Volver a la página principal de la revista

Página précédante

 

©Reuters / Daniel Aguilar,
Cortesía de www.alertnet.org

Crisis en Haití

Con uno de los peores niveles de pobreza del mundo y ante una profunda crisis política que ha envuelto a todo el país en los tres últimos meses, Haití está sumido en un estado casi de anarquía. La Cruz Roja de Haití y el CICR colaboran para satisfacer las necesidades humanitarias que causa la crisis. Los heridos que requerían atención médica urgente fueron trasladados a los hospitales de la capital, Puerto Príncipe, y de otras ciudades. Estos centros carecen del personal y del material necesarios para afrontar esta emergencia. El CICR ve con particular preocupación las repetidas irrupciones de personas armadas a los hospitales, que ponen en peligro la vida del personal y de los pacientes. La Cruz Roja de Haití, con el apoyo del CICR y pese a las crecientes restricciones de acceso, sigue evacuando a los heridos. Desde diciembre de 2003, el CICR y la Sociedad Nacional han proporcionado a las instalaciones médicas surtidos de primeros auxilios suficientes para atender a 1.000 heridos y material quirúrgico para prestar tratamiento a 1.400 personas heridas a causa del conflicto. Se han distribuido 32 toneladas de suministros quirúrgicos a un hospital de Pétionville, cerca de Puerto Príncipe, así como material diverso a los hospitales de la capital y al principal hospital de Gonaives. Cuando ha sido posible, el CICR ha continuado también las visitas a los detenidos.



Café en Grozny

En enero de 2004 se abrió en Grozny el café de sensibilización sobre el problema de las minas, en el que trabajan 9 personas afectadas por éstas.

El centro ortopédico de Grozny volvió a abrir sus puertas el 24 de abril de 2003 con la ayuda del CICR, que proporcionó el equipamiento necesario para producir miembros artificiales y tomó las medidas necesarias para que los 10 miembros del personal recién contratados asistieran a un curso de formación de dos años en Sochi, a orillas del mar Negro. Una vez que hayan acabado su formación y el centro esté funcionando a pleno rendimiento, podrán equipar a 300 pacientes por año con miembros artificiales y realizar una cantidad incluso mayor de reparaciones.


©Christopher Black
Federación Internacional

Seguimos creciendo

La Media Luna Roja de Kazajstán, la Cruz Roja de las Islas Cook y la Cruz Roja de Micronesia fueron oficialmente admitidas en la Federación Internacional, elevándose a 181 el número de miembros de pleno derecho. La Asamblea General de la Federación Internacional adoptó esta decisión por unanimidad el pasado mes de diciembre en Ginebra.

"Felicito a estas Sociedades Nacionales cuya labor se verá beneficiada por el apoyo y la pericia que les aportará el hecho de formar parte de la Federación", declaró Juan Manuel Suárez del Toro, presidente de la Federación Internacional.


©Johan Sohlberg / CICR

Combatir las secuelas de la guerra

Más de 90 países, entre ellos las principales potencias militares, han concertado un tratado decisivo para reducir el alarmante número de víctimas civiles causadas por las municiones que quedan dispersas después de un conflicto armado. El CICR encomia la adopción del nuevo tratado sobre restos explosivos de guerra.

El acuerdo aprobado por 91 Estados Partes en la Convención sobre Ciertas Armas Convencionales (CCAC) viene a ser el quinto protocolo adicional de esta Convención. De conformidad con el acuerdo, las partes en un conflicto armado tienen la obligación de limpiar después de un conflicto las zonas que están bajo su control y proporcionar asistencia técnica, material y financiera en las zonas que no están bajo su control, con miras a facilitar la eliminación de las municiones sin estallar o abandonadas tras sus operaciones.

El tratado, que entrará en vigor después de que 20 Estados lo hayan ratificado, se aplicará esencialmente a los conflictos que estallen posteriormente. Este nuevo acuerdo es la culminación de los esfuerzos tendentes a erradicar la plaga de las municiones sin estallar o abandonadas. Las normas adoptadas por los Estados Partes en la CCAC complementan la labor que se sigue realizando para acabar con el sufrimiento causado por las minas antipersonal.


©Thierry Gassmann / CICR

Homenaje

El 17 de diciembre, el CICR rindió homenaje a los 12 delegados que, desde 2001, perdieron la vida en cumplimiento de su misión. En esta ocasión, las familias de las personas fallecidas fueron recibidas por numerosos miembros del personal y por el presidente del CICR, quien les hizo entrega de una medalla en homenaje a sus seres queridos. Se trata de: Aduwe Boboli, Julio Delgado, Rita Fox-Stucki, Jean Molokabonge, Véronique Saro y Unen Ufoirworth, todos muertos en la República Democrática del Congo el 26 de abril de 2001; Ole Friis Eriksen, muerto en el sur de Sudán el 9 de mayo de 2001; Ricardo Munguia, muerto el 27 de marzo de 2003 en Afganistán; Vatche Arslanian, muerto en Bagdad el 8 de abril de 2003; Nadisha Yasassri Ranmuthu, muerto en Irak el 22 de julio de 2003 y Zoheir Abdallah Ahmad Hamdi y Dekran Gregor Dekran Agopian, muertos en Bagdad el 27 de octubre de 2003.


Página précédante


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster | ©2004 | Copyright