Volver a la página principal de la revista

Nuestro mundo.
Tu acción.

 

 

 


“Todos pueden, de uno u otro modo, cada uno en su entorno y según sus capacidades, colaborar, en cierta medida, para llevar a cabo esta buena obra.”

Henry Dunant
Recuerdo de Solferino

©Yoshi Shimizu / Federación Internacional

Estas palabras son tan pertinentes hoy como cuando fueron escritas en 1862 por Henry Dunant, un joven hombre de negocios suizo. En el campo de batalla de Solferino, hace 150 años, Dunant decidió pasar a la acción y organizar rápidamente a los civiles a fin de prestar auxilio a miles de soldados que yacían heridos. Dunant tuvo entonces la inspiración de lo que se convertiría en la mayor organización humanitaria del mundo: el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, con casi 100 millones de colaboradores y voluntarios.

En 2009, la campaña “Nuestro mundo. Tu acción.”, conmemorará el 150º aniversario de la batalla de Solferino y la idea fundadora del voluntariado, el 90º aniversario de la fundación de la Federación Internacional y el 60º aniversario de la firma de los Convenios de Ginebra, por los que se confiere protección a las personas más vulnerables en tiempo de guerra.

Mediante esta campaña mundial, el CICR, la Federación Internacional y las 186 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja rinden homenaje a esos hechos poniendo de relieve el poder de las personas para contribuir al cambio.

La campaña es un llamado a la acción para que todos en todas partes hagamos frente a los retos que se nos plantean, tendamos una mano, pasemos a la acción y contribuyamos a mejorar el mundo.

El legado de la batalla de Solferino y de Henry Dunant es que cada persona pueda aportar su grano de arena sea en la forma que sea. Sin duda, el descalabro que experimenta el mundo no tiene precedentes: conflictos, desplazamientos masivos, cambio climático, desastres naturales y crisis financiera mundial. Esta campaña no se aparta de la realidad de un mundo trastornado, sino que brinda un mensaje de esperanza. Todos podemos responder al llamado y aportar algo.

El CICR se centrará en los conflictos armados y otras situaciones de violencia armada en ocho países considerados los Solferino de hoy: Afganistán, Colombia, República Democrática del Congo, Filipinas, Georgia, Haití y Líbano, y llamará la atención así sobre los acuciantes problemas que generan los conflictos armados en el ámbito humanitario, como son: el desplazamiento de personas, la separación de familias y el ataque deliberado contra civiles.

La Federación Internacional se enfocará en la cultura de la prevención y en la labor que está realizando la gente en distintas comunidades en el mundo para salvar vidas, mediante la reducción de los efectos de los desastres, del cambio climático, de la inseguridad alimentaria y de las emergencias de salud pública.

En 2009, vamos a hablar con una sola voz y transmitiremos un solo mensaje: todos y cada uno de nosotros tenemos la posibilidad de lograr un mundo mejor y, aunando nuestros esfuerzos, podemos “llevar a cabo esta buena obra”, tal como lo hizo Dunant hace 150 años.

1859: la batalla de Solferino

El 24 de junio, Henry Dunant, un ciudadano de Ginebra (Suiza), se encontraba de viaje para reunirse con Napoleón III por asuntos personales. Cerca de la pequeña ciudad de Solferino en el norte de Italia, las fuerzas franco-sardas se enfrentaban con las tropas austríacas durante la guerra de unificación de Italia. Dunant llegó ya entrada la noche al pueblo de Castiglione, donde más de 9.000 soldados heridos se habían refugiado en la Chiesa Maggiore, la principal iglesia del lugar. Quedó horrorizado ante la visión de miles de heridos que yacían sin ninguna atención. Movilizó a las lugareñas y durante varios días y noches se encargó con ellas de lavar y curar las heridas, y distribuir tabaco, té y fruta.

