Volver a la página principal de la revista

China
Temor a lo desconocido

 

Los sobrevivientes del terremoto en la provincia de Sichuan están preocupados por las personas desaparecidas y las réplicas.

‘‘No he sabido nada de mi hija de 13 años desde que ocurrió el terremoto y no sé si está viva o muerta”, dice Yang Mingyuan. Su rostro, extrañamente tranquilo, parece como desconectado de sus emociones.

Yang dejó sus datos a los voluntarios en un despacho para personas desaparecidas instalado en un estadio de Mianyang, ciudad de Sichuan, donde se alberga a más de 10.000 damnificados. Unos 5 millones de personas se quedaron sin techo tras el terremoto de 7,8 grados de magnitud en la escala de Richter, registrado el pasado 12 de mayo. Las autoridades calculan que el número de muertos ascenderá a 80.000.

Ha buscado a su hija por todas partes incluso en un hospital, donde se atendía a una paciente con el mismo nombre, pero hasta ahora no ha tenido éxito.

“Es lo bastante grande como para saber que la estamos buscando y qué hacer para ponerse en contacto con nosotros”, comenta.

Cada día cientos de personas tratan de obtener noticias de sus familiares desaparecidos mediante la red de voluntarios, colocando avisos y difundiendo mensajes.

Bajo un agotador calor de la tarde en el estadio, un voluntario de la Cruz Roja China se apresura a fin de organizar el transporte para un padre que ha encontrado, según dice, el paradero de su hijo y desea llevarlo hasta él lo antes posible.

Equipos de expertos de la Cruz Roja China están capacitando a grupos de voluntarios para prestar apoyo psicosocial entre los sobrevivientes. Entre las técnicas enseñadas figuran las adaptadas a la cultura y las costumbres chinas tales como los ejercicios de respiración tai chi.

“Es normal en una situación como ésta que a la gente le cueste sobrellevar lo que siente”, observa Amgaa Oyungerel, delegada regional de salud de la Federación Internacional. “A veces la gente sólo necesita desahogarse, tener a alguien que los reconforte y los ayude a aliviar el estrés y el temor a lo desconocido.”

Las continuas réplicas y la amenaza de inundaciones y desprendimientos de tierra aumentan las preocupaciones de los sobrevivientes.

El personal y los voluntarios de la Cruz Roja han estado trabajando sin descanso día y noche proporcionando asistencia básica, atención médica y albergue. Son apoyados por expertos en desastres y en agua y saneamiento de la Federación Internacional. que hizo un llamamiento por valor de 92,7 millones de dólares estadounidenses para apoyar un programa trienal destinado a ayudar a unas 500.000 personas. Los esfuerzos se concentrarán en la construcción de centros de salud y escuelas.

Xiao Wei, de 16 años, quiere ser ingeniero desde que era niño y jugaba con ladrillos de madera. Tras el terremoto, la idea se ha reforzado aún más.

“Espero que, si todas estas ciudades y pueblos han de reconstruirse después del terremoto, sean planeadas de manera diferente con más espacios abiertos y edificios menos altos”, dice mientras se sienta junto con su familia en una tienda de campaña a lo largo de una autopista.

El apartamento donde vivía Xiao Wei con sus padres no quedó completamente destruido pero no era seguro para vivir. Sin embargo, han tenido más suerte que las demás personas del lugar, como su tía Yang Yunju, cuyo apartamento fue destruido y su hija, herida en el terremoto, es atendida en una tienda de campaña cercana convertida en puesto de socorro, establecido por los médicos de la Cruz Roja en la provincia vecina de Hunan. El equipo compuesto por 30 personas es una de las varias unidades de la Cruz Roja que afluyeron de otras zonas de China.

Los ojos de Xiao Wei reflejan un profundo sentimiento de pérdida. “Me siento triste por mi ciudad y por la muerte de tantas personas”, dice.

Francis Markus
Responsable de comunicación de la Federación Internacional.



Padres con fotografías de sus hijos fallecidos, en una misa celebrada en su memoria en la escuela primaria destruida por el seísmo que sacudió la ciudad de Wufu en el condado de Mianzhu.
©REUTERS / JASON LEE, CORTESÍA DE www.alertnet.org


Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2008 

Copyright