Volver a la página principal de la revista

Página suiguiente
 

Ni monja ni sirvienta

Exposición en el museo

Tras 18 meses de preparación, el pasado mes de enero se inauguró en el Museo Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, esta exposición en homenaje a las enfermeras y a la profesión de enfermería, que resume con gran sentido artístico, la labor que cumplieran en los primeros 30 años del siglo XX, período que abarca la primera guerra mundial y el surgimiento de la enfermería en cuanto profesión reconocida. Una época en que contingentes de enfermeras acudían a los campos de batalla donde los hombres se masacraban. La exposición destaca los aportes contemporáneos de las enfermeras que siguen ejerciendo una marcada influencia en el campo de la medicina. La consigna actual de las enfermeras francesas “Ni nonne, ni bonne!” (¡Ni monja, ni sirvienta!) capta el espíritu de un siglo de acción humanitaria y sirve de título a esta exposición que consta de más de 500 afiches, tarjetas postales, dibujos, pinturas y fotografías procedentes de 26 países. También se expone una selección de uniformes. Patrocinada por el CICR, la Federación y el Consejo Internacional de Enfermeras, permanecerá abierta hasta el 31 de julio de 1995. El museo ha publicado un catálogo a todo color con aportes de profesionales de la enfermería; editado en inglés y francés.


“Le secret du pyrophone”

La sección ginebrina de la Cruz Roja Suiza ha encontrado un medio innovador de dar a conocer el quehacer humanitario a los jóvenes. En diciembre de 1994, publicó esta historieta creada por el dibujante Excoffier Emmanuel (Exem), que habla de un órgano musical a gas. Este instrumento extraño fue inventado por un amigo de Henry Dunant y este último trató de comercializar la invención de su amigo. El relato, esencialmente obra de ficción y fantasía, incluye esta anécdota de la vida real.

La historieta narra las aventuras de Percelot, intrépido detective a la búsqueda del secreto de la llama que produce el “pyrophone”. Percelot trabaja con los colaboradores de la sección ginebrina de la Cruz Roja Suiza y trata de descubrir la vida secreta de Henry Dunant. A Exem le llevó un año crearla puesto que el proyecto abarcaba investigaciones y consultas con el historiador Roger Durand. Autor de historietas muy conocido en Suiza, Exem también trabajó en el campo de la salud pública.

“Nuestro objetivo es divulgar información sobre nuestras actividades y suscitar el interés de los jóvenes por la acción humanitaria. Esperamos que esta historieta les aliente a adoptar una actitud solidaria, ampliando el horizonte al mundo entero” - explica Jean-Francois Labarthe, Director de Asuntos Humanitarios de la Cruz Roja Ginebrina.

Esta publicación de 32 páginas a todo color destaca muchos aspectos de la labor de la Cruz Roja de manera entretenida para los adolescentes a quienes la biografía de Henry Dunant pudiera desalentar y, sin lugar a dudas, revela una faceta poco conocida del primer ganador del premio Nobel.

Se distribuirá gratuitamente a los estudiantes de 15 a 17 años que frecuentan los establecimientos públicos de enseñanza secundaria. También se venderá en las librerías y el producto de la venta se destinará a la biblioteca intercultural para jóvenes de la Cruz Roja Ginebrina.


Saneamiento y alfabetización

Atención primaria de salud en Nepal

Tahun, aldea nepalesa en medio del Himalaya, está mucho más alejada de la civilización de lo que uno pueda imaginar. Hay unos pocos hombres porque las condiciones de vida son tan arduas que muchos partieron a enrolarse en el ejército de Gurja y casi ninguno ha vuelto. La mayoría de las mujeres viven solas con sus hijos; trabajan en el campo y tratan de atender a su familia y a su hogar. Todas son sumamente pobres. No hay electricidad, ni agua corriente ni transporte público.

¿Qué mejor lugar entonces para que la Cruz Roja Danesa, en colaboración con la Cruz Roja Nepalesa, llevara a cabo un proyecto de atención primaria de salud? Mediante este proyecto, se enseña a las mujeres a detectar las necesidades de atención sanitaria y a instruir a las demás mujeres de la comunidad en materia de: atención pre y posnatal; planificación familiar; prevención de enfermedades infesiosas; inmunización; cultivo del huerto familiar; mantenimiento de las fuentes de agua potable, construcción de letrinas y otras medidas de higiene.

La precariedad de las instalaciones sanitarias es la causa de numerosas enfermedades, sobre todo infantiles. Rebecca Ragaen, enfermera del proyecto, comenzó por construir una letrina para ella. Luego, seleccionó a algunas aldeanas en calidad de voluntarias de salud y a parteras tradicionales para que fueran formadas en las clínicas cercanas. Antes de que se le permitiera participar en los cursos, cada una tuvo que construir una letrina cerca de su hogar, para dar el ejemplo. Las participantes recibieron semillas para cultivar el huerto familiar y enriquecer la magra alimentación de sus respectivas familias.

El proyecto abarca otros dos elementos importantes: alfabetización y esquemas de agua potable. La alfabetización es una herramienta fundamental para que adquieran confianza en sí mismas. En las clases, de veintidos mujeres cada una, se les enseña a leer libros que no ofrecen mayores dificultades y cálculo elemental. Los cursos se imparten durante seis meses, a razón de dos horas diarias. Una vez que han aprendido a leer y a hacer cuentas, todas anhelan adquirir más conocimientos en materia de salud y no escatiman esfuerzos por aplicarlos en favor de la comunidad.

“Damos prioridad a la alfabetización y ulterior formación de la mujer para mantener las bombas de agua” asevera Gitte Gammelgard, consultora del proyecto de la Cruz Roja Danesa. “Si nos proponemos que la comunidad se desarrolle, debemos concentrarnos en las mujeres pues son ellas quienes velan por el bienestar de sus respectiva familias.”


 
Página suiguiente


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2002 | Copyright