Volver a la página
principal de la revista
 

La red humanitaria digita

 

Nunca antes había habido tanta información a disposición de tantas personas y de manera tan instantánea. Según el Informe Mundial sobre Desastres de 2013 de la Federación Internacional, que se centra en la tecnología y la acción humanitaria, esta revolución en las comunicaciones está influyendo enormemente en la forma en que las personas responden a las emergencias.

Según el informe, en todo el mundo hay actualmente unos 6.800 millones de suscripciones de telefonía móvil y 2 mil millones de suscripciones de acceso móvil en banda ancha a Internet. (Estas cifras son impresionantes considerando que la población mundial es actualmente de unos 7.100 millones de personas). Con todo, sigue habiendo una brecha digital importante: solo el 54% de la población de África tiene teléfonos móviles, mientras que en Europa hay más abonados de móviles que personas. No obstante, en los últimos cinco años, los abonados de móviles se han duplicado en los países en desarrollo.

Al mismo tiempo, ha habido un crecimiento exponencial del número de funciones que efectúan estos dispositivos: cambiar dinero, comprar artículos, obtener consejos de salud, compartir consejos de primeros auxilios, seguir las noticias o estar en contacto con amigos y familiares, por mencionar solo algunos.

También pueden servir para salvar vidas. Durante el tifón Pablo de 2012, los equipos de intervención de emergencia en Filipinas (donde más del 90% de la población tiene un teléfono móvil) procesaron miles de mensajes en Twitter —incluyendo imágenes y vídeos— y trazaron rápidamente mapas de los daños ocasionados por la tormenta, que ayudaron a orientar su respuesta con mayor eficacia.

Estas nuevas tecnologías, cuando se combinan con imágenes de satélite y sistemas de información geográfica (SIG), permiten a las organizaciones de socorro determinar con precisión el lugar donde se necesita asistencia, dice Robert Mardini, director general adjunto del CICR. “Lógicamente, esto está cambiando nuestra forma de trabajo”, señaló Mardini a los participantes en una conferencia sobre el tema celebrada en abril de 2012. “Cada vez más, los beneficiarios podrán expresar su opinión acerca de cuándo y cómo han de actuar las organizaciones humanitarias”.

Sin embargo, la comunidad humanitaria debe ponerse al día, afirma Patrick Vinck, el redactor del Informe Mundial sobre Desastres de este año. Vinck, que es director del programa destinado a las poblaciones vulnerables realizado en el marco de la Iniciativa Humanitaria de la Universidad de Harvard, escribe que a las organizaciones humanitarias les sigue faltando capacidad para analizar enormes cantidades de datos de emergencia y procesarlos en información que puedan utilizar los socorristas. Pero están trabajando en ello. A la derecha se presentan algunos ejemplos.

Para más información
Para más información sobre el potencial humanitario y los retos que plantean las nuevas tecnologías véase el Informe Mundial sobre desastres en www.ifrc.org.


Los primeros auxilios en
la punta de los dedos

La pantalla del teléfono inteligente muestra un vídeo de 19 segundos en el que una madre coloca el antebrazo de su hija debajo del grifo de la cocina. Mientras tanto, una voz suave y pausada va dando instrucciones: “Haga correr agua fría sobre la quemadura durante al menos diez minutos”... Esta escena forma parte de una nueva aplicación para teléfonos inteligentes, creada por la Cruz Roja Británica con el objetivo de poner los primeros auxilios al alcance de todo el mundo. En la pantalla del teléfono inteligente, el usuario va siguiendo paso a paso instrucciones sencillas, con ilustraciones animadas, seguidas por una serie de preguntas frecuentes como: “¿Debo poner hielo en la quemadura?” Los usuarios también pueden llamar directamente a los servicios de emergencia con solo pulsar un botón. La Cruz Roja Americana ha adaptado la aplicación al mercado estadounidense y ha lanzado otra serie que permite a las personas prepararse para huracanes, terremotos, tornados e incendios forestales. Ahora estas dos Sociedades Nacionales y la Federación Internacional, por medio de su Centro Mundial de Preparación para Desastres y su Centro Mundial de Referencia de primeros auxilios, han comenzado a idear una aplicación de primeros auxilios que pueden adaptar las Sociedades Nacionales de todo el mundo para poner los conocimientos que permiten salvar vidas al alcance de más manos aún.


La aldea digital
La revolución humanitaria digital sigue consistiendo en personas que ayudan a otras personas. Tome el ejemplo de la red de voluntarios de la Cruz Roja de Kenia, en la que los voluntarios de todo el país siguen las redes sociales día y noche y van poniendo mensajes en Twitter sobre las emergencias que están ocurriendo.

 “Accidente en el mercado de Kangemi” dice un informe reciente. “Hay una víctima”. La información se comparte con el centro de operaciones de emergencia de la sociedad Nacional, o con una de sus 63 filiales, para facilitar una intervención más rápida y mejor dirigida.


Sobreabundancia de datos
En situaciones de emergencia una de las grandes dificultades es procesar el volumen de datos que se recibe. Esta es una de las razones por las que en marzo de 2012, la Cruz Roja Americana abrió su Centro de Operaciones Digitales, donde los voluntarios y el personal sintetizan la enorme cantidad de datos que se encuentran en las conversaciones de las redes sociales con el fin de comprender mejor la evolución de los desastres en el terreno.


