Volver a la página principal de la revista

Los parlamentarios,
un eslabón
humanitario fundamental

por Jean-François Berger

En el campo de la diplomacia humanitaria, el CICR se esfuerza por mantener relaciones estrechas y asiduas con todos los actores políticos, y en particular con los gobiernos.

¿Cuáles son sus vínculos con el mundo poco conocido de los parlamentarios? Hemos escogido como punto de partida de nuestra investigación la Centésima Conferencia Interparlamentaria, celebrada en Moscú en septiembre de 1998.

En el marco grandioso del Kremlin, la reunión anual de la Unión Interparlamentaria (UIP) congregó a unos 1.200 parlamentarios, procedentes de 123 países, que durante una semana analizaron diversos temas y preocupaciones comunes. De horizontes culturales y políticos disímiles, estos parlamentarios tienen al menos una cosa en común: han sido electos en las urnas para defender los intereses de sus representados, es decir, para preparar leyes y controlar el quehacer gubernamental en sus respectivos países. Entonces, ¿qué los vincula a la acción humanitaria? Veremos que existen nexos importantes que constituyen un enorme potencial para todos los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.


 

Un programa humanitario

«Las víctimas de las guerras no son electores. Por razones obvias, no pueden ejercer el derecho a voto, de manera que su peso político es mínimo», afirmó Miguel Ángel Martínez, Presidente de la UIP. «De ahí que los parlamentarios tengamos el deber moral de movilizarnos en favor de los problemas humanitarios». Movilizarse sí, pero ¿en torno a qué prioridades y cómo? En la actualidad, los parlamentarios estudian varias posibilidades.

Al margen de la Conferencia de Moscú, las parlamentarias se reunieron para debatir sobre la situación de la mujer en tiempos de guerra. A juicio de Svetlana Goriatcheva, Vicepresidenta del parlamento ruso (Duma), «las mujeres pueden contribuir a contener la violencia si asumen más responsabilidades, en particular en asuntos legislativos. Una mujer es una madre que desea profundamente la seguridad para sus hijos. Si se hubiera escuchado el clamor de las mujeres, tal vez nunca hubiera estallado la guerra en Chechenia».

Según Elizabeth Knecht, delegada del CICR en Moscú, «es importante que el derecho internacional humanitario, que confiere los mismos derechos a hombres y mujeres, sea realmente aplicado en un momento en que tanto el papel como la vulnerabilidad de la mujeres aumentan en el contexto de la guerra».

Los parlamentarios también celebraron el cincuentenario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ahmed Fathi Sorour, Presidente de la Asamblea del Pueblo, de Egipto, dijo: «los parlamentarios están en primera línea en cuanto a la protección de los derechos humanos, puesto que tienen el mandato de observar la realidad de la vida diaria».

Otro tema de interés es la prevención de conflictos, que reviste una importancia vital cuando se trata de problemas concretos. Consideremos, por ejemplo, el agua. Las cuestiones del acceso al agua, su conservación y su utilización racional son algunos de los principales temas de interés común, que exigen propuestas conjuntas e interactivas de parte de los parlamentarios. A juicio de Moutari Moussa, Presidente de la Asamblea Nacional de Níger y Secretario General de la Unión de Parlamentarios Africanos, «los parlamentarios deben tratar asuntos de desarrollo, como la cuestión del agua, en un contexto regional para que los países interesados puedan armonizar la legislación en la materia».

Todos concuerdan en que la búsqueda de consenso a escala regional favorece la solución de las controversias. Esto supone que los parlamentarios actúen con un mínimo de tenacidad, porque como es bien sabido, toda modificación de la legislación nacional exige una paciencia infinita. «La atribución y la utilización racional del agua es una de las prioridades principales en nuestra región. Lo que implica que debe entablarse un diálogo profundo entre todas nuestras entidades nacionales antes de que se alcance un acuerdo oficial», explica Francisco Campbell, Secretario del Comité de Parlamentarios de América Central. Esta opinión adquiere un significado particular cuando se piensa en las inundaciones que devastaron Honduras, Nicaragua y Guatemala en octubre pasado.

