Volver a la página principal de la revista

 

Eliminar un factor de muerte

En el primer plazo fijado por la Convención de Ottawa, han sido destruidas cerca de 30 millones de minas antipersonal almacenadas. Para el 1 de marzo de 2003, 44 Estados Partes habrán destruido completamente sus arsenales.

En esta fecha se conmemora el cuarto aniversario de la Convención de Ottawa, por la que se prohíbe el empleo de las minas antipersonal. Hasta la fecha, 131 Estados Partes han ratificado la Convención o se han adherido a ella, comprometiéndose a eliminar por completo las minas antipersonal. Estas armas matan y mutilan indiscriminadamente y la mayoría de las víctimas son civiles.

En marzo, 45 Estados Partes habían cumplido con su obligación de destruir completamente sus arsenales de minas terrestres antipersonal y, salvo una excepción, todos los Estados respetaron el plazo.

Lo que es aun más importante, en el mismo período la Convención ha tenido efectos demostrables sobre el terreno. El número de nuevas víctimas de las minas terrestres ha disminuido considerablemente: hasta en un 60 a 70% en algunas zonas donde el CICR está presente.

El cuarto aniversario de la Convención de Ottawa es también una oportunidad para que el CICR recuerde a los Estados las tareas pendientes. Se necesitarán más recursos para garantizar que otros Estados Partes cumplan sus plazos para la destrucción de arsenales, limpiar de aquí a 2009 la mayor parte de las zonas minadas y dar acceso a la atención médica y la rehabilitación a las víctimas de las minas. También debe continuar el movimiento en favor de la adhesión universal a la Convención, porque sólo su aplicación plena eliminará la amenaza que representan las minas antipersonal para los civiles inocentes de todo el mundo.


El CICR está de luto

Ricardo Munguía, ingeniero hidráulico del CICR, fue asesinado el 27 de marzo en la provincia de Uruzgan, en el sur de Afganistán. Munguía, que junto con colegas afganos trabajaba para mejorar el abastecimiento de agua en la ciudad de Tirin Kot, fue baleado a sangre fría por un grupo no identificado de asaltantes que detuvieron los vehículos en los que se desplazaba el personal del CICR. Ricardo Munguía, que tenía 39 años, se incorporó al CICR en 1999 y había trabajado para la organización en Colombia, la República del Congo y Angola.

El 8 de abril, fue asesinado otro delegado del CICR. Vatche Arslanian, coordinador de logística, quedó atrapado en un fuego cruzado mientras acompañaba a un colega a su casa. Formaba parte del equipo del CICR que había aceptado permanecer en Bagdad durante la guerra a fin de socorrer a las víctimas del conflicto.


Cuidado con las minas terrestres

La exposición de dibujo y pintura, Los niños contra las minas, se inauguró el 2 de abril en Grozni, la capital de Chechenia. Están en exhibición 80 obras plásticas seleccionadas entre los más de 1.000 escolares de Grozni, Gudermes, Shali y Urus-Martan, que participaron en el concurso organizado por el CICR en cooperación con el Centro Republicano para la Juventud y la oficina local del Ministerio de Cultura de Chechenia.

El concurso formó parte de un programa de sensibilización sobre el peligro de las minas que desde 2000 viene realizando el CICR en el Cáucaso septentrional. Como parte del programa, se han producido espectáculos de títeres y libros de historietas, así como una película de dibujos animados del entrañable personaje local Cheerdig. Actualmente, las actividades de sensibilización sobre el peligro de las minas del CICR en la región están dirigidas a los niños de la República de Chechenia y de las comunidades infestadas de minas del vecino Daguestán, donde el mes pasado se estrenó un espectáculo de títeres.


Víctimas silenciosas de un incendio

"Fue un desastre silencioso", dice Muminat Nurmagomedova, una enfermera de la filial de Daguestán de la Cruz Roja Rusa. "Los vecinos no se dieron cuenta de lo que había pasado porque no hubo gritos de auxilio".

Más de 160 residentes de un internado para niños sordos de Makhachkala, capital de Daguestán, estaban durmiendo cuando, a las dos de la madrugada de un día de abril, se produjo un incendio. Veintiocho de ellos murieron quemados.

Ciento trece niños, de 10 a 17 años, fueron llevados al hospital con graves quemaduras, traumatismos y asfixia. Los informes indican que el incendio comenzó después que vientos huracanados arrancaron los cables de la electricidad. El edificio principal de la escuela fue completamente destruido.

La Cruz Roja Rusa inmediatamente pidió ayuda para asistir a los niños hospitalizados y a sus familias. Los voluntarios jóvenes de la filial de Daguestán de la Cruz Roja Rusa dieron sangre y el personal y los voluntarios de la Cruz Roja Rusa en Moscú donaron unos 7.000 rublos (más de 200 dólares estadounidenses) que se usarán para comprar colchones antiéscaras y material de curación para los niños afectados.


Agua para el Chaco paraguayo

Cuando se llega al Chaco paraguayo, después de viajar ocho horas desde Asunción hacia el oeste, se ven por todas partes las señales de una sequía general. Artemio Mejara, un habitante de Campo Loa, dijo que el Chaco paraguayo está pasando por la peor sequía de los últimos diez años. "Las condiciones son desesperadas, muchos de nosotros estamos tan débiles que apenas podemos caminar", contó el anciano. El desastre está teniendo consecuencias económicas inevitables: el único hijo de Artemio hace poco perdió su chacra.

