Volver a la página
principal de la revista
Página suiguiente

 

Lucha contra el estigma

En diciembre de 2001, representantes de 85 Sociedades Nacionales de países de Asia, África, Oriente Medio, Europa y las Américas asistieron a la V Conferencia Internacional sobre Asistencia Extra-hospitalaria y Comunitaria a Personas con VIH/SIDA, que tuvo lugar en Chiang Mai, Tailandia. Esta conferencia versó sobre las necesidades de asistencia y apoyo de enfermos del VIH/SIDA. Muchos de los 300 participantes de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que son seropositivos y cuidan a seropositivos, compartieron sus experiencias con los otros 3.000 delegados ante la Conferencia.

Según el Dr. Álvaro Bermejo, Jefe del Departamento de Salud y Asistencia, de la Federación en Ginebra, la Conferencia ofreció la posibilidad a las Sociedades Nacionales de informarse sobre las necesidades de las personas de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que prestan asistencia y las necesidades de sus pacientes.

"Sin asistencia no puede haber esperanza en cuanto a la prevención del VIH/SIDA", dijo el Dr. Bermejo, subrayando que la Cruz Roja y Media Luna Roja "son excelentes administradores de programas de prevención del VIH eficaces, pero tienen que hacer más en términos de lucha contra la discriminación que impide a las personas declarar que son seropositivas y de apoyo a los voluntarios que cuidan a las personas afectadas." El orador también citó a las Sociedades Nacionales de Kenia, Uganda y Zimbabwe, diciendo que eran modelos dignos de ser emulados por otras Sociedades Nacionales en cuanto al cuidado de quienes viven con el VIH/SIDA.

El derecho internacional humanitario en Africa


El curso panafricano sobre derecho internacional humanitario (DIH), organizado por el CICR y el Centro de Derechos Humanos en Pretoria en noviembre pasado, reunió a 35 estudiantes y jóvenes docentes de toda África: República Democrática del Congo, Eritrea, Etiopía, Ghana, Kenya, Lesotho, Mauricio, Mozambique, Nigeria, Uganda, Rwanda, Seychelles, Sierra Leona, Sudáfrica, Sudán, Swazilandia, Zambia y Zimbabwe. El curso, basado en uno similar que se imparte desde hace 20 años en Varsovia para participantes europeos, fue el primero en África y ofreció un panorama general de los principales aspectos del DIH. El método interactivo permitió que los participantes compartieran experiencias individuales, poniendo de relieve problemas propios de África. El curso terminó con una mesa redonda sobre el dilema planteado por la opción entre justicia y reconciliación, utilizando Sudáfrica como estudio de caso.

Sueños y esperanzas

No cabe duda de que la vida de un refugiado o de un solicitante de asilo está colmada de temores, incertidumbre y prejuicios. En un centro de acogida de Grecia, una fotógrafa estadounidense se dedicó a aliviar parte de la tensión sentida por jóvenes refugiados y solicitantes de asilo cuando ellos y su familia comienzan el proceso de búsqueda de una nueva patria. El centro de acogida, administrado por la Cruz Roja Griega en la ciudad de Nea Makri, Grecia central, ofrece alojamiento a 120 solicitantes de asilo y exiliados. La mayoría de los residentes son familias de Afganistán, Irak, Irán, Turquía y Siria.

En 2001 Barbara Smith comenzó el programa de arte Sueños de niños refugiados. A través del dibujo y la fotografía, ofrece a los niños unas horas de juego estructurado en el cual pueden expresarse, explorar su imaginación y disfrutar del hecho de ser niños. La finalidad del programa es dotar a los niños de herramientas que les ayuden a articular sus sentimientos y emociones. La Sra.Smith explica que muchas veces se liberan emociones tristes y dolorosas en el espíritu inocente de la creación lúdica, y que ve operarse cambios considerables en los niños víctimas del aislamiento social a medida que comienzan a dar rienda suelta a sus sentimientos confusos.

 

Días de humareda en Australia

"Los incendios de bosque son frecuentes en Australia. Ahora bien, cuando las temperaturas son abrasadoras, los vientos violentos e imprevisibles y la tierra está reseca por falta de lluvia, los incendios de bosques puede escapar a todo control y convertirse en una situación de crisis." Era la víspera de Navidad cuando se dio la noticia de que era imposible controlar los incendios de bosques y se estaban extendiendo por pueblos y ciudades dejando tras de sí rastros de destrucción. Mientras unos 20.000 bomberos combatían las llamas por tierra y por aire con agua, voluntarios de la Cruz Roja Australiana se desplegaban de inmediato para colaborar con otras organizaciones de socorro y con el gobierno del Estado para coordinar la evacuación de miles de personas en peligro.

Las horas de ansiedad pasaron a ser días a medida que se intensificaba la furia de los incendios destruyendo 1.200.000 de acres de tierra. Mientras proseguía la evacuación de más vecinos, la Cruz Roja colaboraba con el Departamento de Servicios Comunitarios del gobierno ofreciendo asistencia social y apoyo comunitario a las víctimas. Más de 70 voluntarios de la Cruz Roja Australiana se han ocupado en el Centro de Información estatal, servicio que atiende a las llamadas telefónicas de familiares y amigos de las víctimas de desastres. En este caso, se recibieron unas 2.000 solicitudes formales de información sobre australianos y extranjeros.

Tribunal ficticio

Una vez más, estalló la guerra en Bellitia Occidental entre el ejército de Parabulem y las fuerzas rebeldes, conflicto atizado por la codicia y el odio étnico. Miles de víctimas civiles tienen que hacer frente a este desastre humanitario: reto para el CICR y la comunidad internacional. Se trata de un guión muy realista, salvo que Parabulem y Bellitia no existen y, en realidad, forman parte de un ejercicio imaginado por el CICR para el primer concurso de tribunales ficticios destinado a universidades de Kenya y Tanzania, que se organizó en noviembre pasado en Arusha, Tanzania, sede del Tribunal Penal Internacional para Ruanda.

En la primera parte del concurso, estudiantes de seis universidades hicieron de delegados del CICR que trataban de negociar el acceso a los civiles. Luego, tuvieron que explicar el conflicto en términos jurídicos ante los "medios de comunicación mundiales", en realidad, personal del CICR y el Tribunal. La final del concurso tuvo lugar en una de las salas de tribunal y ante un jurado importante, presidido por el Juez Eric Mose Vicepresidente del Tribunal Penal Internacional para Ruanda. La Universidad de Nairobi ganó el premio. El Juez Mose felicitó a los estudiantes y añadió: "Creo que pertenecen al gran movimiento de derechos humanos, el gran movimiento del derecho internacional humanitario."



Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster


© 2002 | Copyright