Volver a la página
principal de la revista


Hablar en Plata
Aleksandra Matijevic

  Prestar asistencia a las víctimas del conflicto entre israelíes y palestinos es tarea ardua y peligrosa. Cruz Roja, Media Luna Roja pidió al Presidente de la Magen David Adom y al Presidente de la Media Luna Roja Palestina que hablaran de su labor en condiciones cada vez más difíciles.

 

Entrevista con Younis Al-Khatib, Presidente de la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina (MLRP)

¿Puede describir las diferentes prioridades y actividades de la MLRP?
Desde septiembre de 2000 (comienzo de la segunda Intifada) la MLRP volvió a concentrar sus esfuerzos y recursos en atender a las necesidades de la población. Un reto importante es poder llegar a quienes necesitan atención médica, debido a los cierres constantes y a los numerosos puestos de control. De ahí que hayamos aumentado a más del doble el número de ambulancias y centros de atención primaria de salud. También hemos perfeccionado los equipos médicos para estar mejor preparados frente a las emergencias.

Seguimos poniendo en práctica las recomendaciones del Congreso Nacional de la MLRP. Además, terminado el primer estudio de evaluación de capacidad de la Sociedad Nacional, se está preparando un plan nacional de preparación en previsión de desastres.
Hemos identificado el rol de la MLRP en la situación actual y ampliado su capacidad. Se ha puesto en marcha un programa psicosocial de apoyo para el personal que trabaja muchas horas en condiciones difíciles y para su familia.

¿Se conoce y respeta su misión?
La MLRP lleva 35 años trabajando, principalmente en situaciones de conflicto o de crisis. Nuestra misión es muy conocida en la región. Hay quienes nos consideran exclusivamente una organización médica, pero también tenemos programas de desarrollo comunitario, programas sociales y programas para la juventud. Gozamos del respeto de la comunidad y las autoridades palestinas. No obstante, la existencia del Estado palestino contribuiría al pleno reconocimiento de la Sociedad Nacional.

La proliferación de distintos emblemas utilizados por los servicios sanitarios es un problema en los territorios palestinos. ¿Cuáles son sus recomendaciones y qué medidas han tomado para reducir al mínimo los casos en que no se respetan los emblemas de la Media Luna Roja y de la Cruz Roja?
La reglamentación es un requisito previo para controlar el uso abusivo de los emblemas. En 1994, cuando la MLRP creó su sede en Palestina, diversos servicios sanitarios estaban utilizando los emblemas en forma inapropiada. La situación no era fácil. No había ninguna autoridad para abordar el problema de esos abusos ni para hacer respetar los emblemas. La segunda Intifada agravó la situación, al aumentar la necesidad de la gente de contar con algún tipo de protección. Hace poco, la MLRP y el CICR iniciaron una campaña de sensibilización sobre el emblema recurriendo a las emisoras locales de radio y televisión. También están en curso conversaciones con las autoridades para tratar de reducir al mínimo la proliferación de emblemas.

La MLRP, a pesar de no haber sido reconocida oficialmente, coopera con los componentes del Movimiento y con la Sociedad Magen David Adom. ¿A su juicio, cuáles son los aspectos más importantes de esta cooperación?
Nuestra Sociedad tiene un firme compromiso con los principios humanitarios del Movimiento, lo que para nosotros es más importante que el reconocimiento en sí.
Desde 1994, el CICR ha ayudado a crear el servicio médico de emergencia de la MLRP permitiéndole hacer frente a la crisis actual. También ha desempeñado un importante papel facilitando el paso de nuestras ambulancias. El ejército israelí ha dañado más del 70% de nuestras ambulancias y 121 miembros de nuestro personal fueron heridos durante la Intifada. Ambos hechos son graves violaciones del IV Convenio de Ginebra.

Entre finales de septiembre de 2000 y marzo de 2001, tres miembros del personal de la Meda Roya Palestina perdieron la vida cuando cumplían con su deber. Unos 126 voluntarios y miembros del personal fueron heridos.

En el mismo período, seis trabaradores de los servicios de urgencia de la Magen David Adom resultaron heridos en intervenciones durante las crisis.

 

La Federación y numerosas Sociedades Nacionales apoyan nuestros programas de desarrollo institucional. Cooperamos con la MDA por el bien de nuestra misión humanitaria compartida y para salvar vidas en ambos lados. Nos hemos ocupado de soldados y colonos israelíes, aunque los consideramos una fuerza de ocupación.

¿Cuáles son los retos de gestión que se le plantean hoy en día?
El reto principal es dirigir una Sociedad Nacional que no puede circular libremente. Sin la abnegación del personal y sin el apoyo del CICR, no hubiéramos podido trabajar. El control que ejercen los israelíes en lo que respecta a nuestro acceso a los pacientes, la atención y los suministros médicos es el principal reto que hay que superar.

