Volver a la página principal de la revista

Unidos en la acción

por Andrei Neacsu

En los pueblos ribereños del Lago Victoria en Kenya, Tanzania o Uganda, las enfermedades, los desastres naturales y la pobreza son una trágica realidad. La asociación de la Cruz Roja en la región del Lago Victoria se ha propuesto encarar algunos de los problemas humanitarios más acuciantes de la región.


©Andrei Neacsu / Federación Internacional

Ogembo Oguonyo Dunga nunca le preocupó la vejez. Se imaginó que sus diez hijos, dos mujeres y ocho varones, se harían cargo de él algún día. Residía en la ribera kenyana del Lago Victoria, donde abundaba la pesca y la agricultura le permitía mantener a su familia.

El primer signo negativo fue la insuficiencia de la pesca. En 30 años, más de 300 especies han desaparecido. La historia de Ogembo ya no termina "y vivieron muy felices".

"Perdí a una esposa y en sólo cinco años, el ayaki, la enfermedad que te carcome por dentro, o SIDA, me ha llevado a siete de mis hijos. Enterré al último hace tres semanas. A pesar de que la muerte se ha abatido sobre mi familia, rezo y pido fortaleza para cuidar a mis seis nietos", explica sin aparentar emoción.

Su visitante, Belinda Awino-Ajuang, una delegada local de la Cruz Roja y profesora en la escuela de Wang'Adong, ha escuchado una y otra vez la misma queja. Pone su mano sobre la del anciano en señal de comprensión: las tres cuartas partes de los cuatrocientos alumnos de su escuela son huérfanos de uno o ambos padres a causa del SIDA.

 

Una asociación de la Cruz Roja

En Rachuonyo, a orillas del lago a unos 60 kilómetros de la ciudad de Kisumu hacia la frontera con Tanzania, explica Muktar Ali, comisario del distrito, "casi ninguna familia se ha salvado del VIH/SIDA. En prácticamente todos los hogares hay viudas y huérfanos. Se dan muchos abandonos escolares. Pese a ser una zona seca, cuando llueve en las colinas de Nandi el río Miriu provoca mucha destrucción y cada año el paludismo causa estragos en nuestro distrito, que es el más pobre de Kenya".

Sin embargo, unas 3.000 organizaciones no gubernamentales están presentes en la zona con el objetivo declarado de salvar el Lago Victoria y mejorar la vida de los 30 millones de habitantes que pueblan sus riberas. ¿Puede hacer algo la Cruz Roja?

"¡Sí!" exclama Ali que, si bien conviene en que se han hecho un montón de cosas positivas en los últimos cinco años, se queja de esas ONG que llegan para quedarse sólo un corto lapso y luego se van, llevándose consigo sus competencias y dejando que la situación vuelva a sus fases iniciales.

En 2003, se creó en Musoma, Tanzania, una asociación de la Cruz Roja que abarca a los tres países interesados y a la Cruz Roja Sueca, y a la cual autoridades y comunidades le dieron una excelente acogida.

La idea es contribuir eficazmente a los esfuerzos ya desplegados por los Gobiernos de Kenya, Tanzania y Uganda y por otras organizaciones en los ámbitos en que la Cruz Roja tiene experiencia. Mediante el fortalecimiento de la capacidad de las filiales aseguramos que las competencias permanezcan", explica Staffan Wiking de la Cruz Roja Sueca.

Apoyada por el CICR y la Federación Internacional, la alianza establecida por diez años se enmarca en los planes nacionales de desarrollo de las tres Sociedades Nacionales. La Agencia Sueca de Desarrollo Internacional podría ser la principal organización de apoyo de la Cruz Roja en esta asociación y prosiguen las conversaciones para concertar un acuerdo.

Laurean Rugambua, de la Cruz Roja de Tanzania, opina que con la asociación "se ha comprendido que hace falta tiempo y determinación para cambiar el comportamiento, mejorar las condiciones de salud y garantizar la estabilidad económica y un nivel de vida decente para unos 15 millones de personas que viven por debajo del umbral de pobreza en la cuenca del Lago Victoria".

Salvando vidas en tierra y en el mar

Cada vez que salen a pescar con sus embarcaciones ligeras los pescadores ponen en peligro su vida. Pocos saben nadar y ninguno puede darse el lujo de gastar 50 dólares estadounidenses en un chaleco salvavidas. La Cruz Roja quisiera crear grupos de socorristas y, gracias a la realización de un proyecto de costura para viudas y otras mujeres vulnerables, fabricar chalecos salvavidas a precios asequibles.

En tierra, la Cruz Roja debe hallar soluciones para combatir tradiciones ancestrales que tienen un efecto destructor en los supervivientes del VIH y el SIDA. Belinda Awino-Ajuang explica: "En la región de Luo, las normas consuetudinarias prohíben a las mujeres trabajar la tierra solas. En vista de la elevada incidencia de muertes entre los hombres en la región, las viudas tienen que encontrar otras fuentes de ingreso para dar de comer a sus hijos". La prostitución es la forma más común de ganarse la vida y la consecuencia inmediata de esta práctica es la propagación del VIH/SIDA.