Cuando regresó a Ginebra, Dunant no podía olvidar lo que había visto y en 1862 publicó Recuerdo de Solferino. Esta obra contiene dos ideas fundamentales:
• establecer sociedades de socorro en tiempo de paz para formar a voluntarios que prestaran asistencia en tiempo de guerra, lo que llevó a la creación de 186 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja; y
• elaborar un acuerdo internacional por el que se reconociera y protegiera a esas sociedades, fundando la base del derecho internacional humanitario.


1919: fundación de la Liga de Sociedades
de la Cruz Roja

La idea de aunar las competencias y los recursos de las Sociedades de la Cruz Roja para prestar asistencia en tiempo de paz se remonta también a Henry Dunant, quien en 1862 escribió: “Estas sociedades podrían incluso prestar grandes servicios en épocas de epidemias, o cuando sobrevienen desastres como inundaciones, incendios”. Más tarde Henry Davison, presidente del Comité de Guerra de la Cruz Roja Americana, propuso crear una federación de Sociedades de la Cruz Roja de las naciones victoriosas a fin de prestar asistencia tras la Primera Guerra Mundial.

El 1 de abril de 1919, más de 70 de los principales científicos, médicos y enfermeras de todo el mundo se reunieron en Francia. Decidieron unánimemente fundar una organización central que estimulara y coordinara los esfuerzos voluntarios de los pueblos del mundo a través de sus respectivas Sociedades de la Cruz Roja con objeto de brindar atención médica esencial y asistencia de otra índole a las personas necesitadas.

El 5 de mayo de 1919, en París, los gobernadores de las Sociedades de la Cruz Roja de Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón y los Estados Unidos firmaron los Estatutos por los que se fundó la Liga de Sociedades de la Cruz Roja. La Liga envió su primera misión operacional a Polonia en agosto de 1919, a fin de ayudar a un país devastado por el hambre y el tifus. En 1991, la Liga de Sociedades de la Cruz Roja pasó a llamarse Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.


1949: se amplían y revisan
los Convenios de Ginebra

Ese año constituye una de las fechas más significativas de la historia del Movimiento y un logro decisivo en el desarrollo del derecho internacional humanitario. La experiencia durante la Segunda Guerra Mundial hizo insoslayable la revisión del derecho internacional humanitario después de 1945. El I Convenio tiene por objeto proteger a los heridos y enfermos de las fuerzas armadas en campaña y representa la cuarta versión del Convenio de Ginebra sobre los heridos y enfermos aprobado en 1864, 1906 y 1929 del Convenio de Ginebra de 1929. El II Convenio se refiere a la protección de los heridos, enfermos y náufragos de las fuerzas armadas en el mar, así que es una revisión y ampliación del Reglamento de la Haya de 1907 y del Convenio de La Haya de 1907. El III Convenio protege a los prisioneros de guerra y es una revisión y ampliación del Convenio de Ginebra de 1929. El IV Convenio protege a las personas civiles. Además, los cuatro Convenios contienen un artículo común relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados no internacionales.

Aprobados el 8 de junio de 1977, los Protocolos I y II son tratados internacionales destinados a completar los Convenios de Ginebra de 1949. Mejoran en gran medida la protección jurídica de las personas civiles y los heridos y, por primera vez, estipulan normas humanitarias detalladas que se aplican a las guerras civiles. En 2006, el Protocolo III establece un emblema adicional, el cristal rojo, con el mismo rango que los otros emblemas existentes, la cruz roja y la media luna roja.


Fechas clave en 2009

25 de marzo: lanzamiento del portal de Internet de la campaña mundial www.ourworld-yourmove.org. Transmite al mundo lo sencillo que es actuar por el bien de todos

5 de mayo: 90º aniversario de la Federación Internacional

8 de mayo: Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y lanzamiento de la campaña “Nuestro mundo. Tu acción.”. A través de la campaña, se llama la atención del mundo entero sobre los problemas mundiales y la importancia de las acciones de cada persona.

Se promoverá la campaña mediante dos exposiciones de fotos del CICR en Ginebra, Londres, París, Nueva York, Nairobi y Beijing. Una dedicada a Afganistán, Colombia, la República Democrática del Congo, Filipinas, Georgia, Haití, Líbano y Liberia. La otra es una retrospectiva e incluirá imágenes de los archivos del CICR que se remontan a unos 150 años atrás.

