Volver a la página principal de la revista


Illustration : J.P. Kalonji/Eleventh Hour Artists Ltd.

Escritora, voluntaria y observadora en materia humanitaria, Saundra Schimmelpfennig opina que el Año de los Voluntarios debería estar centrado no tanto en los nuevos voluntarios sino en la gestión de los que ya tenemos.

Como voluntaria y tras haber trabajado en la gestión de voluntarios, sabe lo difícil que es lograr una buena gestión. Reclutarlos es la parte más fácil y la que suele captar más atención, pero es tan sólo la primera etapa del ciclo de gestión que comporta otros aspectos como: capacitar, supervisar, ofrecer oportunidades de aprendizaje y desarrollo, reconocer el aporte de los voluntarios y velar por que el voluntariado no se convierta en una carga financiera.      

Tal como explica Dashdeleg Aleksandr, jefe del departamento de operaciones de la Cruz Roja de Mongolia: “Los voluntarios se van si no hay actividades ni capacidad de dirigirlos, y si no hay incentivos para que se queden ni posibilidades de promoción”.

“Han tenido una vida dura y desean dejarla,” dice Aleksandr del cuerpo de voluntarios de la Cruz Roja de Mongolia. Desafortunadamente muchos se quedan sólo un año o dos “no tenemos prestaciones como un seguro o incentivos para los voluntarios”. Tampoco hay muchos recursos para costear el transporte y otros gastos.

En lugar de tratar de resolver todos los problemas a la vez, Valli Ponniah, responsable de la Federación Internacional del desarrollo de voluntarios para la región de Asia y el Pacífico, recomienda que las Sociedades Nacionales definan primero en qué etapa del ciclo de gestión de los voluntarios se encuentran.

Esto es lo que hizo la Cruz Roja de Sri Lanka después que el tsunami de 2004 reveló la necesidad de mejorar las normas de dirección, localización y reembolso de voluntarios. “La Cruz Roja trajo a un coordinador para que se ocupara específicamente de las cuestiones relacionadas con el voluntariado y hoy los voluntarios tienen un manual, una base de datos, normas y reglamentos”, comentó la responsable. “Fue la primera Sociedad Nacional en adherirse a la propuesta de que se contrate una póliza de seguros mundial para voluntarios”.

La caja de Pandora

El seguro es un excelente ejemplo de cómo al atender las necesidades de los voluntarios se puede abrir una caja de Pandora en el ámbito de las cuestiones de gestión. El seguro de accidentes proporciona a los voluntarios un sentido de seguridad, sobre todo a los que intervienen en desastres. Sin embargo, cuando la Federación Internacional elaboró por primera vez un plan de seguro para voluntarios, nadie se adhirió, señala Ponniah.

¿La razón? Muchas Sociedades Nacionales no tenían prácticas de gestión para aplicarlo. A menudo no sabían cuántos voluntarios tenían y menos aún sus nombres.
• Antes de hacer una lista de los voluntarios, es esencial que las Sociedades Nacionales cumplan otras tareas, entre ellas;
• definir si un voluntario es un miembro de la Sociedad Nacional o un integrante del personal;
• elaborar una hoja de cálculo o una base de datos y actualizar la información;
• capacitar al personal de la filial para que sepan determinar
qué personas podrían ser voluntarios y entrar los datos pertinentes;
• designar a un coordinador nacional para supervisar el proceso.

Aunque puede ser un proceso caro y lento, son muchas las ventajas. En casos de desastre, la Sociedad Nacional dispone así de información actualizada sobre la dirección de los voluntarios, sus competencias y experiencia. Con estos datos en mano, las Sociedades Nacionales pueden desplegar voluntarios más rápidamente. Una forma para retenerlos es invitarlos a que se incorporen a otros programas, si no una vez finalizados los programas, se los pierde.

Otra forma de considerar a los voluntarios

A parte de saber dónde ubicarlos y mantener la comunicación, las Sociedades Nacionales tienen otras formas para ayudar a su fuerza de trabajo no remunerada a sentirse recompensada y reconocida. “A menudo se considera a los voluntarios sólo ejecutores y se les llama cuando hay algo que hacer, como por ejemplo distribuir víveres o realizar programas de salud”, observa Andreas Sandin, coordinador del desarrollo de voluntarios en la oficina zonal para América de la Federación Internacional. “Pero por general no participan en la vida institucional de la Sociedad Nacional en ningún plano”.

En vista de esto, la Cruz Roja Neozelandesa ha decidido tratar a sus voluntarios como integrantes del personal, dice Gillian Peacock, responsable nacional de capacidad y personas. “Utilizamos el mismo programa de introducción para los voluntarios y los integrantes del personal”, señala la responsable. “Y cuando recibimos becas de Outward Bound (organización encargada de promover el desarrollo personal mediante experiencias sobre el terreno), la mitad va para los voluntarios y la otra para el personal.