La función de los parlamentarios

Además de los puntos del orden del día de la Conferencia, los parlamentarios plantearon otros asuntos, entre ellos, el de las minas antipersonal. El éxito de la campaña para lograr su prohibición obedece en gran parte a las acciones de parlamentarios de todo el mundo y a la eficacia con que las coordinó la UIP. Al respecto, la delegación canadiense ha emprendido enérgicas iniciativas para promover la firma y la ratificación del tratado de Ottawa, gran empresa humanitaria que ha liderado Linda Finestone para quien la batalla no ha terminado: «Los parlamentarios han demostrado que tienen peso, sobre todo cuando se trata de lograr la ratificación de un instrumento, porque sin su aprobación, los tratados son letra muerta».

La ratificación de un tratado no es todo. La etapa siguiente consiste en incorporar las disposiciones del mismo a la legislación nacional. Con este fin, la UIP ha creado un comité especial encargado de promover el respeto del derecho internacional humanitario (DIH). Este comité ha iniciado una investigación mundial sobre la eventual incorporación del DIH en la legislación nacional. Este proceso se lleva a cabo en estrecha cooperación con el CICR, y más precisamente con el servicio de asesoramiento cuyo cometido es apoyar a los Estados en la labor de adaptar la respectiva legislación. Frecuentemente, estas tareas cuentan con la colaboración de las Sociedades Nacionales y de la Federación Internacional.

Pierre Apraxine, delegado jurídico del CICR ante la Comunidad de Estados Independientes, hace hincapié en que «la primera medida que se debe adoptar para que se observe el derecho humanitario en la región se refiere a la adaptación de la legislación nacional a fin de permitir la represión de los crímenes de guerra, lo que implica a menudo modificar el código penal. Para preparar eficazmente la adopción de estas medidas, es esencial aunar fuerzas mediante la creación de comités nacionales. Otra cuestión que interesa a los parlamentarios es la normativa sobre el uso del emblema».
Ludmila Potravnova, Presidenta de la Cruz Roja Rusa y Vicepresidenta de la Federación Internacional, comparte firmemente esta opinión. «Las conferencias de esta índole nos permiten encontrar a parlamentarios de todo el mundo y señalar a su atención los aspectos jurídicos de las actividades de las Sociedades Nacionales, en particular por lo que atañe al emblema del Movimiento».

Arnold Luethold, de la División de organizaciones internacionales del CICR, afirma que «el foro de parlamentarios es una buena oportunidad para entablar el diálogo y poner de manifiesto algunos problemas nuevos, como por ejemplo, la aparición de milicias privadas respecto a las cuales hay vacío jurídico». Al referirse a este fenómeno en la sesión plenaria de la UIP, el Sr. Luethold invitó a los parlamentarios a reglamentar las actividades de las compañías privadas que proporcionan servicios armados.

Como explica Anders Johnson, Secretario General de la UIP, «los parlamentarios son el amplificador institucional de las preocupaciones de la sociedad. Los parlamentos ofrecen una tribuna para que la sociedad pueda expresar sus múltiples aspiraciones y son el cauce institucional para transformaras en voluntad colectiva. Al mismo tiempo, gracias a su gestión como órgano colegiado y también a la actuación individual de cada uno de sus miembros, transmiten a la población de sus países respectivos las normas y recomendaciones adoptadas por los organismos gubernamentales internacionales». Ello constituye un instrumento importante, que la diplomacia humanitaria debe saber aprovechar plenamente.

 

 

Opinión

Cornelio Sommaruga, Presidente del CICR

Sr. Cornelio Sommaruga, ¿de qué manera pueden los parlamentarios ser útiles a la acción humanitaria?

En primer lugar, preparando y aprobando las normas y los tratados destinados a proteger a las víctimas. En segundo lugar, promoviendo los valores humanitarios en el debate democrático. Por último, en calidad de expertos bien ubicados, pueden impulsar la adopción de los presupuestosindispensables para llevar a cabo la acción humanitaria.

¿Qué cauces piensa seguir para llegar hasta el mundo parlamentario?

Un medio importante son las actividades de los órganos existentes, como la UIP, foro excepcional para transmitir los mensajes humanitarios. Al mismo tiempo, mantenemos estrechos lazos con asambleas regionales como el Consejo de Europa. Tampoco descuidamos los contactos bilaterales con los parlamentos de cada país y prestamos una atención primordial a las comisiones de Asuntos Exteriores de los parlamentos nacionales.

Jean-François Berger
Redactor CICR de Cruz Roja Media Luna Roja.



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista anteriore | Webmaster


© 2003 | Copyright