24 de junio–2 de julio: 150º aniversario de la batalla de Solferino, se conmemora el espíritu del voluntariado. En Solferino (Italia), en torno al lema “La juventud en movimiento”, se celebrará la 3ª reunión de la Juventud de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para discutir los problemas humanitarios actuales y los emergentes. Los jóvenes formularán un llamamiento para presentarlo a los representantes de la comunidad internacional en Ginebra y a los dirigentes del Movimiento.

Jóvenes, voluntarios y visitantes del mundo entero formarán una procesión de antorchas siguiendo los pasos de los voluntarios que en 1859 transportaron a los heridos durante 10 kilómetros desde el campo de batalla de Solferino hasta un puesto de primeros auxilios.

12 de agosto: 60º aniversario de la firma de los Convenios de Ginebra.

23–25 de noviembre: Asamblea General y Consejo de Delegados en Nairobi.

5 de diciembre: Día Internacional de los Voluntarios


ourworld-yourmove.org

©Wilda Anggraen / Cruz Roja Americana


Nuraini
Voluntaria de la Cruz Roja Indonesia

A pesar de haber vivido una terrible tragedia, Nuraini está empeñada en ayudar a los demás. Después de que el tsunami de 2004 le arrebatara a cuatro hijos y 11 nietos y destrozara su vivienda, esta mujer de 72 años y su esposo utilizaron su pensión para construir un jardín de infantes en el pueblo de Merduati, en Banda Aceh. “Es necesario educar a los niños desde una edad temprana, por eso hemos puesto en marcha este jardín de infantes”. Nuraini da clases de cocina y artesanía tradicional a otras mujeres de su pueblo, como facilitadora comunitaria de un programa de apoyo psicosocial de la Cruz Roja. Es importante transmitir los conocimientos y las competencias a otras personas para que también ellas puedan madurar y aprender”, explica, y añade que muchas mujeres aprovechan lo aprendido para ganar dinero extra para sus familias. Nuraini forma parte del grupo de 1.260 voluntarios que ayudan a sus comunidades a recuperarse de los daños provocados por el tsunami. Tras determinar las necesidades psicosociales en sus comunidades, los voluntarios diseñan y llevan a cabo actividades para responder a las mismas. Los facilitadores reciben una formación en planificación de proyectos y en aptitudes técnicas, como los primeros auxilios psicosociales.


ourworld-yourmove.org

©Till Mayer / Federación Internacional


Abbes Sedri

Voluntario de la Media Luna Roja de la República Islámica
de Irán

Más de cinco años después de terremoto de Bam, Abbes Sedri todavía tiene momentos en que no logra entender cómo en unos pocos segundos el destino de toda una ciudad pudo cambiar de manera tan radical, cómo 26.000 personas pudieron perecer y una ciudad verse reducida a un montón de escombros. Abbes nunca se queja de su suerte. No tuvo que enterrar a sus propios hijos, como les ocurrió a muchas otras personas. Pero muchísimos parientes, amigos y vecinos se fueron para siempre. Abbes se incorporó a la Media Luna Roja después del terremoto. “Ayudé a distribuir tiendas de campaña y alimentos. Cuando ocurre algo terrible, hay que estar unidos. El 26 de diciembre de 2003 supe lo importante que era estar preparado para ese tipo de desastre. Por ello la Media Luna Roja imparte cursos a los jóvenes en las escuelas. Soy voluntario desde hace cinco años. Ahora soy un formador.” Cada día cuando vuelve a casa, Abbes pasa por un enorme depósito, donde se han almacenado toneladas de socorros en previsión de futuras emergencias. “Antes del terremoto teníamos 400 metros cuadrados de espacio de almacenamiento, hoy hay 7.000. Hemos aprendido mucho con el terremoto, nuestra vida ha cambiado en muchos aspectos”.