 
 

Agua potable y saneamiento

Mikael Nataka, de la Cruz Roja de Uganda, cree en el adagio "más vale prevenir que curar". Su Sociedad Nacional está por iniciar un programa de distribución de medicamentos antirretrovíricos a las personas afectadas por el SIDA. Pero según él la mejor respuesta en el largo plazo es la educación interpares combinada con la realización de proyectos generadores de ingresos.

Dado que la pesca es escasa, muchas mujeres y hombres han recurrido a ingeniosas soluciones para ganarse la vida: recoger arena del lago.

Mikael Omondi, de 26 años, recoge arena desde hace diez años, que vende a intermediarios para las empresas de construcción. "Lo que gano no me alcanza para vivir pero no hay otro trabajo", dice mientras bebe agua directamente del lago. Omondi conoce la bilharzia, una enfermedad que mató incluso a algunos de sus compañeros de trabajo que tomaron agua del lago. La fiebre tifoidea que se transmite por el agua también es muy frecuente entre la población ribereña. "Pero no hay otra agua para beber", añade con una franca sonrisa. A unos pocos metros, su madre y su hermana lavan afanosamente la ropa de la familia. Los pescadores, las fábricas y las municipalidades vierten 100 toneladas diarias de desperdicios humanos y aguas residuales en el lago más grande de África, según se indicó recientemente en los medios de comunicación kenyanos. A la asociación de la Cruz Roja en la región del Lago Victoria le queda, desde luego, muchísimo por hacer.

Preocupaciones de adultos

De vuelta a Kanyango, vestidos con sus uniformes verde claro, los seis nietos de Ogembo están listos para volver a la escuela por la tarde. Pero en lugar de jugar, estos niños tienen preocupaciones de adultos.

"Me gustaría poder hacer algo para devolver la felicidad a nuestro pueblo", dice Sospeter, nieto de Ogembo, "Quisiera ser médico para salvar vidas".

 


Andrei Neacsu
Delegado regional de información radicado en Nairobi.

 

Un vistazo a la asociación del Lago Victoria

El objetivo de la asociación de la Cruz Roja en la región del Lago Victoria es mejorar la calidad de vida de los habitantes de la cuenca lacustre, particularmente de las personas más vulnerables, mediante programas de salud y asistencia, preparación para desastres, reducción de los riesgos y promoción de la autosuficiencia.

Asociados: Los Gobiernos de Kenya, Tanzania, Uganda mediante sus ministerios especializados y autoridades locales, y de Suecia por medio de su Agencia de Desarrollo Internacional; las ONG y las asociaciones comunitarias tales como la AMREF (Fundación Médica e Investigación de África), las asociaciones de las personas que viven con el VIH/SIDA, las asociaciones de viudas, las cooperativas de pescadores.

Actividades: Elaborar y/o reforzar los programas de atención a domicilio existentes en favor de las personas que viven con el VIH/SIDA, huérfanos y ancianos que no reciben atención.

• Suministro de medicamentos antirretrovíricos a pacientes con VIH/SIDA. Educación interpares en materia de VIH/SIDA por los voluntarios de la Cruz Roja entre los grupos en peligro.

• Reducir la incidencia de la malaria, la fiebre tifoidea y otras enfermedades gracias la educación para la salud, y lograr la reducción de los vectores mediante campañas de limpieza, la promoción y el uso de mosquiteros impregnados con insecticida.

• Constituir y formar a equipos de salvavidas de la Cruz Roja, capaces de intervenir en casos de desastre como inundaciones y accidentes de pesca.

• Elaborar sistemas de alerta temprana en casos de desastre en las comunidades interesadas.

• Proporcionar a las comunidades locales (por ej. cooperativas de pescadores) conocimientos, competencias y material de primeros auxilios.

• Promover la autosuficiencia de las comunidades locales (asociaciones de viudas) para iniciar proyectos de pequeña escala (por ej. talleres de costura) que permitirán reducir la pobreza mejorando al mismo tiempo la seguridad de los pescadores.

• Mejorar el acceso de las comunidades al agua potable y al saneamiento mediante proyectos de construcción y rehabilitación en las zonas más vulnerables.

• Formar a equipos comunitarios en el mantenimiento de las bombas de agua.

• Alentar los intercambios transfronterizos entre las filiales de la Cruz Roja a fin de fomentar la tolerancia entre las comunidades vecinas (a menudo al borde del conflicto por cuestiones pesqueras).

• Abogar por los derechos de las personas que viven con el VIH/SIDA y de otros grupos marginados.



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster | © 2004 | Copyright