Volver a la página
principal de la revista
 
 
 

Para algunos de nosotros es un acto cotidiano. Para otros es un signo de riqueza y desarrollo. Pero en cualquier sociedad moderna conducir un coche es algo habitual. ¿Alguien se ha puesto a pensar en lo peligrosa que puede ser esta actividad diaria?

La Federación Internacional, en su Informe Mundial sobre Desastres de 1998 publicado en 1999, dio la alarma con respecto a la seguridad en el tránsito, particularmente en los países en desarrollo. Y el año pasado, la Organización Mundial de la Salud publicó un innovador informe con datos inquietantes. Se estima que en el mundo alrededor de 1,2 millones de personas mueren cada año en accidentes de tránsito y 50 millones resultan heridas y a menudo quedan discapacitadas. El 90 por ciento de los accidentes de tránsito ocurren en los países en desarrollo, la mayoría de ellos entre peatones, ciclistas, motociclistas y pasajeros de los transportes públicos. El informe prevé que en los próximos 20 años, las muertes y lesiones por accidentes de tránsito aumentarán en alrededor de un 65 por ciento.

A pesar de los hechos y las cifras, la mayoría de la gente no reconoce que se trata de una verdadera amenaza para la salud pública. Sin embargo, mucho se puede hacer y se está haciendo para modificar esta forma de pensar. En este número, Cruz Roja, Media Luna Roja pone de relieve el papel decisivo que cumple el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja por lo que atañe a formular normas de seguridad vial en los planos local, nacional, regional y mundial. La etapa siguiente será intensificar esos esfuerzos para que cada Sociedad Nacional dé la alarma a este respecto.

En este número se proporciona también mucha información sobre cómo va evolucionando la situación en Asia tras el maremoto. Dada la estabilización de la situación humanitaria en los países afectados, las autoridades gubernamentales y las organizaciones de ayuda han pasado a centrar sus actividades en la recuperación, rehabilitación y reconstrucción. El Movimiento trabaja de manera coordinada y ha dado un lugar preponderante en su labor de reconstrucción al fortalecimiento de la capacidad de las Sociedades Nacionales en los países afectados por el maremoto.

Esta panorámica permite conocer más a fondo las operaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. El mundo observa los progresos de la reconstrucción y debemos, por lo tanto, velar por que la asistencia que se está prestando responda a las necesidades de las víctimas y por que los millones de personas que donaron dinero y asistencia material estén víctimas y por que los millones de personas que donaron dinero y asistencia material estén al tanto de los logros y los obstáculos que jalonan el camino de la recuperación.

Jean-François Berger
Redactor del CICR
Jean Milligan
Redactora de la Federación

Arriba Contáctenos Créditos Webmaster © 2005  Copyright