ourworld-yourmove.org

©Franco Pagetti / CICR / VII


Milad Samir Salameh

Instituto Palestino de Niños y Jóvenes

“Soy enfermero. En 2008, cuando comenzaron los combates en el campamento de refugiados de Nahr el Bared entre el grupo islamista Fatah al Islam y el ejército libanés, decidí quedarme para ayudar. Después de siete días, había solo tres médicos y dos enfermeros, incluido yo. Organicé un equipo de socorristas con algunos amigos y jóvenes. Les enseñé a utilizar los botiquines de primeros auxilios y vendar las heridas. Recuerdo que muchas personas murieron o resultaron heridas a veces ante mis propios ojos. Un día explotó un cohete frente a un dispensario cuando acababa de pasar la puerta principal. Dos personas murieron desangradas y siete quedaron heridas. Una de las personas que falleció acababa de decirme que había traído velas y agua para su familia que había buscado refugio en el dispensario. Unas noches más tarde, los combatientes de Fatah al Islam me pidieron que fuera a una casa donde una mujer iba a dar a luz. Su marido  había resultado muerto por los disparos pocos días antes. Sabía lo que tenía que hacer pero el bebé se presentaba al revés. Llamé al médico que vivía fuera del campamento y me ayudó. Después de dos horas de parto, a las cuatro y cuarto de la mañana nacía una niña. Estaba feliz.”


ourworld-yourmove.org

©Cruz Roja de Filipinas


Jonathan Ponferrado

Voluntario de la Cruz Roja de Filipinas

Jonathan Ponferrado jamás se imaginó que siendo voluntario iba a poder salvar la vida de su propio padre. En 2003, el empleador de Jonathan le ofreció asumir nuevas responsabilidades y subirle el sueldo si aprendía primeros auxilios. “Al principio pensé que era una buena forma de ganar un poco más. Mientras seguía el curso de formación, mi padre cayó muy enfermo y precisó una transfusión de sangre. Supe que la filial tenía un banco de sangre y que éste disponía de sangre compatible con el grupo de mi padre. Le debo a la Cruz Roja la vida de mi papá.” Seis años después, Jonathan es el coordinador de la juventud de la filial de Valenzuela. Ayudó a realizar la producción musical de la filial “La batalla de Solferino.” Opina que 150 años después de la batalla, el legado de Dunant perdura en los voluntarios jóvenes. “Les digo que una sola persona puede contribuir al cambio. Si nadie raspa un fósforo el fuego no se enciende. No sé quien donó la sangre que salvó a mi padre, pero solo un gesto sencillo bastó para cambiar el rumbo de nuestros destinos, el suyo y el mío. Eso es lo que me motiva para seguir dando.”


ourworld-yourmove.org

©Jean-Luc Martinage / Federación Internacional


Françoise Désirée

Voluntaria de la Cruz Roja del Camerún

“Hay un verdadero espíritu de solidaridad dentro del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja del que fui testigo personalmente cuando me enfermé. Los demás voluntarios y colaboradores me apoyaron”, aseguró Françoise Désirée, que presta servicios voluntarios para la Cruz Roja desde hace seis años como formadora en primeros auxilios y educadora inter pares en materia de VIH, centrándose en las personas con múltiples parejas sexuales. “Mi misión consiste principalmente en entablar el diálogo con esos grupos particularmente vulnerables a la infección por VIH, les proporciono asesoramiento y apoyo psicológico y los aliento para que modifiquen su comportamiento explicándoles los peligros que conlleva el SIDA. Gracias a las competencias que he adquirido, puedo aportar realmente un cambio decisivo en mi comunidad.” Un día una joven seropositiva que acudió a la oficina de la Cruz Roja causó una gran impresión a Françoise. La muchacha se sentía rechazada por su familia y sus amigos. Françoise le pidió que se integrara al proyecto de VIH. “Es uno de los educadores inter pares más activos que tenemos en Yaundé. Ha superado el estigma derivado de su estado de seropositividad y ahora está ayudando a los demás a vivir de manera positiva con el VIH.”


