Volver a la página
principal de la revista
 

Examinemos a fondo
los Principios Fundamentales:

La neutralidad puesta
a prueba en la plaza
Tahrir del Cairo

 

Hace poco más de un año, la revolución en Egipto comenzó como parte de una ola de acontecimientos que conmocionaron el mundo árabe y sigue cambiando la sociedad egipcia actual. Amal Emam es médica y voluntaria de la Media Luna Roja Egipcia, así como miembro de la iniciativa de la Federación Internacional “Los jóvenes como agentes del cambio de comportamiento”. Cruz Roja Media Luna Roja se hizo un tiempo durante las reuniones estatutarias de 2011 para preguntarle acerca de su experiencia durante el año pasado.

En medio de los cambios que tienen lugar actualmente en Egipto y en todo Oriente Medio y África del Norte, ¿cuáles son algunas de las mayores dificultades que ha presenciado usted en el ámbito de la acción humanitaria, especialmente para la Media Luna Roja Egipcia y para usted misma como voluntaria?
Una de las principales dificultades que hemos tenido que encarar en la Media Luna Roja Egipcia ha sido la práctica de los Principios Fundamentales, tales como la neutralidad y la imparcialidad, en situaciones como las que hemos visto en Egipto.

Enseñamos al público que la Media Luna Roja Egipcia es neutral e imparcial, pero en una situación enconada, puede ser difícil para la gente creerlo. Y tenemos que equilibrar esta dificultad con el aspecto humanitario de nuestra labor, por lo que se refiere a obtener acceso e intervenir en las situaciones. Lo que intentamos hacer es ayudar a las personas, sean manifestantes o no, sean miembros del ejército o no, estamos allí para todos. Así que ha sido muy difícil obtener el reconocimiento de todas las partes sobre la base de nuestros principios y demostrarlo. Y lo logramos.

Para usted personalmente, ¿cuál fue el momento en que más le costó, como voluntaria, defender estos principios?
Para mí, siempre es muy difícil encontrar un equilibrio entre ser compasivo con la gente y al mismo tiempo no dejarse llevar por las emociones. También es muy duro trabajar en condiciones tan violentas y peligrosas, tratando además de convencer a otros a que se unan a nosotros.

Por ejemplo, algunos voluntarios se preguntaron con razón si ir a la plaza Tahrir como parte de un equipo de la Media Luna Roja. “Vas derecho a la muerte”, dijeron. Pero nosotros les diríamos: "Hay personas que ya están muriendo allí, así que tenemos que ir”. Sin embargo, mirando en retrospectiva, hemos visto el activo papel que pueden desempeñar los voluntarios en estas situaciones y la manera en que pueden incentivar a otros voluntarios para que hagan lo mismo. Hemos demostrado que podemos intervenir y salvar vidas, manteniendo al mismo tiempo la neutralidad.

¿Es difícil para los voluntarios separar los sentimientos personales sobre la revolución?
Sí. En este tipo de situación es muy difícil, a mi juicio, mantener el principio de neutralidad. Muchos jóvenes voluntarios de la Media Luna Roja Egipcia estaban en el centro de los acontecimientos, participando con entusiasmo. Sin embargo, se dan cuenta de que el trabajo humanitario es más importante que formar parte de la revolución. Sabemos que no todos podemos participar, o no habrá nadie para brindar protección y salvar vidas. Los voluntarios de la Media Luna Roja Egipcia sabemos que tenemos que sacrificar la posición personal en aras del mensaje humanitario, y ser respetuosos con todo el mundo.

¿Cuál es su opinión sobre el papel de la juventud, la juventud la Media Luna Roja, en la promoción de una cultura de no violencia y paz en la sociedad egipcia?
Ya hemos comenzado a desarrollar aptitudes para la comunicación no violenta a través de la meditación y la mediación. Nuestro objetivo es promover una cultura de no violencia y de paz predicando con el ejemplo.

Hemos enseñado a los equipos de rescate este modo de proceder y notamos la diferencia. En la plaza Tahrir, por ejemplo, un equipo de primeros auxilios contribuyó a promover una cultura de no violencia y de paz por su forma de actuar. El público vio a los voluntarios que mostraron una actitud pacífica, abierta e imparcial con todo el mundo mientras prestaban primeros auxilios. El equipo de primeros auxilios no discriminó a nadie, ya fueran personas indigentes, mujeres, niños o miembros del ejército.

Los voluntarios no sólo prestan un servicio, sino que realizan un acto de entrega personal y difunden valores. Trasmiten la paz a través de sus actos. Por esta razón, muchas personas que resultaron heridas prefirieron dirigirse al equipo de primeros auxilios de la Media Luna Roja Egipcia, porque sentían que había algo diferente.

Habida cuenta de los acontecimientos políticos, ¿cree usted que ésta es una oportunidad para que la Media Luna Roja Egipcia renueve su posición frente al Gobierno egipcio?
La Media Luna Roja Egipcia se fundó en 1912, por lo tanto cumpliremos 100 años de existencia en 2012. Nuestra reputación como red de voluntarios y recursos ya está bien consolidada. Sin embargo, en los próximos meses la Sociedad Nacional tiene que seguir sensibilizando sobre quiénes somos, nuestros valores y principios, y demostrando que formamos parte de una organización humanitaria más amplia, de un movimiento basado en principios humanitarios.

¿Desea expresar alguna otra opinión sobre los desafíos y las oportunidades que tiene por delante Egipto?
En la sociedad egipcia hoy en día ha surgido una gran tendencia hacia el trabajo voluntario. Se ha hecho un llamamiento vehemente para que la gente actúe en favor de la comunidad. Si estamos buscando una oportunidad para promover el cambio, creo que éste es el momento. La gente está preparada para el cambio. Ha ocurrido en la escena política, pero estoy segura de que también podremos hacerlo en el plano ético, lo que significa que en la comunidad egipcia podremos cambiar nuestras actitudes, mentalidades y comportamientos.

Pero tenemos mucho que hacer para lograrlo. Necesitamos que la gente respete la diversidad, sea más pacífica, se muestre realmente abierta a la diversidad y sepa que puede hacerlo. Necesitamos que nuestra gente confíe en sus propios recursos y tire abajo el muro del temor que los paralizaba. Necesitamos que nuestros jóvenes sepan que ha llegado su momento.


Amal Emam/©IFRC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Los voluntarios no sólo prestan un servicio, sino que realizan un acto de entrega personal y difunden valores. Trasmiten la paz a través de sus actos. Por esta razón, muchas personas que resultaron heridas prefirieron dirigirse al equipo de primeros auxilios de la Media Luna Roja Egipcia, porque sentían que había algo diferente”.
Amal Emam,
médica y joven voluntaria de la Media Luna Roja Egipcia

 

 

 

 

 

 

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

2012 

Copyright