Volver a la página
principal de la revista

De la revolución a la reconciliación

En un país dividido, la Media Luna Roja Libia ha sabido mantenerse unida e independiente, pero le aguardan días difíciles.

¿Se dio cuenta alguien en la Media Luna Roja Libia de lo que se estaba preparando?
Nadie en enero de 2011 se imaginó, ni en los sueños más descabellados, que en Libia, Túnez y Egipto se producirían cambios tan dramáticos. Pero gracias a la excelente preparación de nuestros voluntarios que efectuaron una labor impecable, pudimos responder a la situación.

En particular, los servicios de primeros auxilios y de evacuación funcionaron de manera muy satisfactoria. Habíamos movilizado a los voluntarios para que fueran a los hospitales donde los servicios habían colapsado. En Bengasi, los hospitales son muy modernos pero muchos funcionaban con personal extranjero que huyó pues temía por su seguridad. Estábamos al borde del caos.

¿Cómo reaccionó la Sociedad Nacional?
Formamos un grupo especial en la sede. Pero las comunicaciones quedaron interrumpidas durante la segunda semana. No había conexión a Internet ni teléfonos celulares. En esos momentos aprendimos que debíamos establecer un sistema que nos permitiera gestionar mejor la red de voluntarios. Hasta entonces habíamos manejado un sistema muy tradicional. Hoy nos damos cuenta de que tenemos que implantar un adecuado sistema de gestión de voluntarios: impartir una mejor capacitación en relación con el código de conducta y ofrecer un seguro, protección y seguridad.

Los voluntarios llevaron a cabo una labor extraordinaria respetando los principios de imparcialidad y neutralidad. Pero como la revolución era la revolución de los jóvenes, tratamos de aconsejarlos lo mejor posible para que separaran su función como voluntario de la Media Luna Roja de su persona como joven entusiasmado por este cambio.

¿Cuáles eran los principales riesgos que corrían los voluntarios?
Muchos de nuestros voluntarios resultaron heridos en la línea de combate, arriesgaron su vida y fueron el blanco de ataques indiscriminados mientras conducían ambulancias.

Desde luego, varios voluntarios perdieron la vida durante este conflicto. Uno de ellos resultó muerto mientras manejaba una ambulancia que fue alcanzada por un misil. Otro falleció en un accidente de tránsito. Otros dos de la sección de Trípoli resultaron muertos en el este de la capital en una zona llamada Zliten. Según se nos informó, todos ellos se encontraban en la línea de combate asistiendo en las tareas de evacuación.

En su opinión ¿cuáles son los problemas que enfrentan los voluntarios hoy?
Es indispensable que apoyemos y rehabilitemos a los voluntarios que han estado efectuando esa labor tan difícil durante un largo período. Eran estudiantes o profesionales antes del conflicto y ahora precisan que se les dé un apoyo psicológico y se les reintegre en la vida normal.

En segundo lugar, abordar la división  que se produjo en la Sociedad Nacional por las posiciones personales entre los que estaban a favor de la revolución y los que estaban a favor del régimen. Lo que necesitamos ahora es una reconciliación nacional.

¿Cómo se logra mantener la unidad de una Sociedad Nacional durante un conflicto civil?
Ciertamente mantuvimos la unidad de la Sociedad Nacional en una situación muy difícil. Pero eso ya quedó atrás, ahora se trata de reunir a la gente y conversar.
Hoy los voluntarios podrían venir y decirnos: “queremos que se cambie al dirigente de nuestra filial, pues forma parte del pasado”. Pienso que no tenemos otra opción sino aceptarlo. Pero tenemos un sistema establecido para cambiar al dirigente de la filial y ese sistema tenemos que respetarlo.

No podemos pasar por alto esta primavera árabe, pero hasta ahora el ejemplo ha sido que los propios voluntarios han defendido la integridad de la Sociedad Nacional de la injerencia externa.
En un momento, se concedió a los voluntarios una audiencia con el presidente del Consejo Nacional de Transición para conversar sobre la integridad de la Sociedad Nacional y la manera independiente que ésta tiene de elegir y destituir a las personas que ocupan cargos importantes.

De hecho los voluntarios dijeron: “No, somos independientes y tenemos una Asamblea General y en ese momento podemos decidir si estamos contentos con una persona y si la mantenemos o no”.

En este período de posrevolución, ¿cuáles son las principales dificultades que se plantean?
Con el regreso de los combatientes, una de las principales preocupaciones es rehabilitarlos e integrarlos en la vida normal. Tras las elecciones, otra de las dificultades, además de restablecer la economía, será la reconciliación nacional. Creo que la Media Luna Roja tendrá un papel que desempeñar en la promoción de la cultura de no violencia, perdón y reconciliación. No será una tarea imposible pero tampoco será fácil.


Muftah Etwilb
Fotografía: ©FICR

 

 

 

 

 

“Creo que la Media
Luna Roja tendrá
un papel que
desempeñar en
la promoción de
la cultura de
no violencia, perdón
y reconciliación.
No será una tarea
imposible pero
tampoco será fácil”.

 

 

 

 

 

 


Traslado de combatientes antiGaddafi, heridos por los intensos bombardeos en Sirte, en helicópteros de la Media Luna Roja desde Ras Lanuf hasta Bengasi en septiembre. Fotografía: ©REUTERS/Esam Al-Fetori, cortesía de www.alertnet.org

 

 

 

 

 

 


Un convoy de la Media Luna Roja Libia brinda asistencia médica y suministros a los desplazados por los combates en Sirte, este de Libia, en octubre. Fotografía: ©REUTERS/Esam Al-Fetori, cortesía de www.alertnet.org

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

2011 

Copyright