Volver a la página
principal de la revista
 

“No se olvidó”

La cronología

150 años de acción humanitaria

1906: en el terremoto de San Francisco se puso a prueba el valor del personal capacitado de la Cruz Roja Americana en tiempo de paz. La Cruz Roja Japonesa envía 152.000 dólares para ayudar a los damnificados.

El Movimiento crece
Las Sociedades Nacionales siguen ampliando las actividades de respuesta en casos de desastre en tiempo de paz. En 1913, la Cruz Roja Británica había capacitado a unas 57.000 personas en primeros auxilios. La Emperatriz del Japón crea el Fondo de la Emperatriz Shôken para apoyar la labor de las Sociedades Nacionales en todo el mundo.

1914:estalla la Primera Guerra Mundial. La llamada “guerra para acabar con todas las guerras” se extiende por Europa y partes de África. El Movimiento interviene en el primer conflicto mundial desplegando su acción humanitaria en muchos frentes nuevos. Pierden la vida unos 10 millones de soldados y un número igual de civiles.

Agosto de 1914: el CICR crea la Agencia Internacional de Prisioneros de Guerra en el Museo Rath de Ginebra. Más de 1.200 voluntarios trabajan para restablecer el contacto entre las personas separadas por la guerra, entre ellas los prisioneros, los internados civiles y los civiles en los territorios ocupados.


Fotografía: ©Archivos del CICR
Enero de 1915: primera visita de un delegado del CICR a los prisioneros de guerra en el campamento de Gardelegen (Alemania). Durante la guerra se hacen más de 10 millones de prisioneros de guerra.

1915:Se utiliza gas venenoso en las trincheras.

Movilización en tiempo de guerra
El personal de las Sociedades Nacionales aumenta en forma espectacular. En Alemania, 250.000 hombres y mujeres se inscriben para prestar asistencia a los heridos en 84 trenes hospitales y en más de 3.000 hospitales. Unos 63.000 miembros del personal francés sirven en hospitales, unidades quirúrgicas motorizadas y cocinas. Cuando, en 1917, Estados Unidos entra en la guerra, el número de miembros de la Cruz Roja Americana pasa de 300.000 a 20 millones y la Sociedad Nacional recluta a 20.000 enfermeras para servir con las fuerzas estadounidenses.

1917: el CICR recibe el primero de tres Premios Nobel de la Paz por su labor durante la Primera Guerra Mundial.

Febrero de 1918: el CICR insta a todos los países contendientes a que no utilicen armas químicas.

Abril de 1919: primera visita del CICR a detenidos civiles en Hungría.


Fotografía: ©Archivos del CICR

Nuevas funciones para las mujeres durante la guerra
En muchos países, el reclutamiento de hombres jóvenes crea oportunidades y nuevas funciones para las mujeres en la labor de socorro de la Cruz Roja, como esta conductora de ambulancia que evacúa heridos de las líneas de combate.

1919: Margarita Cramer se convierte en la primera mujer miembro del Comité. Pauline Chaponniere-Chaix, Suzanne Ferrière y Zénaide Dessonnaz son las primeras delegadas.

Salto en el tiempo
En 2011, aproximadamente el 46% de los delegados del CICR recién reclutados eran mujeres.

Pulse aquí para continuar
con la cronología

La idea estaba allí desde el comienzo, en la batalla de Solferino, cuando el fundador del Movimiento, Henry Dunant, se encontró con un soldado moribundo que deseaba enviar un mensaje a sus padres. “Un cabo de unos veinte años, de rostro afable y expresivo, llamado Claudius Mazuet, había recibido un balazo en el costado izquierdo”, escribió Dunant en Recuerdo de Solferino. Dunant le prometió contactar a sus padres y al volver a Ginebra “no se olvidó del joven que murió en sus brazos” escribió Caroline Moorehead en su libro Dunant’s Dream (El sueño de Dunant). “Buscó a sus padres en Lyon, en el número 3 de la rue d’Alger, para contarles lo que había ocurrido a su único hijo”. Poco más de una década después, la idea se institucionalizó cuando el CICR creó la Agencia de Basilea para prestar servicios de búsqueda y otra asistencia a los soldados enfermos y heridos. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, el CICR creó en Ginebra la Agencia Internacional de Prisioneros de Guerra para ayudar a restablecer el contacto entre las personas separadas por la guerra. Un año después, en 1915, el CICR realizó, por intermedio de un delegado, su primera visita a un campo de prisioneros de guerra.