ourworld-yourmove.org

©CICR


Anisa

Voluntaria de la Media Luna Roja de Afganistán

Anisa, de 58 años, tiene nueve hijos y es enfermera jefe del pabellón de reanimación en el Hospital de Salud Pública Número Uno de Jalalabad. Durante los tres decenios de guerra que vivió Afganistán, adquirió una gran experiencia organizando campañas de vacunación, trabajando en quirófanos y con parapléjicos, y recibiendo formación en materia de VIH. Anisa ha enfrentado disparos de cohete, bombardeos aéreos, ataques de insurgentes. Cuando los combatientes talibanes invadieron el hospital, su superior le dijo que se quedara en casa, a lo que se negó rotundamente y dijo que por ningún motivo dejaría de atender a los pacientes. Uno de los recuerdos más fuertes es el de un paciente que era un detenido. “Nadie podía acercársele. Yo era la única persona que tenía permiso para cuidarlo. “Incluso hoy, en Afganistán es muy poco frecuente que una enfermera cuide a un paciente de sexo masculino. Tras su liberación, el hombre se convirtió en un soldado de alto rango y un día volvió al hospital para dar las gracias a Anisa. “Me trajo harina”, recuerda. Recientemente la Media Luna Roja la seleccionó para la Medalla Florence Nightingale, que el CICR concede cada dos años a personas que sobresalen por su valentía y entrega excepcionales en favor de heridos, enfermos, inválidos, víctimas civiles de un conflicto o de una catástrofe”.


ourworld-yourmove.org

©Ron Haviv / CICR / VII


Jean Guerlain

Voluntario de la Cruz Roja de Haití

“Mi trabajo consiste en evacuar a las personas heridas o enfermas de Cité Soleil a los establecimientos médicos para que sean atendidas debidamente. En julio 2006, apenas a unos metros de nuestra oficina de la Cruz Roja, quedé atrapado en un enfrentamiento armado entre soldados de las Naciones Unidas y miembros de una pandilla. Recibí un disparo en la boca y sangraba muchísimo. Logré arrastrar a un oficial de las Naciones Unidas hasta la oficina, pero luego me desmayé. Me han operado seis veces. Tengo la parte inferior de la cara paralizada y me cuesta mucho hablar. La gente a veces me mira de manera rara, pero en realidad no me importa. Estoy aquí para ayudar a la gente y lo seguiré haciendo. Es cierto que trabajar aquí es mucho menos peligroso que cuando me dispararon, pero nunca se sabe, los momentos de violencia pueden volver. La gente está enojada y descontenta. No tienen casi para comer y nada que hacer. Algunos han utilizado siempre el descontento de los pobres para sus propios fines políticos. Me temo que siempre habrá trabajo aquí para los equipos de la Cruz Roja.”


ourworld-yourmove.org

©Cruz Roja Canadiense

Japwepwe Macarthy
Voluntario de la Cruz Roja de Sierra Leona

Durante más de diez años, Japwepwe Macarthy, de 31 años, ha sido un abnegado voluntario de la Cruz Roja en el distrito rural de Moyamba, donde presta apoyo a seis de doce jefaturas en la prevención del VIH y el paludismo. “Deseo ayudar a mi país y a mis vecinos”, asegura Japwepwe. “Estoy feliz y orgulloso de servir a mi pueblo y ayuda a salvar vidas convenciendo a la gente de que cambie el comportamiento.” Japwepwe es uno de los más de 4.000 voluntarios de la Cruz Roja de Sierra Leona que distribuyeron más de 875.000 mosquiteros en 900 puntos de distribución en todo el país. Sus esfuerzos permitieron reducir los costos de distribución y mostraron a las familias cómo utilizar correctamente el mosquitero para prevenir el paludismo. Japwepwe y otros voluntarios recorrieron luego todo el distrito casa por casa para asegurarse de que las familias seguían utilizando debidamente el nuevo mosquitero. “Si los mosquiteros no están bien colgados, los mosquitos siguen picando y los niños continuarán muriendo a causa del paludismo, y esta iniciativa habrá resultado vana”, explica Japwepwe. “Estas visitas son un aspecto esencial para proteger a los niños contra esta enfermedad”.

