados con el emblema del CICR trasladaron a los rehenes liberados a Santo Domingo, Venezuela, de donde volaron a la capital venezolana, Caracas, donde se reunieron con sus familiares, años después de haber sido capturados por el grupo de oposición armado. “El uso del emblema de la Cruz Roja fue importante puesto que proporcionó un signo, visible para todos los actores involucrados, de que la misión era realmente neutral y de índole humanitaria. De hecho, Clara Rojas dijo que solamente después de ver el emblema de la Cruz Roja en los helicópteros se convenció de que iba a ser finalmente liberada”, afirma Barbara Hintermann, jefa de la delegación del CICR en Colombia.

El 27 de febrero, otros cuatro rehenes fueron entregados al CICR por las FARC-EP en el mismo lugar. Cuatro turistas colombianos, detenidos por las FARC-EP desde el 13 de enero de 2008, fueron liberados el 5 de marzo en la región noroccidental. Como organización humanitaria neutral, imparcial e independiente, el CICR seguirá tratando de garantizar la liberación de todos los demás rehenes. De conformidad con el derecho internacional humanitario, se prohíbe la toma de rehenes.


 


©Cortesía de Prensa Presidencial Venezolana


Archivos de la Primera Guerra Mundial en la UNESCO

Los archivos sobre la suerte que corrieron unos 2 millones de prisioneros capturados durante la Primera Guerra Mundial pasaron a integrar la Memoria del Mundo de la UNESCO. Con tal motivo, se celebró el 15 de noviembre de 2007 una ceremonia en el Museo Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en Ginebra, a la que asistieron Pascal Couchepin (izquierda), actual vicepresidente de Suiza, y el presidente del CICR, jacob Kellenberger. El objetivo de la UNESCO es preservar el patrimonio documental de la humanidad. La información contenida en los archivos del CICR concierne a los prisioneros de 14 países que las autoridades detenedoras enviaron a la organización. Al estallar el conflicto, el CICR creó una Agencia Internacional de Prisioneros de Guerra para tratar de restablecer el contacto entre los familiares separados. El CICR visitó también muchos campos de prisioneros para comprobar las condiciones de detención. “Era la primera vez en la historia que se realizaba este tipo de gestiones”, explica Martin Morder (derecha), de los servicios de archivos del CICR. Los voluntarios mantuvieron las listas de los prisioneros facilitadas por los alemanes y las autoridades aliadas en Europa, África y Asia. Estas listas se empastaron en 2.413 volúmenes que abarcan el período 1914-1923. Se completaron fichas individuales para cada nombre que se iban poniendo al día si los prisioneros se desplazaban, recibían asistencia médica o fallecían. La UNESCO indicó que estos archivos no sólo son una muestra de la magnitud del sufrimiento padecido durante la Primera Guerra Mundial, sino también de la acción pionera destinada a proteger a los civiles.”

 

 


©CICR



Las secuelas del conflicto en Chad

Los violentos enfrentamientos entre los rebeldes y las tropas gubernamentales en Yamena han dejado a comienzos de febrero cientos de heridos, muchos muertos y miles de desplazados. La ofensiva en la capital afectó a la seguridad en todo el país y causó una reducción temporal de las actividades humanitarias incluso en el este de Chad, donde más de 400.000 refugiados y desplazados dependen en gran medida de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

Dada la calma relativa imperante actualmente en la capital chadiana, el CICR y la Cruz Roja de Chad pueden realizar su labor más fácilmente. Durante y después de los combates, la Sociedad Nacional evacuó unos 200 heridos de guerra a diversos hospitales. También recogieron 145 cadáveres y se encargaron de sepultarlos. El CICR sigue en contacto con las autoridades chadianas para registrar los datos de las personas arrestadas y supervisar las condiciones de detención y el trato que se les dispensa. El CICR, la Cruz Roja de Chad y la Cruz Roja Camerunesa están estudiando la posibilidad de que los civiles que arribaron a Camerún, así como los chadianos en otras regiones del país, puedan ubicar a sus parientes y restablecer o mantener el contacto con ellos.

 



Enlaces por vídeo entre los detenidos en Bagram y sus familiares

El CICR y los Estados Unidos iniciaron un programa conjunto para que los reclusos del establecimiento de detención estadounidense ubicado en Bagram puedan comunicarse con sus familiares mediante llamadas de videoconferencia. Actualmente hay en ese lugar entre 600 y 650 detenidos. Con el equipo suministrado por las autoridades militares estadounidenses, el CICR abrió un centro de llamadas en los locales de su delegación en Kabul. Un centro análogo ha sido puesto a disposición de los detenidos en Bagram. En los tres primeros días después de iniciado el programa, del que pueden beneficiarse todos los familiares de los reclusos de ese lugar, más de 60 familias de todo el país han podido hablar durante 20 minutos con los seres queridos. Las personas que conversan pueden verse en una pantalla. “Es fantástico hablar con mi hermano y poder verlo. No sé qué decir, es muy difícil describir lo que se siente. Es una bendición. ¡Nunca olvidaré este momento!”, exclama Abdul Mohammad que estuvo en la delegación.

“Es la primera vez que se utiliza este sistema”, señala Reto Stocker, jefe de la delegación del CICR en Afganistán. “La finalidad es tranquilizar a los detenidos y a los respectivos familiares, dándoles la oportunidad de hablar y de verse al mismo tiempo”.

 

 


©REUTERS / AHMAD MASOOD, COURTESY www.alertnet.org

 


África meridional bajo las aguas

Tras las graves inundaciones que han afectado extensas zonas de África meridional desde fines de 2007, la Federación Internacional hizo un llamamiento de emergencia inicial por 8 millones de francos suizos (7,2 millones de dólares estadounidenses) a fin de ayudar a las Sociedades Nacionales de la región a asistir a los damnificados. “Las lluvias torrenciales causaron crecidas, principalmente del río Zambezi. Como resultado, extensas inundaciones han ocasionado grandes estragos en Mozambique, Zambia y Zimbabwe mientras que en Lesotho y Swazilandia se han registrado tormentas de granizos y la región de Caprivi de Namibia y Malawi han experimentado lluvias diarias”, señala Françoise Le Goff, jefa de la oficina zonal para África meridional de la Federación Internacional. Las Sociedades Nacionales se mantienen también en alerta ante los riesgos de salud que pueda provocar el agua estancada e iniciarán campañas de educación para la salud y sensibilización sobre desastres. El llamamiento se centrará en el restablecimiento de los medios de subsistencia de la población afectada.

 


Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2008 

Copyright