La Cruz Roja Peruana está dando cada vez más participación a sus voluntarios en el proceso de planificación, asegura Agueda Aguilar García, coordinadora del plan de apoyo nacional de la Sociedad Nacional. Este año los voluntarios están ayudando a trazar un nuevo plan estratégico gracias a su participación en los talleres nacionales.

En Nepal, la idea central es “propiciar un entorno en el que los voluntarios se expresen y se puedan abordar sus problemas”, señala Sudarshan Adhikiari, jefe de desarrollo organizacional de la Cruz Roja Nepalesa. Desafortunadamente, ha sido difícil encontrar el apoyo financiero a largo plazo necesario para desarrollar una estrategia integrada a nivel nacional y aplicarla a todos los proyectos en todos los lugares. “El desarrollo organizacional no es una prioridad para los donantes”, observa. “Siempre han preferido financiar directamente la prestación de servicios”.

En el informe de la Federación Internacional recientemente publicado “El valor de los voluntarios”, se subraya la necesidad de establecer mejores sistemas de gestión para proteger, promover y apoyar a los voluntarios, lo que es un buen avance. Para aprovechar al máximo la oportunidad que brinda este año dedicado al voluntariado, podríamos también realzar la importancia de la gestión de los voluntarios dando un nuevo nombre a 2011: “El año de la gestión de los voluntarios”, para que así las Sociedades Nacionales, los donantes y los medios se interesen en este aspecto menos atractivo pero igualmente importante de su contribución.

Saundra Schimmelpfennig es escritora y observadora en materia humanitaria radicada en Utah, Estados Unidos, donde tiene el blog, Good intentions are not enough (las buenas intenciones no bastan).

 



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y usted ¿qué opina?

¿Es usted voluntario? ¿De qué manera se le puede apoyar mejor en esta tarea? ¿Qué le parece el estudio El valor de los voluntarios? Envíe sus comentarios a rcrc@ifrc.org o participe en la discusión en www.facebook.com/
redcrossredcrescent

 

 

 

El valor de los voluntarios

Los voluntarios son esenciales para que el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja pueda mejorar la salud, reducir la pobreza, obtener acceso a las comunidades vulnerables y responder ante las emergencias. Pero, ¿cuántos voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja hay exactamente y cuánto vale lo que aportan?

En un informe reciente de la Federación Internacional, titulado El valor de los voluntarios, se da la respuesta. En términos generales, 13,1 millones de voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja prestaron servicios valorados en casi 6 mil millones de dólares que beneficiaron a unos 30 millones de personas en 2009, según el informe, publicado a fines de enero para conmemorar el décimo aniversario del Año de los Voluntarios.

Basándose en los resultados de una encuesta realizada a 107 Sociedades Nacionales, en El valor de los voluntarios se cuantifica el valor económico de la fuerza de trabajo voluntaria y se describen las diversas contribuciones sociales que hacen en sus comunidades. La Federación Internacional usará los resultados en sus esfuerzos dirigidos a proteger, reconocer y promover la labor de los voluntarios.

Realizado por Dalberg Global Development Advisors y basado en la metodología creada por la Organización Internacional del Trabajo y el Centro de Estudios de la Sociedad Civil de la Universidad Johns Hopkins, el estudio proporciona un punto de partida para la captación y la retención de voluntarios.

Asimismo, proporciona un cuadro más claro de los ámbitos en los que contribuyen los voluntarios. Si bien los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajan en muchas áreas, la gran mayoría de ellos participa en las tareas relacionadas con la salud (promoción, atención y servicios);en segundo lugar figura la preparación, la respuesta y la recuperación en casos de desastre y por último los servicios generales de apoyo.

Además, los voluntarios aumentan la fuerza de trabajo remunerada de la organización en una relación de 1 a 2.000, con un promedio mundial de 20 voluntarios por cada empleado remunerado. (En el África subsahariana esta relación es de 327 voluntarios por cada miembro del personal remunerado y en Asia sudoriental es de 432 a 1. En Estados Unidos y Canadá la proporción es de 11 a 1, la más baja de todas las regiones).

¿Qué demuestran todas estas cifras? Para la Federación Internacional significan que la inversión en el desarrollo comunitario basado en los voluntarios da buenos frutos. “El valor de la red de voluntarios es que ofrece una oportunidad de invertir más, no menos, en lo que respecta a luchar contra las causas profundas del sufrimiento humano”, se observa en el informe.

Desglose de los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja por sector

El voluntariado en cifras:

6.000 millones de dólares: valor estimado de servicios donados en 2009 por los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja
13,1 millones: número aproximado de voluntarios en el mundo
4: cantidad mínima de horas que hay que aportar por año para ser considerado voluntario
107: número de Sociedades Nacionales que participaron en el estudio de la Federación Internacional El valor de los voluntarios
54%: porcentaje de voluntarias
46%: porcentaje de voluntarios
20 a 1: relación media entre los voluntarios y el personal remunerado

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

2011 

Copyright