Volver a la página principal de la revista

Combatamos el estigma con la verdad

Tras reconocer las repercusiones del estigma y la discriminación en las tasas de transmisión del VIH/SIDA, la Federación Internacional emprendió, en 2002, una campaña de tres años, titulada La verdad sobre el SIDA. Pásala... Después de dos años, Cruz Roja, Media Luna Roja hace un balance de la campaña.

‘‘EL estigma y la discriminación asociados al VIH siguen siendo un terrible obstáculo para combatir la epidemia más devastadora que haya conocido la humanidad", declara Peter Piot, director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA).

Contadas personas que viven con el VIH/SIDA se salvan de esta situación que rodea a la enfermedad. Muchas personas infectadas viven al margen de la sociedad y su desgracia se percibe a menudo como un castigo por llevar una vida descarriada. Los drogadictos, los trabajadores del sexo, los hombres que tienen sexo con hombres son ya estigmatizados y el estigma relacionado con el VIH es otro lastre para su vida. Viven ocultos sin atreverse a hacerse un examen de detección, sin tener acceso a la prevención ni beneficiarse de los programas de asistencia, pues temen los prejuicios y la intolerancia de sus comunidades que no están preparadas para aceptarlos. La epidemia continúa inalterable.

En 2001, la Federación Internacional decidió luchar contra el estigma y la discriminación asociados al VIH mediante su red de 181 Sociedades Nacionales. "Como la mayor organización humanitaria del mundo con millones de voluntarios y con principios y valores humanitarios establecidos, tenemos la obligación de hacer que las comunidades acepten y acojan a las personas con VIH/SIDA", explica Juan Manuel Suárez del Toro, presidente de la Federación Internacional. De esta idea surgió la campaña mundial La verdad sobre el SIDA. Pásala...

¿En qué consiste la campaña?

El 8 de mayo de 2002 se dio inicio a la campaña, con la finalidad de modificar la percepción, las actitudes, las políticas y el comportamiento para garantizar que las personas que viven con el VIH/SIDA puedan recibir atención y apoyo, acceder a medicamentos a precios asequibles y continuar llevando una vida plena y provechosa en sus comunidades.

Por otra parte, la campaña contribuye a evitar que la infección se siga propagando y permite que las personas estén más dispuestas a someterse a pruebas de detección y a protegerse ellos y a sus seres queridos.

En todo el mundo, el personal y los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja desempeñan un papel preponderante en la movilización de las comunidades para reducir el estigma relacionado con el VIH/SIDA. La verdad sobre el SIDA. Pásala... proporciona recursos y un marco mundial para esta labor.

El 8 de mayo de 2003, la campaña de sellos permitía disipar mediante diversos mensajes los mitos y temores respecto del VIH/SIDA. Aunque tardó en levantar el vuelo, 18 meses después, muchas Sociedades Nacionales han adoptado los sellos y la mayoría los ha traducido e impreso en su lengua local. Una nueva serie de sellos –que se muestran en este artículo– concluirá esta campaña mediante mensajes sobre cómo las personas PUEDEN contraer el VIH.

Además, el 8 de mayo de 2003 se inauguró un foro electrónico. Esta plataforma virtual permite al personal y a los voluntarios del Movimiento intercambiar información y hablar sobre la experiencia adquirida en los programas de lucha contra el VIH/SIDA y la labor de reducción del estigma.

Al principio, algunas Sociedades Nacionales se mostraron reacias a unirse a la campaña y muchas otras dejaron pasar cierto tiempo antes de asociarse con redes de personas que viven con el VIH/SIDA. Sin embargo, se tomó conciencia de que era urgente contener la pandemia y afrontar las desastrosas consecuencias del estigma y la discriminación. Después de dos años de realizar una acción mundial, más de dos tercios de las 181 Sociedades Nacionales han llevado a cabo alguna actividad para luchar contra la estigmatización.


Dar un toque local

A pesar de tratarse de una campaña mundial, se han realizado actividades adaptadas al entorno local concreto.

Argentina es uno de los casos que mejor ejemplifica la adaptación de la campaña. La Sociedad Nacional produjo un sello con el siguiente mensaje "No se puede contraer el SIDA por compartir un mate".

En Turquía, la cinta roja es un símbolo nacional para indicar que un niño ha aprendido a leer. Con este mismo símbolo se hace tomar conciencia sobre el VIH/SIDA. La Media Luna Roja Turca combinó los dos mensajes para el 8 de mayo de 2004 y realizó una campaña para combatir el estigma utilizando el lema "¡Aprende a leer para que te informes sobre el SIDA!”

