Volver a la página
principal de la revista
 


Auschwitz campo de concentración, fotografiado en 1947 Fotografía: ©Karen Margrethe Sommer/ICRC

La cronología

150 años de acción humanitaria

1936 la guerra civil española:
el CICR abre oficinas en los bastiones nacionalistas y republicanos. Durante gran parte del conflicto, no se hace caso de la distinción entre combatientes y no combatientes y los civiles son los que más sufren las represalias y los bombardeos. El ataque aéreo sobre Guernica señala el comienzo de una nueva era que presagia el uso indiscriminado de bombardeos aéreos sobre las ciudades durante la Segunda Guerra Mundial.



Fotografía: ©Archivos del CICR

1939 la Segunda Guerra Mundial: con este conflicto de escala verdaderamente mundial, la asistencia humanitaria alcanza proporciones totalmente nuevas y el número de personas asistidas se cuenta por millones. Asimismo, el conflicto plantea las amenazas más graves a los principios humanitarios y ocasiona las mayores pérdidas de vidas civiles: el genocidio perpetrado por la Alemania nazi; el abuso de prisioneros en los campos de prisioneros de guerra en Europa y el Pacífico; el bombardeo aéreo masivo y, por último, el uso por primera vez de armas nucleares. Se calcula que hasta 1945 la guerra había dejado unos 50 millones de muertos.

La asistencia en casos de desastre continúa
A pesar de que gran parte de Europa y el Pacífico se encuentra dominada por la guerra, prosiguen los grandes esfuerzos para brindar socorro a las víctimas de desastres naturales, entre ellos los terremotos de Chile y Turquía.

1943: Suiza mantiene una neutralidad precaria, con las tropas alemanas estacionadas en las montañas francesas cerca de Ginebra.


Fotografía: ©Archivos del CICR

Agosto de 1945: Se arrojan bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. Médicos y enfermeras de la Cruz Roja Japonesa intervienen; Fritz Bilfinger, primer delegado del CICR en Hiroshima, informa: “Condiciones espantosas. Ciudad arrasada”. Marcel Junod, médico y delegado del CICR que se encontraba ya en una misión de socorro, es uno de los primeros extranjeros que viajan a Hiroshima después de estallar la bomba atómica.

Noviembre de 1945: se inician en Núremberg los juicios de los principales dirigentes nazis, a los que siguen tribunales similares en Europa y Extremo Oriente, lo que prepara el terreno para la Corte Penal Internacional y los tribunales especiales para el enjuiciamiento de los crímenes de guerra en el decenio de 1990.

1946: el Consejo de Gobernadores de la Liga de Sociedades de la Cruz Roja(hoy Federación Internacional) confirma cuatro Principios Fundamentales.

1949: la experiencia de la Segunda Guerra Mundial da forma a los Convenios de Ginebra de 1949, de los cuales el IV Convenio estipula  por primera vez protecciones específicas para los civiles durante los conflictos internacionales.

Pulse aquí para continuar
con la cronología

La marcha hacia el abismo

Por interm edio de sus secr etarías de Ginebra en la Suiza neutral, el CICR y la Liga (hoy Federación Internacional) negociaron acuerdos complejos para hacer llegar escasos suministros desde Suiza o diversos puertos marítimos a las personas que los necesitaban tanto. En 1940, el CICR y la Liga formaron una Comisión Mixta de Socorros, que entregó más de 160 millones de toneladas de suministros entre 1941 y 1946. Basándose en su labor de búsqueda efectuada durante la Primera Guerra Mundial, el CICR creó la Agencia Central de Prisioneros Guerra, que entregó unos 36 millones de paquetes e intercambió unos 130 millones de cartas entre los prisioneros de guerra y sus familias.

A pesar del heroísmo y la valentía de miles de trabajadores del Movimiento, también fue una época oscura para el humanitarismo. Las autoridades nazis negaron o limitaron el acceso a los campos de prisioneros de guerra, los guetos judíos y los campos de concentración, o lo permitieron en forma sumamente controlada. El CICR se planteó si hacer o no una denuncia pública apoyándose en lo que los delegados veían en los campos. Sin embargo, dada la actitud de las autoridades alemanas, se corría el riesgo de perder la oportunidad de salvar vidas. La Cruz Roja Alemana, por su parte, había caído por completo bajo el control nazi. Para el Movimiento, fue una de las mayores pruebas de la aplicación de la neutralidad durante un conflicto y, en opinión de la mayoría, fue su mayor fracaso. En respuesta, la Cruz Roja Alemana emprendió una amplia investigación pública de su historia en la guerra y el CICR también abriría sus archivos de la era de la guerra a los historiadores independientes. En 1997, se disculpó oficialmente. Uno de los historiadores más eminentes del CICR, François Bugnion, concluyó que según los archivos, “el fracaso más evidente del Comité fue el intento frustrado de ejercer el derecho a llevar a cabo acciones humanitarias en favor de los civiles que habitaban las áreas ocupadas o los deportados a campos de exterminio”. “Los actos heroicos de algunos de sus delegados, que trataron de ayudar a los condenados a muerte, no alcanzaron a mitigar el fracaso del Comité como institución en su lucha contra la persecución nazi”, escribió y añadió que de los documentos históricos del CICR de la época se desprendía “un sentimiento de impotencia”. “Incluso los miembros del Comité que se mostraron más claramente en favor de un llamamiento reconocieron que este no cambiaría nada y que el CICR sería incapaz de detener la marcha hacia el abismo”.

La Segunda Guerra Mundial provocó la mayor movilización de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja hasta ese momento. La neutralidad de Suiza fue decisiva ya que permitió enviar ayuda en forma masiva, como los suministros almacenados en Ginebra (derecha), durante todo el conflicto. Sin embargo, la neutralidad del país fue una de las razones por las que el CICR no condenó debidamente las atrocidades cometidas por los alemanes en los campos de concentración como Auschwitz, fotografiado en 1947.Fotografía: ©Archivos del CICR

Desde las ruinas de este primer conflicto verdaderamente mundial brilló un rayo de esperanza: la elaboración de los cuatro Convenios de Ginebra de 1949, que el CICR ayudó a redactar y, en virtud de los cuales, se protegía por primera vez a los civiles en caso de conflicto. Fundándose en los Convenios de 1949 y los dos Protocolos adicionales de 1977, el CICR ha hecho numerosos llamamientos durante los conflictos para proteger a los civiles. Hoy el Movimiento desempeña un papel preponderante en los esfuerzos mundiales por lograr un tratado que prohíba el uso de las armas nucleares basándose en los Convenios que exigen la protección de la población civil. Después de la Segunda Guerra Mundial, la Cruz Roja Alemana se estableció de nuevo como una entidad independiente y este año también celebra su 150º aniversario.

Un informe desde los Infiernos

“A pesar de que trabajaban a la intemperie, las personas tienen una tez pálida, cinérea... Cada internado en la KZ [una unidad dentro del campo], hombre o mujer, viste un gran lienzo con rayas desteñidas azul y gris. En el brazo derecho llevan marcado un número. Todas las cabezas rapadas dan la impresión desde la distancia de una similitud asombrosa. Vistos de cerca, con la cabeza descubierta o con una boina inclinada hacia la frente, muestran una inteligencia notable. Sin mover la cabeza, sus ojos nos miran con curiosidad”.

— Informe de misión de un delegado del CICR que visitó los campos y guetos durante la Segunda Guerra Mundial. En un relato escalofriante, describe el ruido de las duchas que se utilizaban para gasear a los internados. Pero este hecho no se

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2013 

Copyright