Volver a la página principal de la revista

El derecho humanitario y el islam

El CICR y la Universidad Islámica Internacional de Islamabad organizaron una conferencia en la capital pakistaní, Islamabad, cuyo objetivo fue debatir acerca de la protección de las víctimas de la guerra a la luz de la ley islámica y del derecho internacional humanitario. Se examinaron los valores comunes y el respeto por la dignidad humana desde ambas perspectivas.

En medio de una creciente polarización entre civilizaciones tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y después de varios conflictos en el mundo, la conferencia brindó una excelente ocasión para ayudar a los especialistas musulmanes a exponer las interpretaciones y explicaciones islámicas sobre el tema. Durante esta reunión, expertos en derecho internacional humanitario (DIH), así como especialistas musulmanes, catedráticos y profesores de derecho y ley islámica (Sharia) pudieron expresar y escuchar las distintas percepciones y percatarse de ciertas similitudes interesantes entre ambos cuerpos de derecho.

“La protección de la vida, los bienes y la dignidad de los humanos... se trata de doctrinas islámicas universales que anteceden al DIH”, asegura el Dr. Wahbeh Al-Zuhili, especialista sirio, considerado una autoridad en derecho islámico. Esto encaja perfectamente con lo que expresó el Dr. Ameur Zemali, asesor del CICR, en su ponencia sobre los Convenios de Ginebra y sus Protocolos adicionales, la historia, la interpretación y aplicación de estas normas.

El Dr. Wahbeh Al-Zuhili, especialista islámico, conversando con algunos estudiantes durante la conferencia de Islamabad. © CICR
 

Conducción de la guerra

Tras el advenimiento de la guerra moderna y el cambio en las pautas de los conflictos, el DIH ha evolucionado para satisfacer los objetivos de aliviar y mitigar el sufrimiento humano en tiempos de conflicto. La Sharia rige el modo de vida de los musulmanes, abarcando no sólo los aspectos religiosos, administrativos y judiciales sino también la conducción de la guerra. Las fuentes del derecho islámico son las Sagradas Escrituras (el Corán) y la tradición del Profeta Mohammad (la Suna). La evolución de estas leyes tuvo en cuenta las consultas documentadas y el consenso de los eruditos religiosos durante los últimos 1.400 años.

Según el profesor Salah Abdul-Badi Shalaby, de Egipto, el islam distingue claramente entre combatiente y no combatiente. Las normas islámicas no sólo hacen esa clara distinción sino que estipulan exhaustivas directrices sobre la protección de los no combatientes, que se asemejan a las disposiciones consagradas por el DIH. Uno de esos principios comunes es la importancia de que en una zona de guerra siempre haya un lugar donde se goce de inmunidad. Asimismo, ambos derechos abogan firmemente por que se trate con humanidad al enemigo. Es interesante observar que las normas islámicas prevén también el suministro de agua a un campamento enemigo.

Tanto en la Sharia como en el DIH, se estipula claramente el trato debido a los prisioneros de guerra y se hace referencia a la compasión por el enemigo capturado. “Tratar a las personas como a uno le gustaría que se le trate”, así resume el Dr. Abdul Rahman bin Zayd al-Zinedi, especialista saudita, la lógica del hincapié islámico en el perdón al peor enemigo. Ahondando aún más en el concepto, existe una coherencia entre los dos sistemas de derecho en relación con el trato al personal sanitario, a mujeres y niños, a los heridos, a las personas desaparecidas, a los muertos y los desplazados.

Aunque el islam sugiere la reciprocidad de la acción, los especialistas musulmanes presentes en la conferencia opinaron que el islam prefiere el perdón y la compasión. Por esta razón quizás se enseña a los especialistas musulmanes a seleccionar los versículos más flexibles del Corán en relación a temas similares. Al explicar esta sabiduría, el Dr. Wahbeh Al-Zuhili, experto sirio, destacó: “Aunque el Corán contenga más de un versículo relacionado con un tema determinado, los especialistas al formular una norma optarán por el versículo más flexible”.

Así pues, el islam prohíbe los actos inmorales, humillantes y degradantes, así como los abusos contra la dignidad de la persona humana, aun cuando son perpetrados contra el enemigo. La Sharia abarca también los daños colaterales y prescribe una compensación por pérdida de vidas y bienes para los no combatientes, sean o no musulmanes, durante un conflicto. Puesto que para el islam todas las razas son la creación de Dios, la limpieza étnica queda también estrictamente vedada, , otra coincidencia con el DIH.