En África oriental, la Federación Internacional apoyó un concurso de afiches que llevaban el lema de la campaña. En 2004, celebró un concurso de cuentos destinado a llamar la atención sobre cómo el VIH/SIDA, el estigma y la discriminación afectan a la vida de mujeres y niñas.

Unidos en la lucha

Ante una amenaza tan grave como la epidemia del VIH/SIDA y la naturaleza oculta del estigma y la discriminación, luchar contra ellos requiere la concertación de múltiples fuerzas. Como parte de su campaña, la Federación Internacional se unió a la Red Mundial de Personas con VIH/SIDA (GNP+) para combatir más eficazmente la estigmatización. Esta asociación permite a ambas organizaciones servir a la causa de la campaña contra el estigma y aunar la pericia de cada una en apoyo de los objetivos de la campaña. En 2003, esta labor se formalizó mediante el establecimiento de un Centro de Colaboración del ONUSIDA para reducir el estigma y la discriminación.

Más importante aún, como parte de los innovadores esfuerzos de la Federación Internacional, Sociedades Nacionales y delegaciones regionales se esfuerzan por garantizar que las personas afectadas por el VIH/SIDA sean participantes clave en los programas de lucha contra el VIH/SIDA, sobre todo en la labor contra el estigma.

Ante una amenaza tan grave como la epidemia del VIH/SIDA y la naturaleza oculta del estigma y la discriminación, luchar contra ellos requiere la concertación de múltiples fuerzas. Como parte de su campaña, la Federación Internacional se unió a la Red Mundial de Personas con VIH/SIDA (GNP+) para combatir más eficazmente la estigmatización. Esta asociación permite a ambas organizaciones servir a la causa de la campaña contra el estigma y aunar la pericia de cada una en apoyo de los objetivos de la campaña. En 2003, esta labor se formalizó mediante el establecimiento de un Centro de Colaboración del ONUSIDA para reducir el estigma y la discriminación.

Más importante aún, como parte de los innovadores esfuerzos de la Federación Internacional, Sociedades Nacionales y delegaciones regionales se esfuerzan por garantizar que las personas afectadas por el VIH/SIDA sean participantes clave en los programas de lucha contra el VIH/SIDA, sobre todo en la labor contra el estigma.

 

El futuro

Además de los sellos, las Sociedades Nacionales han organizado cientos de eventos con el fin de promover el mensaje de la campaña. Desde representaciones teatrales en las calles de Malawi y artistas de graffiti en Suiza, hasta un taller de tres días en Irán, no ha faltado la imaginación para propalar la verdad sobre el SIDA.

Sin embargo, la mayoría de los participantes en la campaña coinciden en que es hora de ampliarla y promover un esfuerzo integrado. "El estigma y la discriminación siguen siendo uno de los aspectos esenciales del Programa mundial sobre el VIH/SIDA de la Federación Internacional, pero después de dos años de campaña sería más pertinente continuar con un programa de reducción del estigma que abarque actividades integradas de sensibilización", explica Bernard Gardiner.

La Federación Internacional y las Sociedades Nacionales estudian la forma de traducir todo esto en acciones sobre el terreno. Pero dos cosas son claras: primero, la campaña ha sido un éxito rotundo ya que ha permitido movilizar ala Cruz Roja y la Media Luna Roja y abogar por la reducción del estigma relacionado con el VIH y segundo, queda mucho por hacer para proteger a las personas afectadas por la pandemia y evitar la propagación del virus. "Es indispensable que sigamos concertando los esfuerzos contra el estigma", concluye Gardiner.

©Christopher Black /
Federacion Internacional

Fotos contra el estigma

Curiosa, la gente hizo cola para visitar el exiguo stand de la Federación Internacional con ocasión de la XV Conferencia Internacional sobre el SIDA, celebrada en julio en Bangkok. El stand estaba adornado con gigantescas postales de todo el mundo, fotografías de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajando con personas que viven con el VIH/SIDA y sellos de la campaña mundial del Movimiento, La verdad sobre el SIDA. Pásala...

Los casi 4.000 visitantes contribuyeron a realzar la apariencia del stand. Los voluntarios y el personal tomaron fotografías de los visitantes frente a un afiche que decía "No se puede contraer el SIDA por ser amigo". Las fotos se imprimieron como adhesivos y se colocaron en un gran panel. Los visitantes pudieron llevarse también una foto como recuerdo de su solidaridad hacia las personas que viven con el VIH/SIDA. La sesión de fotografías suscitó animados debates. Un grupo de mujeres tailandesas que esperaban su turno se preguntaban si podían contraer el virus fotografiándose al lado de una persona seropositiva. Un voluntario las tranquilizó y contestó a sus preguntas sobre la inocuidad de otros actos, como el de saludar con un beso.


Arriba Contáctenos Créditos Revista anteriore Webmaster © 2004   Copyright