Volver a la página
principal de la revista
 


Fotografía: ©Nick Danziger

“Podríamos haber muerto”

En muchos sentidos, los esfuerzos del Movimiento en Afganistán son emblemáticos de los logros obtenidos por los trabajadores humanitarios y los retos que enfrentan hoy, 150 años después de la creación del CICR. Le pedimos al fotoperiodista Nick Danziger, que ha informado sobre el conflicto en Afganistán durante tres décadas, que regresara y hablara con la gente acerca de lo que significa “prevenir y aliviar el sufrimiento humano” en los campos de batalla y las zonas de desastre del siglo XXI.

 Al igual que much os habitantes de su aldea, Hazar Bagh, situada en el extremo norte de Afganistán, Qualam (foto a la derecha) trabajaba en los campos de algodón y trigo, cuando aquella fue atacada durante una ofensiva de los talibanes poco antes del 11 de septiembre de 2001.

En el pánico que se apoderó de la aldea, Qualam no pudo encontrar a sus cinco hijos y tomó la difícil decisión de salvar a los que estaban con ella en vez de buscar a los que faltaban, pues quizás habían perdido la vida en el bombardeo.

“Conocíamos el peligro, que podía manifestarse en cualquier momento, pues ya había ocurrido con los pueblos vecinos”, dice Qualam. Caminó con sus hijos durante dos días y tres noches pasando hambre y frío, antes de encontrar refugio en un campamento para personas desplazadas en Khoja Bahauddin.

Fue también en este campamento donde Qualam escuchó hablar por primera vez de la Media Luna Roja Afgana, del CICR y de otras organizaciones humanitarias, como Médicos Sin Fronteras (MSF ), que entregaban mantas, jabón, lonas impermeables y alimentos. “Sin la intervención del CICR nos habríamos muerto de hambre”, recuerda.

Fue también el primer encuentro de Qualam con grupos humanitarios organizados y la noción de que los civiles tienen derechos en virtud del derecho internacional. “No sabía que había normas que protegen a los civiles que no participan en las hostilidades”, asegura.

“En el campamento, gracias a MSF, seguí un curso sobre higiene. Me convertí en capacitadora en higiene... Ahora que he vuelto a casa, hago lo mismo, es^mi función pública”.

En estos más de 11 años que pasaron desde que conocí a Qualam en el campamento de refugiados de Khoja Bahauddin, la historia de su huida desesperada aquella noche de 2001 no se me ha borrado de la memoria. Me reencontré con ella hace unos meses y esto nos hace pensar en la visión de Dunant, que sigue salvando y cambiando vidas.

De hecho, muchas de las personas a las que se ayudó aquí en Afganistán han recibido salud, energía y experiencia para ayudar a los demás, fueran amigos, vecinos o desconocidos. La vida de decenas de miles de personas ha cambiado para mejor. Se les ha dado abrigo y comida, han recibido noticias de sus seres queridos a través de mensajes de Cruz Roja o sus historias se han difundido mientras estaban en cautiverio. Beben agua potable o pueden caminar y trabajar más fácilmente gracias a las prótesis.

Pero aun con todo lo que se ha aprendido y logrado, los retos siguen siendo enormes. El sector humanitario de hoy, diverso como es, no tiene todas las respuestas, los recursos o el acceso que necesita para aliviar la pobreza y la violencia. Los trabajadores humanitarios y de salud enfrentan amenazas a su seguridad, la labor humanitaria se confunde a veces con los objetivos políticos y, a pesar del alcance mundial del Movimiento, muchos combatientes y civiles conocen mal el CICR, el derecho humanitario o los emblemas de la cruz roja y la media luna roja. Hemos recorrido un largo camino en 150 años, especialmente en los últimos decenios. Pero, lamentablemente, en muchos sentidos, nuestra historia se asemeja a lo que presenció Dunant en el campo de batalla de Solferino.

 

Clich here to continue with the
Focus on Afghanistan series.

 

La cronología

150 años de acción humanitaria

Decenio de 1850: se dan las condiciones para la acción humanitaria internacional organizada. Se intensifica el movimiento contra la esclavitud y, al mismo tiempo, se toma mayor conciencia de la difícil situación de los presos y los pacientes psiquiátricos. Las fuerzas militares crean mejores sistemas para el tratamiento médico durante los conflictos aunque a menudo resultan insuficientes pese a los avances en el conocimiento médico. Las principales eminencias médicas abogan por nuevos sistemas, entre ellos las redes de voluntarios, para el tratamiento de los heridos de guerra. Los informes de prensa sobre las condiciones en tiempo de guerra para los soldados heridos consternan al público y obligan a algunos gobiernos a tomar medidas


Fotografía: ©Archivos del CICR

Noviembre de 1854: Florence Nightingale llega a Turquía con 38 enfermeras de Inglaterra para atender a los soldados heridos en la guerra de Crimea. A pesar de que las condiciones en los hospitales de guerra son atroces, al principio el personal médico militar no da una buena acogida a las enfermeras voluntarias. Los soldados heridos, carentes hasta de mantas, sufren en habitaciones superpobladas y sucias. Muchos murieron de tifus, cólera y disentería.

24 de junio de 1859: los ejércitos de Francia y Cerdeña se enfrentan con las fuerzas austríacas cerca del pueblo de Solferino, en el norte de Italia. Henry Dunant, hombre de negocios suizo, es testigo de las cruentas secuelas, ayuda a organizar la asistencia para los soldados heridos y regresa a Ginebra profundamente conmovido y resuelto a mejorar la suerte de los heridos en el campo de batalla.


Fotografía: ©Archivos del CICR

1861: Clara Harlowe Barton se convierte en uno de los primeros voluntarios en el Hospital de Washington tras el estallido de la Guerra Civil de Estados Unidos y, más tarde, sería un aliado clave de los fundadores del CICR, Henry Dunant y Gustave Moynier. Funda la Cruz Roja Americana.


Fotografía: ©Archivos del CICR

1862: pagando él la edición, Dunant publica 1.600 ejemplares de Recuerdo de Solferino e inicia una intensa campaña para obtener el apoyo a su idea de crear un cuerpo internacional de voluntarios con el fin de asistir a los soldados heridos en la guerra.

17 de febrero de 1863: creación del Comité Internacional de socorro a los militares heridos, precursor del CICR y del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Noviembre de 1863: se funda la primera Sociedad Nacional de la Cruz Roja en Stuttgart, entonces parte del Reino de Württemberg. La Cruz Roja de Württemberg se convertiría posteriormente en la Cruz Roja Alemana en 1921.

Pulse aquí para continuar
con la cronología

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2013 

Copyright