Volver a la página principal de la revista

Página précédante

 

Difíciles condiciones en Iraq

La difícil misión del CICR en Iraq sufrió un terrible revés tras el asesinato de un miembro del personal iraquí, el pasado 13 de enero. Aún no se ha decidido cómo esta tragedia afectará a la labor del CICR en el país. El CICR ya había tomado rigurosas medidas de seguridad para actuar, instalando a su delegación y al personal internacional en la vecina Jordania.

A pesar de estas limitaciones y de la violencia generalizada y persistente, el CICR prosiguió su labor en Iraq durante todo 2004. Los delegados del CICR visitaron ese año a más de 3.200 personas detenidas por las fuerzas multinacionales y las autoridades iraquíes en el centro y sur del país, posibilitando el intercambio de más de 23.600 mensajes de Cruz Roja entre ellas y sus familiares.

El CICR proporcionó igualmente medicamentos y material médico a algunos de los hospitales, donde se atendió a las personas heridas durante las hostilidades. Además, en 2004 se refaccionaron 10 hospitales y 13 centros sanitarios.

El CICR, en estrecha cooperación con la Media Luna Roja de Iraq, suministró víveres y otros socorros para miles de personas que habían huido de sus hogares en Faluya, Najaf y otras ciudades a raíz de los combates. Entre tanto, se distribuyeron diariamente cientos de miles de litros de agua potable a barrios de Bagdad y los hospitales de Basora.

© ENZO BONDIONI / CICR

Diez años de escuela

Desde el comienzo del año lectivo 1994/1995, el CICR ha venido realizando en la CEI programas educativos de introducción al derecho internacional humanitario (DIH) para los jóvenes. Progresivamente integrados en la enseñanza de diversas disciplinas, como la literatura o las ciencias humanas, dichos programas han incluido a Henry Dunant, la historia del Movimiento, el emblema y la iniciación al DIH en el programa básico y superior de los alumnos en Armenia, Azerbaiyán, Kirguistán, Federación de Rusia, Georgia, Uzbekistán, Tayikistán y Ucrania.

Cada programa nacional se basa en un contexto cultural y lingüístico específico y examina las referencias sociales de los jóvenes alumnos para desarrollar mejor, a través de una metodología interactiva, los reflejos universales de tolerancia y de humanismo.

En la región rusa de Tcheliabinsk, por ejemplo, este proyecto común del CICR, de la Cruz Roja de Rusia y del Ministerio de Educación, se realiza a lo largo de toda la escolaridad: durante cuatro años de estudio en literatura rusa y extranjera y durante tres años en ciencias humanas.

En 2004/2005, tras el inicio de las clases de cultura en el Museo Pushkin de Bellas Artes de Moscú, donde se expusieron dibujos infantiles que ilustran situaciones de conflicto armado, ese proyecto educativo ha evolucionado en Rusia utilizando más de ocho millones de manuales y guías pedagógicos editados desde la creación del programa.

© CICR

Campaña de inmunización en Togo

La Cruz Roja Togolesa, mediante su red de 7.400 voluntarios, desempeñó un papel esencial en una campaña nacional de salud integrada con objeto de proteger de cuatro enfermedades graves a los 900.000 niños menores de cinco años con que cuenta el país.

Desplegados en 12 distritos, los voluntarios de la Cruz Roja llevaron a cabo campañas de puerta a puerta y de movilización social comunitaria informando a la población acerca de la importancia de proteger a los niños, así como la ubicación de los centros de vacunación y distribución.

El día de la vacunación, un trabajador del Ministerio de Salud dio a cada niño una vacuna oral contra la polio y una tableta de Mebendazol que combate los parásitos intestinales, además de la vacuna contra el sarampión. Por último, cada niño recibió un mosquitero impregnado con insecticida.

Nunca antes tantas iniciativas de salud pública se habían integrado en tal escala. Cabe subrayar la importancia de la distribución sin precedentes de 900.000 mosquiteros impregnados con insecticida para los niños menores de cinco años, que podrán así estar protegidos contra el paludismo cuando duermen.

El paludismo mata a casi un millón de niños por año en el África subsahariana y su tratamiento cuesta a los países africanos 12.000 millones de dólares estadounidenses.

En Togo, alrededor del 60 por ciento de las admisiones en los hospitales son debido al paludismo y más del 80 por ciento de los casos son niños pequeños.

Además, los voluntarios conversaron con los líderes comunitarios a fin de integrarlos en la iniciativa.

En los próximos meses, se hará un amplio seguimiento para medir el alcance de la campaña, sus efectos en la enfermedad, la eficacia en relación con los costos y el impacto de movilización social.

Los voluntarios de la Cruz Roja Togolesa visitarán cada hogar mensualmente para realizar una evaluación y recomendarán a las familias el uso adecuado del mosquitero alrededor de las camas. En aquellos lugares donde haya nuevos casos de riesgo, como una mujer encinta, un recién nacido o un inmigrante recién llegado con niños, los voluntarios de la Cruz Roja los vacunarán y les darán un mosquitero.

Se prevé realizar una campaña similar en Guinea Ecuatorial, Níger y zonas del sur de Chad donde hay riesgo de paludismo.

© MARKO KOKIC / FEDERACIÓN INTERNACIONAL

Página précédante


Arriba Contáctenos Créditos Webmaster © 2005  Copyright