Volver a la página principal de la revista

 

Se intensifica el conflicto en Libia: la acción del Movimiento

En la medida en que los disturbios civiles en Libia se transformaron en un conflicto sin cuartel en marzo, el Movimiento se ha esforzado por prestar asistencia directa a las personas afectadas por los enfrentamientos y ha hecho reiterados llamamientos a las partes contendientes para que respeten las normas del derecho internacional humanitario.

En medio del conflicto, la Media Luna Roja Libia ha enfrentado la difícil y peligrosa tarea de prestar asistencia médica y psicosocial en los puestos de primeros auxilios y los hospitales saturados de las ciudades. “Estaba aterrado por las heridas que me tocó curar. No estaba acostumbrado a tales escenas, pero hice mi trabajo”, comentó un voluntario de la Media Luna Roja Libia.

El CICR también estuvo en las primeras líneas, colaborando estrechamente con la Media Luna Roja Libia. No pudo obtener un acceso seguro a la parte occidental de Libia, pero envió a Bengasi, en el este del país, un equipo médico integrado por cuatro personas y transportó más de 180 toneladas de socorros.

Las Sociedades Nacionales tunecina y egipcia (con el apoyo de la Federación Internacional, del CICR y de otras Sociedades Nacionales mediterráneas) concentraron su labor en asistir a miles de personas desesperadas, en su mayoría trabajadores migrantes que huían del país.

En una declaración conjunta el Movimiento expresó “su grave preocupación por el deterioro de la situación humanitaria a raíz de la escalada de violencia y el drama de la población civil que se ve afectada por la crisis en Libia y los acontecimientos en los países vecinos”.

Asimismo manifestó su profunda inquietud ante “los recientes ataques a personal y ambulancias de la Media Luna Roja Libia” e instó a los Estados a que respetaran los derechos y prestaran servicios a los migrantes que huían de los enfrentamientos.


Fotografía: ©Federación Internacional

 


Nuevas inundaciones remataron un duro año

Las Sociedades Nacionales de Europa vivieron un año 2010 muy duro ya que más de 25 desastres naturales afectaron a la región. “El doble que en 2009”, afirmó Slobodanka Curic, coordinadora regional de gestión de desastres de la Federación Internacional. Más de la mitad de esos desastres fueron inundaciones y más de 20.000 damnificados recibieron ayuda de diversas fuentes del Movimiento. “Debemos centrar nuestra labor en la alerta temprana y la reducción de riesgos para que las Sociedades Nacionales puedan responder con mayor celeridad y eficiencia”, añadió la coordinadora.

 





Miles de desplazados en Côte d’Ivoire

El CICR y la Cruz Roja de Côte d’Ivoire atendieron a decenas de personas heridas durante los recientes enfrentamientos librados en Duékoué, localidad situada en el oeste del país, donde siguen ayudando a 12.000 personas desplazadas por la violencia y los disturbios políticos. “Hemos trabajado sin interrupción”, informó la voluntaria y coordinadora de primeros auxilios de la Cruz Roja de Côte d’Ivoire, Christine Dehe Mahan. “Al mismo tiempo estoy tratando de encontrar a parte de mi familia”. Más de 15.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, han huido a los países vecinos. En diciembre, la Federación Internacional emitió un llamamiento de emergencia preliminar cifrado en 1,39 millones de dólares para ayudar a las Sociedades Nacionales de Burkina Faso, Ghana, Guinea, Liberia y Malí en su labor de asistencia a los desplazados.



Dijeron...

“Las organizaciones humanitarias deben resistirse y decir al régimen ‘somos las organizaciones más grandes del mundo, somos poderosas ONG con elevados presupuestos y fijaremos nuestras condiciones’, y poder negociar así un mejor acuerdo”.
Linda Polman, que opina en su libro que las organizaciones humanitarias suelen atizar los conflictos permitiendo a las facciones armadas y los gobiernos controlar la asistencia y utilizarla de manera indebida.

 

“La asistencia puede producir efectos negativos muy graves, pero ¿prolonga realmente una guerra? No es común que un grupo armado dependa de la ayuda para su supervivencia”.
Fiona Terry, trabajadora humanitaria por mucho tiempo y autora de Condemned to Repeat? The Paradox of Humanitarian Action

 

(clic aquí para más)


Brote de polio en el Congo

La Cruz Roja Congoleña movilizó a más de 700 voluntarios para hacer frente a un brote mortal del virus salvaje de la polio que se declaró a finales del año pasado en Kouilou y Pointe Noire, donde la enfermedad mató a 128 personas y paralizó a otras 280. “Los voluntarios están sensibilizando a la comunidad y calmando a la población para evitar el pánico”, señaló Christian Sédar Ndinga, presidente de la Sociedad Nacional. “Participaremos también en la campaña de inmunización nacional, centrando nuestros esfuerzos en las zonas más afectadas”.


Sudán: energía solar para proveer de agua

En el estado de Jonglei en el sur de Sudán, cerca de la frontera con Etiopía, el CICR está usando la energía solar para abastecer de agua potable a miles de personas desplazadas por los enfrentamientos entre comunidades. “Más de 55.000 personas, de las cuales casi 20.000 eran desplazados, se encontraron casi sin agua”, aseguró Jean Vergain, especialista regional en abastecimiento de agua que trabaja desde Nairobi, Kenia. El proyecto utiliza 420 paneles solares para suministrar energía a una serie de bombas que extraen agua de decenas de metros de profundidad.




Ciclón e inundaciones en Australia

Los primeros meses de 2011 fueron muy atareados para la Cruz Roja Australiana. La Sociedad Nacional no había terminado de atender a las víctimas de las graves inundaciones en Queensland cuando el estado se vio afectado por el ciclón Yasi, que destruyó al menos 150 casas y dejó otras 650 inhabitables. Durante las inundaciones, la Cruz Roja envió a personal y voluntarios capacitados de Australia y Nueva Zelandia para dirigir los centros de evacuación y asistir en la labor de socorro. Tras el ciclón, la Cruz Roja Australiana asistió a más de 5.400 personas en diez centros de evacuación y de recuperación.


Fotografía: ©REUTERS/Anthony Farmer, cortesía de www.alertnet.org


Índice humanitario

59: número de niños que se reunieron con sus padres desde el terremoto gracias a los servicios de restablecimiento del contacto entre familiares en Haití, según el CICR.
146: número de niños haitianos cuyos datos registró el CICR y cuyos padres no se pudieron localizar después del terremoto.
185.000: número de voluntarios locales en Burundi que se ocupan de las personas más vulnerables prestándoles apoyo social y de salud, distribuyendo alimentos, así como construyendo y reparando viviendas [fuente: El valor de los voluntarios, Federación Internacional, 2010].
26.000: número de voluntarios en Ghana que todas las semanas prestan un servicio de lavado de manos en funerales y otros eventos sociales [fuente: El valor
de los voluntarios, Federación Internacional, 2010].
251,7 millones: gasto total (en dólares) de la Federación Internacional y la Sociedad Nacional en Haití hasta septiembre de 2010 [fuente: Haiti Earthquake,
One-year progress report, Federación Internacional].
1.000 millones: ingreso total (en dólares) recaudado por la Federación Internacional y la Sociedad Nacional para la acción de asistencia en Haití hasta septiembre de 2010 [fuente: Haiti Earthquake, One-year progress report, Federación Internacional].


Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

2011 

Copyright