¿Cuál es su mayor esperanza para 2002?
Todos esperamos que se pueda llegar a un acuerdo de paz que garantice la dignidad de los palestinos y un futuro seguro para los niños palestinos e israelíes.

Entrevista con el Dr. Moshe Melloul, Presidente de la Sociedad Magen David Adom (MDA)

Usted preside la Magen David Adom desde 1999. ¿A su juicio, cuál ha sido el principal logro de la MDA en este período?
La MDA es muy buena en servicios médicos de emergencia, servicios de sangre, y formación médica. En los últimos dos años, nuestros equipos médicos han superado muchas dificultades a raíz de la situación vigente. Han hecho todo lo que han podido para responder con celeridad y ofrecer tratamiento de calidad sin discriminación. Nuestras ambulancias han sufrido daños y, a veces, hemos tenido que trabajar en medio del tiroteo. A pesar de los obstáculos, nuestra labor ha salvado muchas vidas. Me siento orgulloso de que podamos proporcionar sangre inocua a los hospitales y con rapidez.

Incluso en los momentos más difíciles hemos seguido cooperando con la Sociedad de la Media Luna Roja Palestina. Gracias a la buena voluntad de ambas partes, en diciembre de 2000 firmamos un acuerdo de entendimiento en Ginebra. Ambas Sociedades respetan su compromiso humanitario, por lo cual recibieron el Premio Humanitario de la Universidad de Oslo en octubre de 2001.

 

¿Qué funciones social y médica cumple la MDA en Israel?
La MDA se ocupa principalmente de actividades médicas y de intervenciones de emergencia antes de la hospitalización, así como de los servicios de sangre. Su función social todavía es menor, pero hay planes de llevar a cabo varios proyectos de apoyo a los vulnerables y las minorías. La MDA también participa en la difusión en el ejército israelí y está preparando un programa de enseñanza de derecho internacional humanitario en escuelas y universidades.

Actualmente, la Magen David Adom no es una Sociedad Nacional reconocida pero coopera con otros componentes del Movimiento. ¿Podría citarnos algunos de ellos y hablarnos de esta cooperación?
Antes de septiembre de 2000, nuestra Sociedad intensificó su cooperación con la MLRP. Además, se preparó una lista de proyectos comunes con Sociedades Nacionales de países vecinos cuya realización está supeditada a la situación política.

La MDA ha brindado ayuda humanitaria a Bosnia, Eritrea, Etiopía, India y Turquía. Tuvo una serie de contactos y proyectos con Sociedades Nacionales, ya sea bilaterales o por conducto de la Federación tales como servicios de búsqueda, unidades de intervención de urgencia, servicios de sangre y formación médica. La MDA colabora con la Cruz Roja Estadounidense para apoyar los transplantes de médula, los servicios de búsqueda y la difusión del derecho internacional humanitario.

¿Cómo evaluaría el proceso en curso para adoptar el III Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra, y que consecuencias prevé para la MDA?
En principio, tanto nuestra Sociedad como el Estado de Israel son partidarios de la adopción del III Protocolo adicional, aunque con algunas restricciones que pueden superarse. El proceso está en manos de los Estados partes. Entretanto, junto con la Federación y el CICR tenemos que encontrar una solución creativa para que la MDA esté estrechamente asociada con el Movimiento hasta que la situación política permita reanudar el proceso estatal para que sea reconocida miembro de pleno derecho, lo que es sumamente importante.

La MDA es una sociedad humanitaria profesional y con mucha experiencia que puede aportar su saber y sus capacidades a muchas otras Sociedades Nacionales y reforzar el Movimiento.

 
 

¿Cuáles son los principales retos que se le plantean a la MDA hoy en día?
Estamos tratando de hacer frente a la carga que la insurrección ha añadido a nuestras actividades y nuestro presupuesto. También debemos ampliar nuestras actividades para asistir a los vulnerables, judíos y árabes. Por último la MDA tiene que participar más en la creciente demanda internacional de difusión del derecho internacional humanitario.

¿Cuál es su mayor esperanza para 2002?
Mi mayor deseo es que las cosas mejoren tanto para los palestinos como para los israelíes. También espero que el Movimiento reciba a la MDA con los brazos abiertos. Por último, quisiera reforzar nuestra relación con las Sociedades de la Cruz Roja de los países vecinos. Estamos abiertos a la cooperación y a la amistad con todas ellas.

Aleksandra Matijevic
Coordinadora de Comunicaciones del CICR en Jerusalén, hizo estas entrevistas el 24 de enero de 2002.



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster


© 2002 | Copyright