x

Volver a la página
principal de la revista



Darfur a la deriva

La situación en Darfur sigue deteriorándose. La inseguridad no ha cesado de aumentar en los últimos meses, privando a muchos habitantes de sus medios de subsistencia y de la asistencia esencial. Como resultado del conflicto armado interno, sectores enteros de la población se han visto obligados a desplazarse, lo que ha impedido que los campesinos se ocupen de sus campos y ha perturbado el acceso a los mercados y los servicios de salud.

La magnitud de las necesidades ha inducido al CICR, junto con sus asociados del Movimiento, a organizar la mayor operación de asistencia que despliega actualmente en todo el mundo.

“Ser de Darfur hoy en día, sea cual sea la etnia de origen, significa sobrevivir en condiciones de total inseguridad, muy lejos de las declaraciones diplomáticas. Significa el dolor de haber perdido todo ayer. Significa el temor de la precariedad y la incertidumbre del mañana. Hoy es más necesaria que nunca una verdadera acción humanitaria neutral e independiente, aunque sea cada vez más peligroso realizarla”, asegura, Jacques de Maio, jefe de las actividades operacionales del CICR en el Cuerno de África.

Los trabajadores humanitarios en Darfur actúan en condiciones cada vez más arriesgadas. Varios colaboradores de las organizaciones humanitarias han resultado muertos o heridos. En agosto, un empleado del CICR fue secuestrado y luego asesinado. Pese a que el acceso a algunas regiones es esporádico, prosiguen las actividades en los tres estados de Darfur.

La prioridad es asistir a los habitantes y los desplazados en las zonas rurales, suministrándoles semillas, aperos y socorros adaptados a sus necesidades. Son vitales también los programas de asistencia médica y abastecimiento de agua.

Hay actualmente dos millones de personas desplazadas internas y otras 220.000 han encontrado refugio en Chad. En Darfur Meridional, más de 100.000 desplazados se han instalado en campamentos improvisados repartidos sobre varios kilómetros cuadrados en torno a la ciudad de Gereida. Se ha puesto en marcha aquí un programa nutricional con la ayuda de las Sociedades Nacionales australiana y británica. Un equipo quirúrgico de cuatro personas instalado en Nyala puede intervenir en pocas horas dondequiera que se produzcan enfrentamientos para atender a los soldados y combatientes heridos de todos los bandos involucrados en el conflicto. El CICR ha reforzado su apoyo a las campañas de vacunación del Ministerio de Salud y ha intensificado sus programas veterinarios para subsanar las deficiencias y promover la autosuficiencia de la población.

Para mejorar la suerte de la población civil, el CICR mantiene un diálogo confidencial con todas las partes a todos los niveles a fin de recordarles sus obligaciones dimanantes del derecho internacional humanitario y velar así por que los civiles sean protegidos.

El conflicto de Darfur ha provocado la separación de muchas familias. Buscar a las personas desaparecidas y ayudar a los familiares dispersos a mantenerse en contacto, y reunirlos cuando es posible, es una tarea a largo plazo que lleva a cabo con habilidad la Media Luna Roja Sudanesa.

Ante un conflicto que no da señales de solucionarse, la misión humanitaria del Movimiento en Darfur durará sin duda mucho tiempo.

Jean-François Berger, redactor para
el CICR de Cruz Roja, Media Luna Roja

 

Este hombre es uno de los 100.000 desplazados que
viven en el campamento de Gereida, Darfur meridional.

©BORIS HEGER / CICR

 

Una mujer desplazada en Darfur contesta a su marido,
refugiado en Chad, mediante un mensaje de Cruz Roja.

©BORIS HEGER / CICR

 

Campamento de Gereida, Darfur meridional.
©BORIS HEGER / CICR

 

Temiendo nuevos ataques, muchas personas, inclusive ancianos, buscaron
refugio en Gereida y otros campamentos improvisados.

©BORIS HEGER / CICR

 

En algunas zonas remotas de Darfur, un equipo quirúrgico móvil del CICR brinda
cuidados esenciales a los soldados y los civiles.

©VIRGINIE MIRANDA / CICR

 

La formación para trabajadores comunitarios en cuidados veterinarios está destinada
a pastores y nómadas que recorren grandes distancias para asistir a los cursos básicos
que imparte el CICR en la materia.

©BORIS HEGER / CICR

 

Combatientes del Ejército de Liberación de Sudán asisten a una sesión
de difusión del DIH organizada por el CICR en Durum.

©BORIS HEGER / CICR

Arriba Contáctenos Créditos Webmaster © 2006  Copyright