Pese a la convergencia entre el DIH y la ley islámica sobre la inviolabilidad de la vida, los bienes y la dignidad de los humanos y su insistencia en lograr el respeto mutuo y una coexistencia pacífica, la amistad y cooperación en todas las esferas de la vida, sigue habiendo algunos aspectos en los que disienten las opiniones. Ello se debe tal vez a interpretaciones más influidas por lo político que por lo académico.

Zonas grises

Si bien la finalidad de la conferencia fue examinar los méritos académicos de las disposiciones pertinentes de ambos sistemas jurídicos, la situación en Palestina, Afganistán e Iraq, entre otras, suscitaron algunas discusiones sobre la aplicación del DIH, que desembocaron luego en cuestiones relacionadas con la legitimidad de la acción militar particularmente en Iraq. Los expertos del CICR explicaron que el DIH se ocupa de limitar los efectos que producen los conflictos en las víctimas y no de la legitimidad de un conflicto. Muchos participantes calificaron esto de disparidad en el derecho internacional que, por un lado, legitima la guerra por las naciones poderosas y, por el otro, coarta las posibilidades de los agredidos de defenderse. “Es necesario que resolvamos la distribución asimétrica del poder en el mundo, en la cual los débiles se encuentran a merced de los medios bélicos más sofisticados de un enemigo más poderoso”, comentaba un estudiante de la Universidad Islámica Internacional, preocupación compartida por muchos especialistas musulmanes en la conferencia. “Las acciones militares que despliegan las naciones poderosas se consideran guerras legítimas y se hace caso omiso de la represión israelí, pero la defensa de los musulmanes es tachada de terrorismo, ampliamente condenado por el Occidente. Hay movimientos similares, por ejemplo en países de Europa, que no son incluidos en la lucha mundial contra el terror y son minimizados como asuntos internos de dichos Estados”, explica un profesor de derecho islámico en la Universidad Islámica Internacional de Islamabad.


Un cristiano y un árabe jugando ajedrez. Miniatura sacada de un manuscrito de juego de saló n hecha para el Rey Alfonso X. © BIBLIOTECA DEL ESCORIAL, MADRID

 

Salvar diferencias

A pesar de los muchos temas que aborda también el derecho islámico, los especialistas musulmanes sostuvieron que el DIH es un derecho hecho por el hombre y es aceptable para los musulmanes siempre que no entre en pugna con la Sharia. El derecho islámico tiene una primacía incontestable para los musulmanes ya que se trata de su fe y no hay posibilidad de apartarse de él. Sin embargo, un resultado importante de la conferencia es el hecho de que se haya comprobado que existen más semejanzas que diferencias entre los dos sistemas de derecho tanto en el fondo como en el espíritu. Hubo esencialmente un consenso con respecto a la neutralidad del CICR que le da la credibilidad para acceder sin distinción a las víctimas incluso en las zonas donde el conflicto es más enconado. Tal comprensión es fundamental en vista de la necesidad de neutralizar la idea de choque de civilizaciones que se basa más en la percepción que en la realidad. Los contactos y la comunicación permitirán esclarecer las percepciones y forjar una realidad que redunde en beneficio de la humanidad. La conferencia ha abierto nuevos caminos y como expresó el Dr. Mehmood Ghazi, presidente de la Universidad Islámica: “Esto debe continuar”.

Hadia Nusrat
Periodista independiente radicada en Islamabad.

La opinión de algunos participantes

Sra. Salbiah Ahmad, experta, Malasia: “El principal requisito para tender puentes y forjar la confianza entre la comunidad musulmana y la comunidad internacional es la transparencia, este intercambio entre expertos en DIH y en derecho islámico es un paso positivo en esa dirección”.
Dr. Zamali, asesor del CICR en El Cairo: “Las opiniones autorizadas de la conferencia pudieron establecer que no había mayores contradicciones entre el derecho internacional humanitario secular y los principios pertinentes de la Sharia en tiempo de guerra”.
Profesor Ismail Mohammad Hanafi Al Haj, Sudán: “Fuera de los fundamentos de la Sharia que son inalterables, esta conferencia ha respondido a muchas preguntas y ha suscitado otras tantas cuestiones, que seguirán examinando los expertos en el futuro”.

Arriba Contáctenos Créditos Webmaster © 2005  Copyright