Volver a la página
principal de la revista

Página précédante

 

 

Frente a frente

Los días 29 y 30 de abril, representantes de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Japón y de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) se reunieron para examinar asuntos humanitarios de interés común. La delegación japonesa pidió ayuda para aclarar el caso de 11 japoneses desaparecidos, presuntamente secuestrados y llevados a la RPDC. En una reunión precedente, los coreanos habían aceptado que si encontraban a alguno de ellos, la Cruz Roja de Pyongyang informaría a la Cruz Roja Japonesa. Ambas partes también decidieron mantener otras reuniones acerca de las investigaciones para dar con el paradero de los japoneses desaparecidos.

Según las fuentes, la delegación coreana planteó varios asuntos relativos a la desaparición de coreanos antes y durante la Segunda Guerra Mundial, las víctimas de la bomba atómica en la RPDC, y la asistencia alimentaria.

¡Alto a la tuberculosis!

El 24 de marzo de 2002, Día Mundial de la Tuberculosis, instaurado por la Organización Mundial de la Salud, el CICR hizo una declaración sobre esta enfermedad, que afecta a numerosos presos en el Cáucaso, principalmente en las cárceles de Armenia, Azerbaiyán y Georgia.

En 1995, en colaboración con los Ministerios de Justicia y de Salud de esos tres países, el CICR inició un programa de lucha contra la tuberculosis en los lugares de detención: se trata de la estrategia DOTS (sigla en inglés de tratamiento breve bajo observación directa). Los principales aspectos del programa son: establecimiento de un hospital para detenidos tuberculosos, atendido por personal sanitario con la debida formación; apertura de un laboratorio especializado en el diagnóstico; creación de un programa de educación en materia de salud destinado a las personas más expuestas a contraer la enfermedad (detenidos, y guardias) El resultado ha sido que en Georgia la resistencia cruzada pasó de 21,8% en 1998 a 8,6% hoy en día, y el nivel de curación es actualmente de 75%.

Para más detalles consulte el sitio web del CICR en inglés (www.icrc.org) y la entrevista con el Dr. Philippe Creach, responsable del programa en Georgia.

Rendir cuentas

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y Save The Children-UK publicaron un informe a principios de año, afirmando que los colaboradores humanitarios de ONG internacionales y locales, así como de organismos de la ONU, abusaban de niñas menores de 18 años en Guinea, Liberia y Sierra Leona (Africa occidental). Si bien las acusaciones no se han verificado, el informe se concentra en el uso de asistencia y servicios humanitarios, destinados a ayudar a los refugiados, como medio de explotación sexual.

La Federación reaccionó inmediatamente ante las acusaciones presentadas en el informe. Se estableció contacto con las Sociedades Nacionales de estos tres países para verificar que tomaran conocimiento del informe. También se llevó a cabo un examen de las actividades de la Federación en Sierra Leona y Guinea. Cabe la posibilidad de que personas hayan observado un comportamiento poco apropiado a título individual, pero se está haciendo todo lo posible para establecer procedimientos que permitan la identificación de estas personas y su despido, y, a la vez, eliminar toda posibilidad de explotación del proceso de asistencia.

Según el Proyecto de Rendimiento de Cuentas Humanitario, proyecto interinstitucional, con sede en la Federación, la medida de los abusos descritos en el informe podría ser inusual. Su carácter no lo es. Explica que los esfuerzos actuales de rendimiento de cuentas humanitario tienen que ir más lejos. "Este informe nos recuerda que los esfuerzos en curso no han sido suficientes", dice Agnes Callamard, codirectora del proyecto. "La protección y la prevención globales exigen el replanteamiento de preceptos de organización y humanitarios bien arraigados, incluidos valores fundamentales. En resumen, el rendimiento de cuentas debe ser el principio y la práctica que rijan la labor humanitaria."

Llegar a las sombras

La XVI Conferencia Europea de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que tuvo lugar en Berlín, concluyó el 18 de abril con la adopción de una estrategia regional sobre migración y salud para millones de personas privadas de atención y justicia social.

La triste suerte de los migrantes y de las personas aquejadas de VIH/SIDA y tuberculosis fue un tema prioritario en la conferencia, en la que participaron 50 Sociedades Nacionales. Unos 350 participantes redactaron la "Carta de Berlín", así como dos planes de acción para ayudar a víctimas de abusos y vulnerabilidad en lo que se dio en llamar "tierras de sombras" de Europa.
El día de la clausura, Didier Cherpitel, Secretario General de la Federación dijo que el estigma y la discriminación obligan a las personas a refugiarse en las sombras, donde se libran al comercio sexual y al consumo de drogas por vía intravenosa. Tenemos que llegar hasta esas sombras para ayudar a los marginados y los enfermos, y acabar con la terrible explotación de centenares de personas cada año.

La Carta de Berlín aprobada por la Conferencia contiene políticas sobre una serie de cuestiones en materia de migración y de salud que van a ser aplicadas mediante dos planes de acción. Estos planes incluyen medidas para garantizar el derecho fundamental a la salud y el acceso a satisfacer necesidades fundamentales como alimentos, cobijo, ropa, agua y asistencia médica, así como para forjar y reforzar asociaciones dentro y fuera del Movimiento.

¿Me seguirás necesitando cuando tenga 64 años?

"En Africa se dice que cuando muere un anciano, desaparece una biblioteca", comentó Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas, en un discurso pronunciado ante la Primera Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento celebrada en 20 años. Esta Asamblea tuvo lugar en abril y contó con la presencia de centenares de representantes de Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales (ONG) y gobiernos, que examinaron cuestiones relacionadas con las personas mayores.

El Secretario General de las Naciones Unidas, que cumplió 64 años durante la Asamblea, advirtió que si la cuestión de las personas de más edad no se llevaba bien, surgirán enormes problemas sociales y económicos para gobiernos, organizaciones humanitarias y ONG. Citando un verso de una canción de los Beatles que reza más o menos "¿Me seguirás necesitando, me seguirás alimentando, cuando tenga 64 años?", Annan dijo que tenían que encontrarse nuevas maneras de utilizar la experiencia, la creatividad y los conocimientos de las personas mayores.

Desde la última Asamblea, celebrada en 1982, ha habido un cambio radical de los modelos demográficos que están teniendo gran incidencia en las economías y la vida de las personas mayores del mundo entero. Dado que los países desarrollados registran una disminución del crecimiento demográfico y los países en desarrollo enfrentan retos como la incidencia del VIH/SIDA en las personas de más edad, se ha establecido un plan de acción para abordar todos esos problemas.

Juan Manuel Suárez del Toro Rivero, Presidente de la Federación, dijo en un discurso ante el foro que las ONG teníamos que incluir a las personas de más edad en las soluciones para mejorar su calidad de vida, ya que lograremos más si son personas de mayor edad quienes encuentran soluciones para personas de mayor edad.

El Presidente encomió la labor de ayuda a estas personas que prestan la Cruz Roja y la Media Luna Roja en el mundo entero. Dijo que podría hablar mucho sobre las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que se ocupaban de estas personas en sus comunidades y en todos los lugares del mundo. Pero añadió que, aunque la Cruz Roja y la Media Luna Roja velaban por mejorar la calidad de vida de todos los grupos vulnerables de la sociedad, las personas de mayor edad del mundo entero representaban un reto creciente para el Movimiento y la sociedad en su conjunto.


Arriba | Contáctenos | Créditos | Revista actual | Webmaster


© 2002 | Copyright