Volver a la página
principal de la revista
 

Entrevista con Bekele Geleta, secretario general saliente de la Federación Internacional (continuación)

 

En varias zonas del mundo, hemos visto a las Sociedades Nacionales prestando asistencia en comunidades divididas por la violencia. A menudo tienen que velar por mantener equilibrada su relación con el gobierno y con los grupos de oposición. ¿Qué lecciones debemos sacar del modo cómo han respondido las Sociedades Nacionales?

Ninguna Sociedad Nacional es una isla. Cada una tiene que funcionar dentro de un sistema y con el gobierno establecido, respetando las normas y las leyes del país. Pero al mismo tiempo, la Sociedad Nacional debe convencer a los funcionarios del gobierno de la importancia de sus compromisos, esto es, que el Estado firmó los Convenios de Ginebra y los gobiernos elegidos promulgaron la ley por la cual se creó la Sociedad Nacional. Por lo tanto, el gobierno tiene que respetar esas leyes y esos acuerdos. No se debe transigir sobre eso. Y me es grato indicar que muchas Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja no dudan en decir "no" a sus respectivos gobiernos cuando es necesario.

¿Estamos preparando como es debido a las Sociedades Nacionales para posibles conflictos?
Todos hemos estado trabajando con los gobiernos en tiempo de paz. De ahí la importancia de la Conferencia Internacional. Es primordial dar a conocer a los gobiernos nuestro cometido, es una tarea de sensibilización constante. Por eso, en Siria, [el presidente] Assad pudo aceptar a la Media Luna Roja Árabe Siria y la mayoría de la oposición también la ha aceptado. Es necesario trabajar en ese sentido, ya sea en el Reino Unido o en Estados Unidos, y es indispensable hacerlo continuamente.

Habida cuenta del número de actores humanitarios que existen hoy en día ¿cómo logra la Federación Internacional mantener su pertinencia en un mundo de ONG más jóvenes, más pequeñas y más ágiles?

Es una buena pregunta. También hay una fuerte competencia por parte del gobierno y de las organizaciones militares y de defensa civil que se han organizado para esa tarea, así como del sector privado.

Sin embargo, nuestra conectividad global nos puede aportar una clara ventaja. Si la Federación Internacional, el CICR y las Sociedades Nacionales asociadas logran coordinarse adecuadamente y trabajar bajo la conducción de la organización nacional, entonces tenemos una ventaja. Ninguna otra organización crea este tipo de vínculo que va de lo mundial a lo local. Y ninguna posee un nivel de organización como el nuestro, excepto los organismos de defensa civil y los militares. Muchos donantes internacionales, por su parte, prefieren trabajar con el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja antes que con los organismos de defensa civil o las fuerzas militares.

Antes se refirió usted a la forma en que la tecnología está generando una transformación cultural. ¿Cómo se están comportando aquellos por lo que respecta a esa transición? En muchos aspectos, ¿no estamos atrapados todavía en el modelo en que los donantes dan dinero para  proyectos que ejecutan las Sociedades nacionales?
Me parece que toda la estructura va a cambiar. No creo que la orientación de la ayuda centrada en los donantes vaya a tener un papel tan importante en lo sucesivo. En el mundo en desarrollo, donde hay grandes vulnerabilidades, las economías están cambiando y creciendo. Estamos alentando a las Sociedades Nacionales a que se integren en la vida económica de sus economías en crecimiento. Las organizaciones externas también tendrán que adaptarse colaborando con esas economías.  Va a ser un papel  muy distinto.


Bekele Geleta
Fotografía: ©Devon Krige/ Federación Internacional

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

 

 

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2014 

Copyright

S