La Cruz Roja y la Media Luna Roja: 150 años de acción

©CICR
1859
La batalla de Solferino

 

 

©CICR
1862
Se publica Recuerdo de Solferino, de Henry Dunant

 

 

©CICR
1863–64
Fundación del CICR

 

 

©CICR
1876–1878
Se usa por primera vez el emblema de la media luna roja

 

 

©CICR
1901
Se otorga a Henry Dunant el primer Premio Nobel de la Paz

 

 

©CICR
1914–1918
Durante la Primera Guerra Mundial, la Cruz Roja trabaja a una escala mayor que antes

 

 

©CICR
1919
Se funda la Liga de Sociedades de la Cruz Roja, llamada a partir de 1991 Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
CICR

 

 

©CICR
1929
Se amplían los Convenios de Ginebra

 

 

©CICR
1917 y 1944
El CICR gana el Premio Nobel de la Paz por su acción humanitaria en las dos guerras mundiales

 

 

©J. Cadoux / CICR
1949
Se amplían y se revisan los Convenios de Ginebra

 

 

©Cruz Roja Polaca
1961
Se pone en marcha un plan para promover y fortalecer las nuevas Sociedades Nacionales

 

 

©Heinz Engelhardt
1963
El CICR y la Federación Internacional ganan el Premio Nobel de la Paz para el centenario del Movimiento

 

 

©CICR
1965
Proclamación delos Principios Fundamentales de la Cruz Roja

 

 

©Gérard Le Blanc / CICR
1977
Firma de los Protocolosadicionales a los Convenios de Ginebra de 1949

 

 

©A. Hollmann / CICR
1994
El CICR y la Federación Internacional obtienen el estatuto de observador en la Asamblea General de las Naciones Unidas

 

©Victoria Iveleva-Yorke / CICR
1997
Campaña mundial del Movimiento para la prohibición de las minas antipersonal

 

eva-Yorke / CICR
2005
La Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja aprueba el emblema del cristal rojo

 


2009
150º aniversario de la batalla de Solferino, 90º aniversario de la fundación de la Federación Internacional, 60º aniversario de la firma de los Convenios de Ginebra y lanzamiento de la campaña mundial “Nuestro mundo. Tu acción.”.

 

ourworld-yourmove.org

La campaña cuenta con el portal de Internet www.ourworld

ourmove.org, que es un acceso único para conocer el mundo de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja: los desafíos que tenemos por delante, la labor que realizamos y las personas a las que ayudamos. También ofrece a las personas la posibilidad de relatar sus historias y demostrar su compromiso con la humanidad. Este portal es una ocasión para el público de involucrarse, pasar a la acción y contribuir al cambio.

He aquí algunos de los aspectos más destacados del portal

ww.ourworld-yourmove.org:

PORTAL DE INTERNET
Cada vez que pulses en uno de los problemas que queremos resolver, estás haciendo algo para mejorar el mundo.

LOS GRANDES PROBLEMAS
¿Cuáles de los grandes problemas que enfrenta hoy el mundo son más importantes para ti? De las mujeres y la guerra a la salud y la asistencia, puedes obtener más información sobre ésta y otras cuestiones y descubrir qué es lo que tú puedes hacer.

CÓMO CONTRIBUIR
¿Cuál es la forma más sencilla de contribuir al cambio? Tu ejemplo puede inspirar a los demás, cuéntales qué has hecho en tu vida diaria para ayudar a mejorar el mundo que te rodea.

LA CRUZ ROJA O LA MEDIA LUNA ROJA MÁS CERCANA
Difunde tu acción poniéndote en contacto con la mayor organización humanitaria mundial. Descubre otras actividades de la Sociedad Nacional de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja en tu región y cómo puedes participar en ellas.

PARTICIPA DIVIRTIÉNDOTE
Es fácil explicar a los demás en qué consiste la campaña “Nuestro mundo. Tu acción.”. recurriendo a imágenes publicitarias (web banners), aplicaciones iPhone, firmas de correo electrónico, juegos y vídeos


Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2009 

Copyright