Volver a la página
principal de la revista
 

Cuando el estigma mata

El estigma, en sus diversas formas, puede llegar a matar. En algunas partes, las personas afectadas por el VIH sufren una exclusión social tal que les quita el ánimo para buscar asistencia. Según People Living with HIV Stigma Index, el 20% de las personas que viven con el VIH encuestadas en Ruanda han sido objeto de violencia física debido a su condición y en Colombia el 25%. En otros países, las personas que contraen la tuberculosis en la cárcel, quedan marcadas con diversos estigmas y, tras su liberación, pueden ser rechazadas por la familia, los eventuales empleadores, e incluso por los propios trabajadores de salud, es decir las mismas estructuras de apoyo que las ayudan a continuar con la medicación y evitar que la enfermedad se propague. El Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja resiste a la estigmatización de diferentes maneras: a veces abiertamente mediante campañas públicas y otras discretamente hablando con los líderes comunitarios, los funcionarios de cárceles o los familiares de una persona enferma. Las fotos que figuran a continuación muestran que a veces el estigma puede matar y recogen la labor de los trabajadores humanitarios que salvan vidas cuestionando tabúes, sensibilizando y luchando contra la exclusión social.

Nacido en el estigma, Ei Ei Phyu, VIH positivo, duerme en una hamaca en un hospicio para enfermos de VIH/SIDA en las afueras de Yangon (Myanmar) donde vive con su madre, afectada también por el VIH. Una educación deficiente sumada al estigma social y a otros factores hace que las personas que sufren VIH/SIDA a menudo vivan aisladas de la sociedad. Fotografía: ©Damir Sagolj/REUTERS

En el centro de tránsito de Don Bosco en Goma (República Democrática del Congo), esta mujer con VIH posa para una foto durante un evento de sensibilización sobre el VIH/SIDA, organizado por el CICR en diciembre de 2011. Fotografía: ©Phil Moore/CICR

El estigma social que sufren los consumidores de drogas a menudo les impide reintegrarse en la sociedad y tener un estilo de vida saludable. Him, ex drogadicto, vive ahora en un centro de rehabilitación en Siem Reap (Camboya). Con el respaldo de la Cruz Roja de Camboya, el centro ofrece apoyo psicológico y formación profesional en peluquería, deporte, escultura, música y artesanía.
Fotografía: ©Benoit Matsha-Carpentier/Federación Internacional

En muchas culturas, el tema del consumo de drogas entre las mujeres se ve envuelto por el estigma. En la foto, una doctora afgana explica el uso del preservativo a un grupo de mujeres drogodependientes durante una sesión de orientación en el centro de rehabilitación de Nejat, una organización financiada por las Naciones Unidas, que se encarga de sensibilizar sobre la reducción del daño y el VIH/SIDA en Kabul. En Afganistán los opiáceos han servido de medicamento, pero en los últimos años se han usado cada vez más como entretenimiento.
Fotografía: ©Ahmad Masood/REUTERS

En muchos países afectados por un conflicto, los niños secuestrados por grupos armados para servir de soldados o esclavos a menudo se ven condenados al ostracismo una vez que regresan a sus aldeas. Este ex niño soldado de 14 años posa para una foto en un centro de tránsito y orientación para los niños asociados a grupos armados en Kivu Norte, Goma (República Democrática del Congo). Fotografía: ©Phil Moore/CICR

En la provincia de Kivu Sur (República Democrática del Congo), unas mujeres presentan una obra de teatro para sensibilizar al público sobre las consecuencias de la violación y la violencia sexual. En esta escena, los padres de una víctima de violación tratan de consolar a su hija. Las víctimas de violencia sexual son doblemente victimizadas, ya que a menudo son condenadas al ostracismo por la familia y la comunidad. Actuaciones como esta contribuyen a combatir el estigma social. Mientras tanto en este país de África central, el CICR apoya a más de “40 casas de escucha”, donde las mujeres tienen la posibilidad de expresar su dolor y pedir ayuda en un espacio libre de estigma. Fotografía: ©Pedram Yazdi/CICR

 

Además de necesitar atención médica, las personas que sufren de discriminación y aislamiento social debido a enfermedades como el VIH requieren otros tipos de apoyo para mantenerse sanos. Khuyen y su esposo Do, ambos VIH positivos, son los principales miembros de un grupo que ofrece sesiones de asesoramiento para las personas con VIH en el hospital de Hai Phong (Viet Nam). Con el apoyo financiero y técnico de la Cruz Roja de Viet Nam y la Cruz Roja Americana, el grupo también enseña actividades generadoras de ingresos como jardinería, costura y agricultura a las personas que viven con el VIH.
Fotografía: ©Benoit Matsha-Carpentier/Federación Internacional

La lucha contra el estigma y la discriminación exige el valor de las personas
que toman una posición pública en favor de las víctimas. Peati Malaki es un
buen ejemplo. Responsable de todo lo relacionado con el VIH para la Cruz Roja de Samoa, Malaki es la única persona que no esconde su enfermedad en Samoa, donde realiza campañas de sensibilización en escuelas y eventos comunitarios.
Fotografía: ©Benoit Matsha-Carpentier/Federación Internacional

La lucha contra el estigma y la enfermedad comienza temprano, con mensajes positivos a los jóvenes sobre la prevención y tratamiento del VIH. En mayo de 2013, los voluntarios de la Cruz Roja de Kiribati hicieron pequeñas representaciones teatrales sobre el VIH para educar e informar a las comunidades.
Fotografía: ©Benoit Matsha-Carpentier/Federación Internacional

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

2013 

Copyright