En Boquerón, la sequía ha tenido efectos particularmente negativos en la agricultura, que en el Chaco paraguayo es de subsistencia. Han sido afectadas casi 5.000 familias de 56 comunidades indígenas agrícolas.

La distribución de agua y alimentos ha sido un aspecto fundamental de las actividades de socorro de la Federación Internacional en Boquerón. Se están construyendo 51 sistemas de abastecimiento de agua, y promotores de higiene debidamente capacitados enseñan cómo evitar las enfermedades diarreicas.

No hay probabilidades de que mejore la situación. Según los primeros pronósticos, la cosecha será este año muy inferior a lo normal. Ya bien avanzada la que se suele llamar 'estación de lluvias', aún no había señales de las tan esperadas lluvias.


Drogas

Cada día se hace más urgente que los gobiernos tomen medidas prácticas y eficaces para ayudar a los consumidores de drogas inyectables a que lleven un vida sana; por ejemplo: aumentar el acceso a un tratamiento y a los programas de reducción del daño. Las políticas severas y hasta violentas para obligar a los individuos a cambiar lo único que consiguen es convertir la lucha contra las drogas en una lucha contra los consumidores de drogas.

Este fue el mensaje de los representantes de la Federación Internacional y las organizaciones asociadas en un simposio sobre "Reducción del daño: los principios humanitarios en acción", que tuvo lugar al final de la XIV Conferencia Internacional sobre la reducción del daño relacionado con el consumo de drogas, celebrada en la ciudad tailandesa de Chiang Mai.

La Federación Internacional fue uno de los patrocinadores de la Conferencia. Participaron, unas 750 personas, entre las que figuraron profesionales del ámbito de la medicina, científicos, sociólogos, terapeutas, asesores y activistas de todo el mundo que trabajan en la cuestión del VIH y la política relacionada con las drogas.

"Está probado científicamente: la reducción del daño da buenos resultados. Las políticas basadas en el concepto de 'mal social', la condena, el hostigamiento y hasta el encarcelamiento de los consumidores de drogas no", afirma Bernard Gardiner, jefe de la Unidad de VIH/SIDA de la Federación Internacional.

"Lo que se necesita con urgencia son programas de tratamiento para los que quieren dejar de consumir drogas y programas de reducción del daño eficaces para evitar que quienes consumen drogas mueran. La estigmatización y la discriminación de los consumidores de drogas inyectables, en especial de los que están infectados por el VIH, siguen propagando el virus por el mundo, también entre los grupos que se consideran de poco riesgo", agregó.

La Federación Internacional ha empezado a prestar especial atención a la cuestión de reducir el daño relacionado con el consumo de drogas, junto con un número limitado de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que participan en actividades tales como los programas de intercambio de agujas y jeringas.


Acción contra la neumonía atípica

China y la Región Administrativa Especial de Hong Kong han sido las zonas más afectadas por la neumonía atípica conocida también con el nombre de Síndrome Respiratorio Agudo Severo. Aunque Guangdong, provincia meridional de China, donde, según se cree, se originó el sindrome, es la más aquejada por la enfermedad, se han dado casos en otras partes del país. La Cruz Roja China sigue vigilando la situación de cerca y se mantiene en alerta para cooperar con el Ministerio de Salud si fuera necesario.

Aunque la neumonía atípica se transmite principalmente por el contacto y los líquidos corporales, las investigaciones en Hong Kong se concentran en informes no confirmados de transmisión también por vía fecal-oral.

En respuesta a la crisis en Hong Kong, la Cruz Roja está realizando una campaña de prevención de la enfermedad dirigida en particular a las personas vulnerables de la comunidad como los ancianos. Los voluntarios de la Cruz Roja están visitando a los ancianos en sus casas para distribuir estuches de artículos para la higiene. Se entregaron en total 100.000 estuches, que contienen tabletas desinfectantes, mascarillas quirúrgicas estándar y directrices para la prevención de la neumonía atípica.

"La respuesta de la comunidad ha sido buena", dice Wilson Wong, secretario general adjunto de la Cruz Roja de Hong Kong. "Creemos que nuestra campaña contribuye a disminuir la ansiedad respecto a la neumonía atípica entre las personas mayores y nos ayuda en nuestra misión de formar en Hong Kong una comunidad que se preocupa por su salud".

La Cruz Roja de Hong Kong ha realizado, además, una campaña de prevención de la enfermedad entre un público más amplio mediante la distribución de 300.000 tarjetas. Cada tarjeta tiene de un lado consejos para evitar el contagio de la enfermedad y del otro se ha dejado blanco para la transmisión de mensajes de solidaridad a pacientes y al personal médico por medio de la Cruz Roja.

La epidemia se ha hecho sentir también en varios países del sudeste asiático, Europa y América del Norte, especialmente en Canadá, Vietnam y Singapur. En Singapur, la Cruz Roja, a solicitud del gobierno, dispuso ambulancias para transportar casos sospechosos al hospital. .

En Canadá, la Cruz Roja ha empezado a distribuir suministros médicos que los servicios de salud proporcionan para las personas que están en cuarentena en sus casas en Toronto y en la Región de York, situadas ambas localidades en la provincia de Ontario, donde se ha dado el mayor número de casos de neumonía atípica.

En junio, el virus había sido contenido en las zonas afectadas. Esto no significa que la amenaza que supone la neumonía atípica para la salud pública se haya terminado. Las autoridades permanecerán en alerta mientras no se haya erradicado el virus.


 


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2002 | Copyright