x

Volver a la página
principal de la revista



Continúa la violencia en Somalia

Desde hace 16 años, Somalia se ve asolada por la guerra, la sequía y las inundaciones. La anarquía se ha apoderado del centro y sur de este país de 9 millones de habitantes, mientras Puntlandia y Somalilandia en el norte han logrado mantenerse al margen del conflicto.

Hoy Somalia vive momentos decisivos. En diciembre último, el Consejo de los Tribunales Islámicos, que hace seis meses había tomado el control de la capital y del sur del país, fue derrocado y sus dirigentes se dieron a la fuga. Después de una guerra relámpago, el gobierno federal de transición, respaldado por el ejército etíope, se instaló en Mogadiscio mientras la aviación estadounidense bombardeaba posiciones en las que se suponía que se escondían militantes islamistas ligados a Al-Qaida. Pero desde entonces, se reanudaron y se han recrudecido los combates en Mogadiscio entre las fuerzas del gobierno de transición y diversos grupos insurgentes y señores de la guerra. Entre tanto, las primeras fuerzas de mantenimiento de la paz enviadas por la Unión Africana seguían luchando por ganar posiciones en la inestable capital. Los civiles que han podido hacerlo han huido de Mogadiscio y, a mediados de abril, más de 100.000 habitantes habían logrado encontrar refugio fuera de la capital.

El CICR continúa concentrando sus esfuerzos en la asistencia a los cientos de heridos –en su mayoría civiles– que son atendidos en los hospitales de Madina, Keysaney y otros establecimientos médicos, pero muchas víctimas permanecen aisladas sin posibilidad de recibir tratamiento médico. Fuera de la capital, el CICR, en colaboración con la Media Luna Roja Somalí, sigue prestando ayuda a las personas afectadas por el conflicto y respaldando a las víctimas de la sequía y las recientes inundaciones. Además, está haciendo todo lo posible por obtener acceso a las personas detenidas en relación con el conflicto. Actualmente, hay más de 600.000 somalíes desplazados por años de conflicto y catástrofes naturales, como las graves inundaciones registradas en el sur del país en noviembre. La asistencia de emergencia brindada incluye alojamiento, agua potable, víveres, atención de salud y restablecimiento del contacto entre familiares separados. Para completar las actividades de emergencia en curso, el CICR prosigue unos 300 programas de salud y proyectos agrícolas, en particular la distribución de semillas para ayudar a las víctimas a recobrar su autosuficiencia.

A pesar de esta terrible situación, es fundamental que el CICR conserve la confianza de todas las partes y preserve su acción neutral e independiente, apoyándose para ello en el amplio conocimiento que tiene del complejo contexto somalí y cooperando estrechamente con los diferentes clanes y con su asociado por excelencia, la Media Luna Roja Somalí, única entidad nacional que aún funciona en este convulsionado país.

Jean-François Berger
Redactor de Cruz Roja, Media Luna Roja

 

Los combates desatados en Mogadiscio desde diciembre de 2006 han forzado a muchas personas a abandonar sus hogares e instalarse en campamentos improvisados.
©BENOÎT SCHAEFFER / CICR

 

Hospital de Keysaney, Mogadiscio, entrada a la sala de urgencias. El CICR abrió en 1992 este establecimiento con capacidad para 65 camas, que fuera antiguamente una cárcel. Administrado por la Media Luna Roja Somalí, este hospital cuenta con una plantilla de 5 cirujanos y 19 miembros del personal enfermero y ha atendido a unos 58.000 pacientes.
©BENOÎT SCHAEFFER / CICR

 

Un niño sosteniendo una pieza de obús de artillería que alcanzó su casa
en Mogadiscio, 20 de febrero de 2007.

©REUTERS / SHABELLE MEDIA, CORTESÍA DE www.alertnet.org

 

Personas desplazadas y pastores locales reciben víveres tras la grave
sequía que afectó a la región de Bakool en el sur de Somalia.

©PEDRAM YAZDI / CICR

 

Los mensajes de Cruz Roja son a menudo el único medio de comunicación
para las familias en tiempos de inseguridad.

©
PEDRAM YAZDI / CICR

 


En Mogadiscio quedan las señales de los innumerables enfrentamientos
armados desde 1991, año en que fue destruido este tanque.

©BENOÎT SCHAEFFER / CICR

 

A los delegados de la Media Luna Roja Somalí y del CICR les cuesta tener acceso a la población afectada pues los caminos y los puentes quedaron dañados por las inundaciones de noviembre de 2006.
©MOHAMED DUALE / CICR

 

Hospital Madina, Mogadiscio, 6 de diciembre de 2006.
En este hospital de 67 camas, financiado por el CICR,
se atiende a la mayoría de las víctimas del conflicto.

©BENOÎT SCHAEFFER / CICR

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2007 

Copyright