Casi 100 años después, la tecnología de la telefonía móvil e Internet ha revolucionado la búsqueda de familiares separados. Hoy delegados y voluntarios participan en la búsqueda de personas usando teléfonos móviles, enlaces satelitales e Internet, mientras que el nuevo sitio web del CICR Restoring Family Links (www.familylinks.icrc.org) permite ahora a la gente emprender sus propias búsquedas.

Sin embargo, la mayoría de los mensajes de Cruz Roja siguen siendo escritos en papel y los delegados del CICR o los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja los entregan después de recorrer barrios a pie o en bicicleta. Un voluntario de la Media Luna Roja Afgana, Saddiqa (izquierda/foto página 10) lee los mensajes con Mohammed Ali Hakim, el encargado de las actividades de búsqueda del CICR, para asegurarse de que no contienen nada que pueda comprometer la neutralidad, independencia e imparcialidad del CICR.


Saddiqa with Mohammed Ali Hakim
Fotografía: ©Nick Danziger

La mayoría de las cartas están en pastún y otras en dari, urdú o incluso en inglés. “Algunas contienen hermosos dibujos, que son admirables, ya que están hechos con bolígrafo”, cuenta Saddiqa. Mensajes como estos son entregados luego por voluntarios o delegados, como Abdul Razaq, que ha trabajado durante muchos años en la primera línea de los conflictos de Afganistán, entre ellos la guerra civil en Kabul en el decenio de 1990. “Los cohetes caían por todas partes, era muy peligroso. Todos los días me tocaba recoger en las calles a los combatientes y civiles muertos y heridos”.

Hoy Abdul dice que entregar mensajes de Cruz Roja es una de sus tareas favoritas. “Suele ser muy emocionante, la gente está tan feliz de recibir noticias de un ser querido. A veces las personas han desaparecido, la gente no sabe lo que ha ocurrido a un hijo o un hermano... y luego le llevas un mensaje”. Sin embargo, no hay como el contacto directo. En Afganistán, por ejemplo, el CICR organiza viajes en autobús a la base de la Fuerza Aérea de Bagram para los familiares de las personas detenidas en ese país o en otras instalaciones militares de Estados Unidos, tales como la Base Naval estadounidense en la Bahía de Guantánamo (Cuba).

La labor del CICR en favor de las personas privadas de libertad también ha evolucionado de forma espectacular. En lugares como la cárcel de Takhar, una instalación tosca en la provincia afgana de Taloqan, el CICR ayuda a los funcionarios penitenciarios a hacer más humanas las condiciones básicas de detención. La población de 527 detenidos es casi cuatro veces mayor que la capacidad con la que se construyó la cárcel, así que la mitad de ellos vive en tiendas de campaña improvisadas en el patio principal. Además de visitar a los detenidos y entregarles mensajes de Cruz Roja, el CICR ha ayudado a mejorar el dispensario y las letrinas del establecimiento, instaló un depósito elevado de agua y ha iniciado la construcción de un cobertizo que cubrirá parte del patio y protegerá del sol y la lluvia a los detenidos. Abdulrab Motmaen, el director de la cárcel, dice que la ayuda del CICR ha transformado la calidad de vida en una forma que el gobierno no puede hacer. El detenido Hakim Mohammed conviene en lo anterior: “El agua potable y el dispensario han cambiado totalmente nuestra vida”.

Nick Danziger
Periodista y fotógrafo independiente radicado en Mónaco.


Fotografía: ©Nick Danziger

“Tratados en todo momento
con humanidad”

La guerra es un infierno. Pero, tal como se expresa en esta frase del Convenio de Ginebra de 1929 relativo al trato debido a los prisioneros de guerra, la humanidad puede quedar a salvo según los captores traten a los detenidos. En este ejercicio práctico que las autoridades afganas realizaron recientemente, se pidió al CICR que observara y formulara comentarios sobre el derecho internacional humanitario. Esto forma parte de los esfuerzos generales que el CICR ha desplegado durante este conflicto, como en muchos otros, para dialogar con todas las partes sobre el trato debido a los detenidos, la protección de la población civil, el uso de armas que podrían causar muertes indiscriminadas entre los civiles y muchos temas más.

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2013 

Copyright