Volver a la página principal de la revista

Levantar el tabú

 

Unos 130 millones de mujeres y niñas son objeto de mutilación genital, según cifras de las Naciones Unidas. Cada día, en África, Medio Oriente y Asia, se extirpan las partes genitales externas o el clítoris a por lo menos 6.000 mujeres y niñas, a menudo con instrumentos sin esterilizar.

Desde 2004, la Cruz Roja y la Media Luna Roja han puesto entre sus prioridades la lucha contra la mutilación genital de la mujer. En 2008 y 2009, las Sociedades Nacionales de África occidental y central intensificarán sus esfuerzos a fin de crear conciencia sobre los efectos perjudiciales que esta práctica tiene en la salud de decenas de miles de mujeres, entre los cuales el aumento del riesgo del VIH.

En Camerún, se calcula que una de cada cinco mujeres es circuncidada. Cruz Roja, Media Luna Roja habló con las voluntarias de la Cruz Roja Camerunesa, Pauline Gong Ounane (PGO) y Fatime Majuini (FM), que fue objeto de ablación genital a la edad de siete años.

¿Por qué quiso participar en la campaña para poner término a la mutilación genital de la mujer?
FM: Quería impedir que otras mujeres sufrieran como yo. Sangré tanto cuando me extirparon el clítoris que mi abuela me tuvo que llevar al hospital. Posteriormente sentía un constante malestar a causa de la cicatrización y cuando tuve a mi primer hijo, el parto duró cuatro días. Tengo cinco niños y cada vez que di a luz la herida se abrió y me dolió muchísimo.

¿Cómo transmiten el mensaje?
PGO: Fatime es musulmana, habla perfectamente el árabe y viene de las zonas más afectadas por la mutilación genital de la mujer. Cuando habla de lo que le ocurrió y de lo que padeció después, la gente presta atención. Tiene una valentía increíble puesto que el tema es tabú.

¿En qué creencias se apoya la mutilación genital de la mujer?
FM: Mi abuela me dijo que si no me la hacía, la gente se iba a burlar de mí y no iba a encontrar marido.
PGO: Esta práctica reduce la sensibilidad sexual de la mujer, por tanto la probabilidad de que la mujer tenga sexo fuera del matrimonio se reduce y se preserva el honor de la familia.

¿Cómo convencen a las comunidades para que se ponga fin a esta práctica?
PGO: Ponemos énfasis en los efectos para la salud: las graves infecciones que pueden sufrir las mujeres y la posibilidad incluso de perder al bebé durante el parto.

¿Qué pasa con las mujeres que hacen las mutilaciones?
PGO: No las denunciamos, y nos esforzamos por ayudarlas. Pueden ganar mucho dinero; les ofrecemos préstamos en forma de microcréditos para financiar otras fuentes de ingresos. Tienen posibilidades de ser parteras, criar animales o vender hortalizas. Entre marzo de 2007 y marzo de 2008, ayudamos a 100 de estas mujeres.

¿Qué cambio ha aportado su trabajo?
PGO: La primera vez que llegamos a estas aldeas, la gente nos echaba. Los hombres se enojaban porque queríamos poner fin a una práctica social tradicional y nos insultaban. No quería en absoluto volver y me sentía muy incómoda. Fue particularmente difícil porque como a mí no me habían circuncidado, tenía la impresión de que no me creían. Pero desde que Fatime se unió a nuestro grupo, hubo un cambio. Las comunidades comenzaron a escucharnos. Se percibe la luz entrando en las mentes de la gente cuando Fatime habla de las dificultades que tuvo para parir. Tanto hombres como mujeres se dan cuenta de que la práctica es extremadamente dañina y nos dicen que no van a hacer sufrir a sus hijas esta terrible experiencia.
FM: Es sumamente difícil para las mujeres hablar abiertamente de este tema. Es una tradición que las mujeres se queden en la casa y críen a sus hijos. Pero yo supe que no quería que mis dos hijas padecieran como yo. Era muy importante romper el círculo del sufrimiento y del abuso, y lo que es más, cuento con el pleno respaldo de mi marido.

Claire Doole
Escritora independiente radicada en Suiza.

 


Una mujer en una reunión sobre mutilación genital en Diabougo, Senegal.
©REUTERS / FINBARR O’REILLY, CORTESÍA DE www.alertnet.org

 


Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2008 

Copyright