La división de tareas
A menudo, los cibervoluntarios y los sistemas informáticos que se utilizan para procesar los datos están dispersos por todo el mundo. Dividiendo las tareas informáticas y de gestión de datos entre los voluntarios de todo el mundo es posible cumplir los proyectos que no podría hacer una sola organización. Un ejemplo es el rastreador de Siria, uno de los mapas de crisis que más tiempo tiene. Otro es el proyecto del CICR para la ampliación y reparación del sistema de abastecimiento  de agua en Walikale, localidad de la República Popular del Congo afectada por el conflicto. Los ingenieros del CICR precisaban comprender mejor la distribución de la población en la zona. Así que pidieron a los voluntarios que tuvieran OpenStreetMap –un sitio web de creación de mapas que permite a los usuarios trazar sus propios mapas digitales – que marcaran caminos y edificios en las imágenes de satélite con el fin de ayudar a los equipos a instalar tuberías en los lugares adecuados, crear embalses y distribuir agua.


Datos instantáneos
La recopilación de datos ha sido a menudo el punto débil de las organizaciones humanitarias, pero los teléfonos móviles podrían facilitar la tarea. En 2011, la Federación Internacional puso a prueba una nueva forma de recopilar datos sobre la propagación de la malaria en comunidades de Kenia, Namibia y Nigeria. Conocido con el nombre de Encuesta rápida a través de la telefonía móvil, el sistema permite recoger y subir datos directamente desde el terreno mediante un programa informático que se baja gratis de internet a un teléfono móvil.


Transferencia de dinero en efectivo
En lugar de enviar sacos de arroz o aceite, ahora las organizaciones humanitarias, en los lugares donde esto es viable, pueden utilizar las redes de teléfonos móviles para distribuir vales de dinero electrónicos. Estos vales se envían directamente a los teléfonos móviles de las personas mediante un SMS y los beneficiarios pueden retirar dinero en efectivo o mercancías en determinados comercios. Esto reduce los gastos de envío y otros gastos generales, acelera la entrega y requiere menos personal y voluntarios. Es también más seguro que desplegar a los socorristas para que lleven el dinero en efectivo a las zonas remotas.


Los inconvenientes

Grandes expectativas: una mejor comunicación con los beneficiarios a menudo significa que las expectativas de las personas afectadas por conflictos y otros desastres también son mayores. “Pero las limitaciones que tenemos sobre el terreno relacionadas con la logística, la financiación y los desplazamientos no han cambiado”, señala Mardini del CICR.

Información falsa: los mapas de crisis en tiempo real pueden mejorar la seguridad de las personas afectadas por situaciones de emergencia, así como la de los trabajadores humanitarios. Pero las plataformas humanitarias podrían estar contaminadas con datos falsos o ser interrumpidas. Y ahí está la dificultad: controlar vastas redes locales de cibervoluntarios.

Terreno frente a pantalla: ¿La nueva tecnología podría restar atención y recursos a la labor sobre el terreno y al personal? Los grupos humanitarios destacan que las innovaciones tecnológicas son tan buenas como la experiencia de los trabajadores humanitarios que utilizarán o ayudarán a crear los datos en el terreno.

Las imperfecciones: ¿Cómo funcionarán las comunidades y los grupos humanitarios si los sistemas satelitales o los teléfonos móviles fallan? ¿Qué pasa en las zonas donde no hay banda ancha? ¿Qué se puede hacer en relación con la brecha digital?


Photo:©Benoit Carpentier/IFRC

 

 

Cronología de
las Sociedades
Nacionales:

150 años
de acción
humanitaria

 

Cruz Roja del Camerún
30 de abril de 1960.




Cruz Roja de Côte d’Ivoire
13 de octubre de 1960.


Cruz Roja de Tonga
1961, como parte de la Cruz Roja Británica. Independiente desde el 10 de agosto de 1972.

 

Cruz Roja de Vanuatu
1962, como parte de la Cruz Roja Británica. Independiente desde el 30 de julio de 1980.




Cruz Roja Ruandesa
Julio de 1962.




Cruz Roja Senegalesa
29 de enero de 1963.




Media Luna Roja de Arabia Saudí
8 de junio de 1963.


Cruz Roja de Níger
16 de julio de 1963.




Cruz Roja Nepalesa
4 de septiembre de 1963.



Cruz Roja de Burundi
31 de julio de 1963.


Cruz Roja Congoleña (Brazzaville)
22 de febrero de 1964.




Cruz Roja de Kiribati
1965, como parte de la Cruz Roja Británica. Independiente desde el 12 de diciembre de 1989.


Cruz Roja Maliense
24 de agosto de 1965.




Media Luna Roja de Kuwait
10 de enero de 1966.




Cruz Roja Centroafricana
25 de octubre de 1966.




Media Luna Roja Palestina
26 de diciembre de 1968.


Media Luna Roja de Bahrein
28 de enero de 1970.


Media Luna Roja de Mauritania
22 de diciembre de 1970.


Cruz Roja de Chad
1970, como comité provisional, se le otorga estatuto jurídico en 1972 y pasa a ser una Sociedad Nacional el 1 de junio de 1983.

 

Pulse aquí para
continuar con la cronología

 

 

 

 

 

 


En el próximo número

150 años desde el primer Convenio de Ginebra

Máquinas de guerra — ¿Se va adaptando el sector humanitario al ritmo de las nuevas generaciones de armas de alta tecnología?
Ayuda automatizada — ¿Pueden las nuevas tecnologías como los aviones teledirigidos, los robots y los satélites ayudar al sector humanitario a salvar vidas?
Ciberguerras — el derecho internacional humanitario en el ciberespacio.

Arriba

Contáctenos

Créditos

Webmaster

©2013 

Copyright

S